Kia se asocia con Rimac para un nuevo sedán eléctrico de performance

por Don Ruta

Generalmente cuando hablamos de alianzas entre marcas, ocurre cuando estas pertenecen a segmentos al menos similares, o apuntan a un público o clientela similar. Pero también pasan estos casos raros, donde marcas ubicadas en los extremos del mercado se unen para formar un tercer producto. Esta vez hablamos de Kia, conocida marca coreana generalista, con Rimac, una marca de superdeportivos eléctricos de muy baja producción y también muy poco conocida.

El objetivo de esta alianza es diseñar y fabricar un “sedán-crossover de performance” (aún estamos buscando que puede significar finalmente esto) que se ubicaría en la cima de los eléctricos de Kia, sobre el e-Niro y el Soul EV, para ser el nuevo tope de gama de la marca y dar una orientación a lo que será el futuro de la electrificación en la marca coreana, como un eléctrico similar a lo que podría entregar un vehículo de marca premium, sin tener que pagar el sobreprecio de marca (en pocas palabras, ser lo que fue Genesis para Hyundai hace unos pocos años).

Sin embargo, la alianza no suena tan descabellada y todo toma sentido cuando recordamos que a principios del 2019 el grupo Hyundai-Kia invirtió casi 86 millones de dólares en Rimac para establecer una alianza técnica entre ambos, la que estaba destinada en un principio a  un nuevo deportivo de motor central para la línea N de Hyundai, y un nuevo vehículo a hidrógeno. De ellos aún no se sabe nada (pero tampoco han sido descartados completamente) pero el trabajo entre ambos será utilizado en este sedán en cuestión, y posiblemente otros eléctricos más.