Autos eléctricos

Nissan Leaf EV 2020 147 Hp – Electrificando la conducción de hoy

Nissan Leaf EV 2020 147 Hp – Electrificando la conducción de hoy

A pocos días de haberse disputado la tercera carrera de la Fórmula E en nuestro país, que mejor que aprovechar de realizar una prueba de manejo de uno de los vehículos eléctricos más vendidos del mundo, el Nissan Leaf 2020.

Precio nuevo Nissan Leaf 2020 (Precio incluye bono):

  • Leaf EV: CLP $31.290.000 (unidad probada)

Descargar (PDF, Desconocido)

La oferta de vehículos electrificados en nuestro país ha ido aumentando sustancialmente en el último tiempo, desde modelos híbridos enchufables como el Volvo S60 T8, S90 T8 y XC90 T8, Bmw X5 xDrive 45e, Porsche Cayenne Hybrid u otros 100% eléctricos como el Hyundai Ioniq, Nissan Leaf, MG ZS EV por mencionar algunos.

Este vehículo 100% eléctrico fue estrenado en Chile el año pasado, que ya se encuentra en su segunda generación, y se posiciona como uno de los automóviles eléctricos más vendidos del mundo, con más de 400.000 unidades vendidas y que finalmente se suma a la oferta de la marca en nuestro país.

Se fabrica en la planta de Sunderland, Reino Unido, desde donde se distribuye para América Latina y llega en única versión tope de gama, con carrocería blanco perlado y techo negro.

Diseño deportivo tradicional

El Leaf de segunda generación tiene una silueta mucho más atractiva que la primera generación, con unas formas de hatchback que no hacen parecer para nada que se trata de un modelo totalmente eléctrico, excepto por algunos detalles, como la tapa frontal que se abre para enchufar el cargador, o que no tiene tomas de aire delanteras, ya que no tiene radiador ahí.

Su frontal cuenta con una máscara con la forma de V que hemos visto en muchos modelos de la marca, con detalles cromados, una en color negro más grande que comunica a los grupos ópticos frontales LED con luces diurnas. Abajo tenemos neblineros y nos encontramos con una cámara frontal bien camuflada, de su sistema Around View Monitor.

El lateral es atractivo, con un bicolor que separa su techo negro con una zona baja blanca, que se separa por la zona vidriada. Cuenta con unas llantas de 17 pulgadas, de cinco rayos, así como vidrios traseros de privacidad, espejos abatibles eléctricamente, y un techo flotante que se aprecia en el pilar C de color negro y que le da más estilo deportivo a su lateral. El anagrama de su lateral nos delata que se trata de un vehículo Zero Emisiones.

La parte trasera comienza con un alerón superior de color negro, con una tercera luz de freno y que se extiende por el lateral de manera muy fluida. Al terminar la luneta, encontramos una zona negra, donde encontramos el logo central, el modelo al lado izquierdo y nuevamente el anagrama de Zero Emission a la derecha. Sus grupos ópticos tienen forma de boomerang, muy atractivos, con tecnología LED, mientras que abajo encontramos un difusor y por supuesto, no vemos escapes al no necesitarlos.  

Un detalle curioso, es que no cuenta con casi ningún logo o elemento que demuestre que se trata de un automóvil 100% eléctrico, solamente con un sticker en la luneta trasera de color verde que dice “Vehículo eléctrico”, pero que al ser tinteada oscura, apenas se aprecia desde el exterior. No habría estado demás un logo más visible que denote su carácter ecológico.

Sus dimensiones exteriores son medianas a compactas, con un largo de 4.480 mm, un alto de 1.565 mm, un ancho de 1.790 mm, con una distancia entre ejes de 2.700 mm, una altura libre al suelo de 155 mm. Sus neumáticos son de medida 215/50R17.

Interior bastante tradicional

Ingresando a su interior, a un primer golpe de vista tampoco nos demuestra que estamos frente a un modelo 100% eléctrico, lo que difiere de la idea preconcebida de un automóvil muy futurista de estas características. Solamente si empezamos a mirar con detalle, nos encontraremos con pistas de que este modelo es movido por electricidad solamente.

Comenzando por su volante, es muy similar al que encontramos en otros modelos de la marca, con una zona baja plana, tres rayos, forrado en cuero y con múltiples botones para el manejo del sistema multimedia, computador a bordo, control crucero inteligente, y sin ofrecer paletas para el cambio por razones que detallaremos más adelante.

Su tablero es mitad digital y mitad análogo, con un gran velocímetro al lado derecho, y en la pantalla podremos configurar diferentes tipos de vista, que nos mostrara el funcionamiento del motor eléctrico, del nivel de batería, en que cambio (o modo) vamos, tiempo de carga, temperatura de la batería, autonomía, etc.

Encontramos muchos botones y comandos muy similares a un auto tradicional, pero también otros diferentes. En la parte central de la consola, tenemos una pantalla táctil que nos mostrará no solo el sistema multimedia con Android Auto y Apple Carplay, sino que la cámara 360° (Around View Monitor) y diferentes modos de su sistema eléctrico.

Bajo esta encontramos el climatizador de una zona, el botón de encendido, mandos de los asientos calefaccionados  y bajo estos un par de botones, el que activa el modo Eco, el que activa el E-Pedal, junto con el diagrama de su Joystick que hace las veces de palanca de velocidades. En este caso, tenemos un botón para el modo P, si lo movemos hacia la izquierda y arriba se activa la reversa, y abajo podremos activas el modo D o el B, que explicaremos luego.

Los materiales son de buena calidad, con algunos plásticos duros, otros blandos, recubrimientos en eco cuero en el tablero con costuras color azul, otros color negro piano, asientos tapizados en cuero negro y alcántara gris con costuras azules. El espacio en general es correcto, pero atrás será mejor para dos adultos y no tres, por su espacio para las piernas y techo. El maletero ofrece una capacidad de 435 litros, ampliables hasta los 1.176 en caso de plegar los asientos traseros.

El equipamiento es bien completo, y al ya mencionado, se pueden agregar los asientos calefaccionados traseros, luces adaptativas con sensor de luz, sensor de lluvia, apertura y cierre inteligente, espejo retrovisor interior fotocromático, llave inteligente iKey.

La seguridad se eleva a un muy buen nivel, ofreciendo desde frenos de disco en las cuatro ruedas, con ABS, EBD y asistencia de frenada, seis airbags, cinco cinturones de tres puntas, anclajes Isofix, control de estabilidad, asistente de partida en pendientes, control de tracción, alerta de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, alerta de colisión frontal, frenado inteligente de emergencia, alerta de cambio de carril con corrección inteligente y alerta de atención del conductor.

Tren motriz 100% eléctrico.

Para mover a este Leaf, nos encontramos con un motor eléctrico que propulsa las ruedas delanteras. Entrega una potencia de 147 Hp y un torque de 320 Nm, sin caja de cambios y que mueve las ruedas delanteras. Puede acelerar desde 0 hasta 100 km/h en 7.9 segundos, nada mal para su potencia y peso.

Cuenta con una batería de iones de litio, con una capacidad de 40 kWh, que cuentan con una garantía de ocho años o 160.000 km, ofreciendo una autonomía en ciclo urbano homologado WLTP de 389 km. En ciclo mixto, alcanza los 270 km según este mismo ciclo, o 240 km según en ciclo EPA. Ya veremos en que se traduce esto en la práctica.

Los tiempos de carga de estas baterías dependen del tipo de cargador. Si se enchufa en la casa en uno tradicional (2.3 kW), puede demorarse hasta 20 horas en una carga completa. Si se trata de un cargador de pared especial, de mayor potencia (6.6 kW) puede tardar unas ocho horas en la carga completa. Por último, en uno de carga rápida de una electrolinera (50 kW), puede cargar hasta el 80% de su capacidad en apenas 40 minutos.

Tiene un esquema de suspensión delantera independiente del tipo McPherson con barra estabilizadora, y atrás cuenta con una barra de torsión y barra estabilizadora. Su dirección es asistida eléctricamente.

Manejo en total (o casi) silencio.

Luego de ingresar y sentarnos en su interior, solo basta apretar el botón de encendido y el Leaf cobra vida, pero de manera silenciosa. Solo un testigo que dice Ready (listo en inglés), nos alerta que ya estamos preparados para comenzar a movernos. Engranamos D o B o R y soltamos el freno. En el caso de D o R, funciona como un automóvil tradicional, donde aceleramos y frenamos de manera normal.

En el modo B en cambio, al soltar el acelerador sentiremos que el automóvil se frena levemente, como si estuviéramos enganchando en una caja tradicional, por eso el nombre B de Brake. Esto ayuda a recargar más las baterías mediante el uso más intenso de los frenos regenerativos. También el modo ECO ayuda a cuidar más la carga, al entregar menos potencia al motor.

Pero lo que realmente sale de lo común es su modo e-Pedal, el que al activarlo podremos conducir solamente (o mayormente) el acelerador, ya que el motor eléctrico funcionará como generador y este al levantar el pedal del acelerador, disminuirá la velocidad hasta llegar a cero. Esto no es violento, pero si curioso al principio, pero al acostumbrarse en la ciudad y en tráfico intenso, aumenta la comodidad al solo tener que preocuparse de un pedal.

Cuando no se ejerce presión sobre el acelerador, se accionan automáticamente los frenos regenerativos y de fricción, deteniendo por completo el vehículo, el cual mantiene su posición, incluso en pendientes, hasta que se presiona nuevamente el acelerador.

En todo momento podremos ir viendo el flujo de energía, que al acelerar descarga las baterías, al soltar el acelerador las comienza a cargar, si frenamos las carga más, al igual que si estamos en modo B o con el e-pedal activado. Para optimizar el uso de la energía, lo ideal es siempre realizar aceleraciones suaves, no superar la velocidad máxima de 50 km/h en ciudad y aprovechar los modos ECO, E-Pedal y B. Solo en estas condiciones, podremos alcanzar una autonomía cercana a la máxima anunciada de 389 km.

Su manejo es muy cómodo, comenzando por su casi nulo ruido de rodadura, que apenas proviene un leve sonido del motor eléctrico, escucharemos los neumáticos según el tipo de camino que pisemos, viento en caso de ir en carretera, pero será sin duda un ruido mucho menor al de un motor a combustión interna tradicional.

Autonomía variable.

Bueno, pero si se trata de un manejo normal, nos encontraremos que la autonomía real puede variar mucho de la que esta comunicada en la ficha técnica. Primero, si activamos el aire acondicionado  calefacción, la autonomía disminuye en un 15 o 20% inmediatamente, al tener que usar electricidad en algo que consumirá bastante como puede ser el A/C o la calefacción.

También si aceleramos de manera brusca y le sacamos partido a su motor, veremos disminuir los kilómetros disponibles de manera acelerada. La carretera también es una condición en la que el gasto es mayor que si circulamos en ciudad, donde alcanzamos velocidades menores y cada vez que nos detenemos nos ayuda a recuperar algo de la energía utilizada en movernos.

El empuje de su motor es instantáneo, por lo que la sensación de manejo es que parece que esos 147 Hp fueran más, y la verdad es que los 320 Nm son los que mandan ahí, estando disponibles de manera inmediata a los requerimientos de su conductor. Con eso, la verdad es que el manejo es más entretenido de lo que podríamos imaginarnos a priori, con una buena estabilidad, frenada y sensación de control. Aquí también aporta su granito de arena, que las baterías ayudan a bajar el centro de gravedad.

Si buscamos los detalles mejorables, el primero sería que el espacio interior no es tan holgado si lo comparamos con otros automóviles de similares medidas exteriores, sobre todo en los asientos traseros por su espacio para las piernas y techo. 

Lo otro mejorable es la variabilidad de su autonomía en caso de exigirlo, y que por la geografía de nuestro país, sufrirá en logares con muchas subidas (como Valparaiso) o viajes en carreteras, donde la autonomía puede ser algo justa para llegar al próximo cargador rápido. Si en cambio nos movemos mayormente por ciudad, y podemos programar la carga, este problema se resuelve sin problemas gracias a su mayor autonomía.

Como conclusión, nos encontramos con un modelo que sorprende por su facilidad  de uso, la seguridad activa que entrega, su grata suavidad y respuesta, junto con su planteamiento ecológico, donde el mayor tema será aun su precio, que es bastante superior al de modelos de combustión interna, similar tamaño y equipamiento. Pero sin duda que hacia allá va el futuro del automóvil, así que es un placer poder conducir ahora un modelo 100% eléctrico como el Leaf.

Autos eléctricos
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Autos eléctricos

Alfa Romeo Giulia se convierte en eléctrico con el GTelectric de Totem Automobili

Gabriel Baezamarzo 28, 2020

Cuarentena con estilo – Conoce la Kombi eléctrica que todos queremos

Gabriel Baezamarzo 20, 2020

Nikola Badger se prepara para la guerra de las pick up eléctricas

Gabriel Baezafebrero 12, 2020

Hummer parece que estaría a punto de regresar a la vida con un pick up eléctrico

Gabriel Baezaenero 12, 2020

MG ZS EV y MG obtiene las tan anheladas cinco estrellas en la Euro NCap

Gabriel Baezadiciembre 19, 2019

Grupo PSA en 2021 tendrá su gama de vehículos comerciales 100% eléctricas

Raúl Fariasoctubre 24, 2019

Volvo se encuentra ad portas de estrenar su XC40 totalmente eléctrico

Gabriel Baezaoctubre 4, 2019

Tesla ya tendría la tecnología de baterías que duren 1.500.000 de kms

Claudio Marffulseptiembre 24, 2019

Bolivia presentó su primer auto eléctrico con fabricación 100% nacional

Claudio Marffulseptiembre 23, 2019
Send this to a friend