Noticias

Prueba Jeep Wrangler Sahara 3.6 285 Hp 2019: Reinvención de un icono del todo terreno

Prueba Jeep Wrangler Sahara 3.6 285 Hp 2019: Reinvención de un icono del todo terreno

En un mercado tan globalizado y diverso como el automotriz, destacar y ofrecer algo único es cada día más complicado. Cada día nacen nuevos segmentos, modelos que van en búsqueda de nuevas necesidades, ofreciendo cada vez productos más completos, de mejor calidad, pero que de cierta manera, se van pareciendo más. Pero por suerte, aun permanecen algunos modelos íconos que han trascendido generaciones y siguen manteniendo su espíritu original, como el Jeep Wrangler Sahara 2019.

Precios Jeep Wrangler 2019 a Marzo 2019:

  • Wrangler Sport 3.6 3P 4×4: CLP $30.490.000
  • Wrangler Unlimited Sport 3.6 4×4: CLP $31.990.000
  • Wrangler Unlimited Rubicon 3.6 3P 4×4: CLP $35.490.000
  • Wrangler Unlimited Sahara 3.6 3P 4×4: CLP $38.990.000 (Nuestro test)

Descargar (PDF, Desconocido)

Recordemos un poco la historia de este modelo, que nació como sucesor del conocido Willys, un modelo pensado para el uso militar y que se concibió para el ejército de los EEUU en la segunda guerra mundial. De ahí derivo el primer “Wrangler”, que se conocía más como Jeep CJ, en el año 1987.

Internamente, se conocen con los códigos YJ el primero lanzado en el año 1987, luego la segunda generación lanzada en el 1997 fue la TJ y el 2007 se lanzo la tercera generación conocida como JK, para el año 2018 lanzar la que estaremos probando y que se conoce como JL. Se fabrica en Toledo (Ohio), pero los primeros años (entre el 1987 y el 1992) se fabrico en Brampton, Ontario, Canadá.

Pero lo más importante del Jeep Wrangler, es que a través de los años ha sabido mantener ese espíritu aventurero y cercano al concepto original, que aunque actualizado, no varía casi nada desde el concepto inicial, y es algo que muy pocos modelos de este estilo pueden decir, fuera del colosal Mercedes Clase G o el Suzuki Jimny. El resto, todos los que fueron rudos, se han ido suavizando y sucumbiendo a las modas actuales de los SUV.

Diseño magistral

Lanzar una nueva generación, que cumpla con los requerimientos de los clientes, de los gobiernos, de la seguridad, de la tecnología actual y los competidores, implica muchas veces variar los diseños y conceptos antiguos, para adaptarlos al presente y futuro. Es por esto que lograr mantener esa esencia de manera tan fiel a sus inicios como lo hace el Jeep Wrangler, es para sacarse el sombrero.

Lo primero que sobresale en su frontal, es su máscara con siete ranuras, la tradicional y clásica de estos modelos, que incluso ha inspirado a muchos grupos fanáticos de la marca. Luego, continuamos con los focos principales redondos, que en este caso integran un moderno y atractivo grupo óptico LED. Los pasos de rueda delanteros siguen sobresaliendo de la carrocería, al parecer listos para desmontarlos, donde encontramos las luces diurnas LED e intermitentes.

Por último, el parachoques frontal es muy robusto y esta “despegado” de la carrocería, pareciendo una defensa externa todoterreno, donde además encontramos neblineros.  El capo es otro signo de que se ha mantenido la línea, con una forma muy redondeada y con cierres externos en los extremos, que recuerdan a los primeros jeep de este tipo. El parabrisas es bastante vertical, pero se ha suavizado e inclinado un poco para mejorar la aerodinámica y disminuir los ruidos.

 

Su línea lateral mantiene las formas fieles de los Wrangler de 5 puertas o Unlimited, con una puerta delantera más larga que la trasera (similar al tres puertas), una segunda fila más corta y un tercer volumen que es muy cuadrado. Encontramos unas pisaderas negras, que no se si son tan útiles al estar bastante arriba para algunas personas. Las llantas en esta versión Sahara, son de 18 pulgadas, con detalles de aluminio pulido y gris. Los retrovisores también son bastante retro e integran los señalizadores LED.

Finalmente, la parte trasera se reconoce sin dudas como un verdadero Wrangler, con una parte superior muy cuadrada, donde vemos las bisagras (ya hablaremos de ellas), con una luneta que se abre hacia arriba, una gran rueda de repuesto de tamaño normal y con llanta, una luz de freno por detrás de ella, dos focos cuadrados a los lados, que en esta versión son de tecnología LED muy bien lograda, para llegar a un parachoques que también sobresale algo de la carrocería.

Un detalle curioso de esta versión Sahara, es que el techo está pintado del mismo color de la carrocería, algo que difiere de casi todos los otros Wrangler de la gama, donde este techo es de color negro y material plástico, al igual que los pasos de rueda y parachoques (que acá también son del color de carrocería). Esto le entrega un plus de elegancia, pero le resta bastante rudeza en caso de uso agreste, ya que se rayaran con mayor facilidad, y en el caso del techo, también obliga a ser mucho más cuidadoso al sacarlo y a guardarlo mientras esta desinstalado.

Y aquí una interesante característica que explica todas las bisagras a la vista de puertas, parabrisas y la forma tan cuadrada del techo, que parece desmontable. Es que efectivamente, todos los Wrangler tienen un techo rígido desmontable, que primero se separa en dos secciones frontales, arriba del conductor y del pasajero, para luego ser una sola pieza trasera, de gran tamaño en la versión Unlimited, que incluye las ventanas traseras y la luneta y que requiere algo más de ayuda y algunas herramientas para ser desmontado. Ah, y el espacio para dejarlo, ya que ocupa bastante espacio cuando está afuera. En caso de querer (y tener las herramientas), se pueden desmontar puertas y hasta parabrisas, lo que lo convertirá en un verdadero jeep descapotado al estilo del Willys original.

Interior modernizado

Ya ingresando a su interior, nos encontramos con un diseño que mejoro bastante si lo comparamos con el JK, donde encontramos un tablero con una plancha completamente recta de fondo, y donde parecen instalados los medidores del velocímetro y tacómetro, así como las salidas de aire y la pantalla de la radio. Su tablero de instrumentos es una mezcla perfecta entre los orígenes y el futuro, con dos relojes análogos a cada lado, el derecho un velocímetro y a la izquierda un tacómetro que no cubre toda la circunferencia, ya que integra un indicador de que tracción llevamos.

Al centro, nos encontramos con una útil pantalla a color, que nos entrega mucha información de su computador a bordo, con dos niveles digitales para la temperatura del refrigerante y para el nivel de combustible. Aquí podremos ver toda la información importante y mucho más, lo que se agradece en uso todo terreno o para entretenernos en un viaje largo. Todo se maneja con los comandos en el volante, lo que hace muy fácil esta operación.

Hablando del volante, este también trata de emular los primeros volantes del Wrangler, aunque esta tarea es más complicada ya que debe alojar el airbag en la parte central, así como muchos comandos para controlar el sistema multimedia, computador a bordo y velocidad de crucero. Esta forrado en cuero y cuenta con detalles de aluminio que le dan mayor elegancia.

Su tablero central agrupa muchos comandos, entre ellos los de los alza vidrios, climatizador dual, asientos calefaccionados, volante calefaccionado, desconexión del sistema start&stop, control de estabilidad, de descenso, sensores traseros y pantalla. Sobre esta, del sistema UConnect, en esta versión debería ser de 8,4 pulgadas, pero esta versión de homologación solamente contaba con la de 7 pulgadas, que corresponde a las que integran las versiones Sport. Aquí podemos ver desde la cámara de retroceso, navegador, sistema multimedia, entre otras múltiples funciones.

El espacio interior es generoso, aunque no demasiado, y debido a ciertas particularidades de su diseño, es algo incomodo en algunas cosas. Los asientos son más bien firmes y verticales, con cinturones de tres puntas en todos los asientos. Debido a su configuración, cuenta con una barra antivuelco que rodea a los pasajeros de ambas corridas, pero que le quita espacio para la cabeza y al maletero, donde encontramos parlantes en la zona de los asientos delanteros, así como un subwoofer en el maletero.

Potente corazón

Ya hablando de su configuración mecánica, acá vemos otra cosa que se mantiene inalterada en su base desde casi el primer Wrangler y es la configuración de chasis de largueros, con suspensiones de eje rígido en ambos ejes, con resortes helicoidales, barras estabilizadoras y amortiguadores de gas. Esta es la clásica configuración de los Jeep de antaño, que busca la mayor robustez y a la vez, el mejor desempeño todo terreno, con unos recorridos de suspensión mucho más amplios que los que pueden lograr los esquemas independientes.

Por el lado de su motor, nos encontramos con un potente seis cilindros en V de 3.6 litros, 24 válvulas, distribución variable VVT, que entrega una potencia de 285 Hp a 6.400 rpm y un torque máximo de 353 Nm a 4.800 rpm. Se acopla a una caja automática de ocho velocidades con opción de manejo secuencial y a una caja de transferencia Rock-Trac HD full time 4wd, con una relación final de transmisión de 4.10.

Esta caja de transferencia es la que realmente permite que este modelo ofrezca un desempeño sobresaliente en lugares extremos, ya que tendremos diversas opciones para cada situación. Comenzando por la tracción 2H tradicional, donde tendremos solamente tracción en las ruedas traseras, para caminos normales y para un mejor consumo. Luego tenemos la 4H-auto, que es una tracción permanente inteligente, que conecta el eje delantero al detectar pérdidas de tracción.

De aquí en adelante, tendremos 4H-part time, donde tendremos tracción en las cuatro ruedas con división de un 50% en cada eje, ya para terrenos más deslizantes y cuando aun no requerimos mayor potencia ni menor velocidad. Por último, tenemos la 4L, donde engranamos la caja reductora y aumentamos la fuerza y torque a base de disminuir la velocidad.

Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, apoyados por ABS HD con asistencia de frenado. Otros sistemas de seguridad que encontramos en el Wrangler son doble airbag frontal, doble airbag lateral delantero, control de tracción, control de estabilidad, diferencial trasero de deslizamiento limitado, espejo interior fotocromático, luces de freno traseras adaptativas, mitigación electrónica antivuelco, sistema de asistencia de partida en pendientes, monitoreo de presión de neumáticos, luces delanteras con regulación automática de altura, encendido remoto.

Las dimensiones de este Wrangler Inlimited son generosas, pero sin llegar a las de un SUV familiar, con un largo de 4.785 mm, un ancho de 1.875 mm, un alto de 1.869 mm, con una distancia entre ejes de 3.007 mm. El despeje del suelo es excelente, con 246 mm, mientras que el ángulo de ataque es de 41,4° el central de 25° y el de salida de 35,9°. Los neumáticos que equipa esta versión Sahara, más de lujo, son unos 255/70R18 del tipo AS.

Manejo superior

Ya disponernos a manejarlo, y desde que nos subimos a su interior, que nos sentimos que vamos a manejar un modelo muy especial. Aunque se trate de un modelo actual y estrenado hace poco, todas las reminiscencias al original se sienten ahí, como puertas firmas, detalles a la vista, formas cuadradas (es algo incomodo ingresar), techo de fibra, barras antivuelco. Todo esto hace que nos sintamos manejando una buena reinterpretación de una leyenda.

Encendemos el motor con un simple botón y cobra vida su potente V6. Engranamos D y comenzamos a manejar. Sorprende el buen empuje de su motor, que en un principio parecía tener la potencia en la zona alta del cuentavueltas, pero en la práctica está disponible desde abajo, y apoyada en unos desarrollos de cambio bastante cortos en sus primeras relaciones, algo que se agradece en salidas o aceleraciones, donde responde con gran vivacidad. Se nota una gran mejora versus el anterior, que contaba con una caja de seis velocidades versus las ocho actuales.

Su manejo también se siente bastante más estable y actual, aunque el contar con ejes rígidos en ambos ejes implica una sensación totalmente diferente a la que podemos obtener con los más modernos esquemas de suspensiones independientes, que no solo copian el terreno muy bien, sino que nos dan un menor centro de gravedad, algo que el Wrangler no puede decir, ya que por su configuración mecánica, tiene que tener bastante más elevado.

La estabilidad es bastante buena en todo caso, aunque en maniobras bruscas, sentiremos esa sensación de balanceo que es inherente a su altura y configuración. Los frenos responden muy bien, y gracias a las llantas de 18 pulgadas, también tendremos una buena tracción, aunque si vamos en 2H, y aceleramos fuerte, es probable que tienda a derrapar levemente antes de que entren los controles electrónicos.

Los ruidos de rodadura son claramente mayores que en un automovil moderno y con techo duro, pero hay que decir que los ruidos aerodinámicos están bastante contenidos y no molestan tanto. Si nos toca un trayecto largo por carretera, no será para nada cansador, en especial porque podremos disfrutar de su sistema de audio con subwoofer y escuchando música por Bluetooth o conectándonos de otra manera.

Listo para la aventura

Pero donde realmente podremos disfrutar y sacarle partido a este Wrangler, es cuando salimos de la carretera.  Y aunque esta versión no sea la más radical (Rubicon), su comportamiento en caminos malos es sobresaliente. Parece que estuviera listo para recorrer muchos kilómetros en caminos rurales, de tierra o con firme roto, y que no tendremos problemas. La suspensión absorbe muy bien y mantiene su estabilidad intacta, apoyada por los sistemas electrónicos y de manera a la antigua, si conectamos la tracción en las cuatro ruedas.

En estos momentos, claramente comenzaremos a sentir más ruidos, del techo especialmente, pero esto es natural por su configuración, y de hecho posiblemente aumente algo a medida que vaya ensuciándose más en nuestro viaje. Pero son los costos de tener un modelo que es casi un mecano desarmable.

Llegando a terrenos más rotos, basta engranar las marchas cortas, para que nuestro Jeep se convierta en un verdadero gato montés, con una fuerza disponible tremenda y la posibilidad de circular muy despacio y controlado, para no golpear nada. Y si golpeamos, contamos con protecciones pensadas especialmente para esto, y para no dañar nada mecánico de importancia. Las subidas más empinadas son un paseo de niños, así como las bajadas. Los límites estarán más en la tracción de sus neumáticos, más que en el motor y la caja de cambio.

Las luces LED ofrecen una iluminación muy potente en paseos nocturnos, y con un color muy agradable y que cansa poco. Personalmente creo que el sistema de luces es algo fundamental en un auto, por lo que se agradece de sobremanera que contemos con este juego tan potente para movimientos de noche, con luces bajas y altas LED así como neblineros.

Bueno, y si llega el momento de buscarle los puntos bajos, el primero que no podemos dejar de mencionar es su elevadísimo precio de casi 40 millones. Si, $38.990.000 es el precio de esta versión Sahara, que ofrece todo lo disponible y muchos accesorios de lujo para este modelo. Personalmente me quedo con la versión Rubicon, incluso más bonita a mi parecer y con un valor algo más razonable. Incluso, viene hasta más preparado para la aventura extrema, que es supuestamente uno de los objetivos de este modelo.

Otros puntos bajos, pero que son realmente ligados a su diseño, es que no tengamos forma de almacenar los techos delanteros en el maletero al sacarlos, y que ocupan mucho más espacio del que parece, y que si bien caben en el maletero vacio, al ser grandes y con pintura de la carrocería, pueden rayarse con facilidad, además de que andarán sueltos. Y el último punto bajo, es que este modelo no logro un resultado bueno en pruebas de choque de la Euro Ncap, principalmente por su diseño básico y por no contar con mayor número de ayudas a la conducción.

Como conclusión, y si analizamos solo el producto y las mejoras de esta nueva generación, estamos ante un producto que realmente entrega una experiencia de manejo a su conductor que justifica muchas de sus incomodidades, ruidos o manejo, ya que solamente sentirse con la libertad de poder irse a la punta del cerro en cualquier momento, permite disfrutar el resto y que manejar un Wrangler se vuelva una grata y única experiencia. Solo que a un precio elevado.

Noticias
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Noticias

El grupo Peugeot Citroen PSA está dispuesto a nuevas compras o asociaciones

Christian Martinezmarzo 20, 2019

Mazda presenta en Chile nuevas versiones del MX-5 y CX-5

Claudio Marffulmarzo 20, 2019

Sernac – Alerta de seguridad Volkswagen Golf, año 2013

Don Rutamarzo 19, 2019

Sernac – Alerta de Seguridad Ford F150, años 2015-2017

Don Rutamarzo 19, 2019

Comienza la semana con el lanzamiento del nuevo Mahindra KUV100

Gabriel Baezamarzo 18, 2019

Este jueves 21 de marzo arranca la preventa “online” del Nuevo Suzuki Jimny “First Edition”

Raúl Fariasmarzo 18, 2019

Mazda podría volver a competir en Le Mans

Christian Martinezmarzo 18, 2019

Nuevo Lexus UX en Chile: Un creativo explorador urbano

Raúl Fariasmarzo 18, 2019

Tesla presentó el nuevo Model Y para 7 pasajeros

Christian Martinezmarzo 15, 2019

Send this to a friend