Alpine se transformará en una marca de eléctricos o desaparecerá del mapa

por Don Ruta

A pesar de que el retorno del Alpine A110 fue aplaudido y el auto muy bien recibido cuando apareció en el 2017, de buenas intenciones no se vive y la compañía bien lo sabe, ya que las ventas no han sido para nada las esperadas, a tal punto de que ya se está hablando de que hay dudas de su sobrevivencia.

Si bien aún no se mata la marca (que pertenece a Renault) en los cuarteles de Francia se discute cuales serán los cambios que se harán para garantizar su sobrevivencia, o si efectivamente tiene los días contados. No hay por ahora una segunda generación asegurada, pero algunos rumores hablan de que Alpine podría transformarse en una submarca de vehículos exclusivamente eléctricos.

El Chairman de Renault ve con buenos ojos esta idea, ya que Alpine es una marca de nicho, de bajas ventas pero con un nombre que tiene mucha historia detrás. Esta es una fórmula que ya se ha probado, por ejemplo con Volvo y Polestar, que esta última pasó de ser una división de vehículos de performance o versiones más potentes de sus modelos, a una marca propia de deportivos eléctricos.

El problema es que hacer este cambio significaría invertir una gran cantidad de dinero para reacondicionar la planta actual de Alpine, o cambiar su lugar de fabricación. Y con el estado actual de Renault, que se ha visto seriamente afectada por la pandemia del coronavirus, no les será tan fácil aprobar esta decisión.