El Porsche 911 asciende el volcán más alto del mundo en Chile

Dos 'nueveonce' muy especiales treparon el Ojos del Salado, en la Región de Atacama, a más 6.000 msnm.

por José Ignacio Gutiérrez
Porsche 911 volcán

Durante casi seis décadas, el Porsche 911 ha sido llevado al límite tanto en la pista como en las carreteras. Ahora sin embargo, el insigne deportivo alemán escribe un nuevo y especial capítulo, luego de que un par de 911 experimentales ‘ascendieran’ el volcán Ojos del Salado, en la Región de Atacama, el cráter más alto del planeta.

Porsche 911 volcán

Porsche detalla que el equipo fue dirigido por el piloto de resistencia Romain Dumas. La comitiva optó por uno de los lugares más duros del planeta para poner a prueba las unidades con una estresante falta de oxígeno, donde ni siquiera la vida vegetal se hace espacio. En concreto, la marca alemana asegura que la primera prueba del equipo y los autos ya fue completada y, como consecuencia, el Porsche 911 se convirtió en uno de los pocos vehículos, de cualquier tipo, que ha superado los 6.000 metros sobre el nivel del mar.

Para llegar hasta los 6.007 msnm, el 911 con el francés Dumas al volante, se enfrentó a pendientes pronunciadas y zonas de hielo que pusieron a prueba la capacidad tanto del auto como la del team, a temperaturas que rondaban los -30ºC y con la mitad de oxígeno en el aire que existe a nivel del mar. Los muros infranqueables de nieve y hielo cerca de la cima se convirtieron en los mayores retos de la prueba, punto en el que el 911 demostró lo que es capaz de hacer en condiciones extremas. “El test fue completado con éxito y el equipo quedó muy satisfecho con la experiencia“, destaca en un comunicado la firma fundada por Ferdinand Porsche.

Porsche 911 volcán

Romain Dumas, jefe de la expedición en el norte.

Fue un momento verdaderamente memorable y especial en un lugar que es hermoso y brutal al mismo tiempo. Supongo que hoy las únicas máquinas en todo el mundo, por encima de nosotros, ¡eran aviones! Para el equipo y para el auto, se trataba de aprender, y desde el primer momento, el auto demostró ser resistente y ágil. Fuimos exigentes con nosotros mismos y pusimos el coche a prueba extrema por primera vez, pero siempre se portó como en casa“, dijo el propio Romain Dumas. “Tenemos un enorme respeto por los que han llegado más alto. A pesar de la gran cantidad de hielo y nieve en la cima del volcán, subimos a más de 6.000 metros, hasta el punto en el que las paredes heladas nos impidieron ir más allá. Estamos muy orgullosos de lo que el auto y el equipo lograron en un primer intento; ojalá podamos contar con más aventuras como esta en el futuro“.

En lo técnico, la base de cada una de ambas unidades de esta aventura corresponde al actual el 911 Carrera 4S equipado con un motor turbo 3.0 litros de seis cilindros opuestos, que desarrolla 443 Hp y que se acopla a una transmisión manual de siete marchas. Con este punto de partida, los ingenieros del Centro de Investigación y Desarrollo de Porsche de Weissach, en estrecha colaboración con Romain Dumas, dieron rienda suelta a su creatividad para preparar el 911 para las exigencias específicas de la montaña.

Y el toque especial…

A las unidades se les añadió barras antivuelco, asientos de fibra de carbono y arneses especiales para cumplir los requisitos de seguridad que exige un proyecto de esta magnitud. A continuación, le fueron instalados ejes de tipo ‘portal’ para aumentar la distancia al suelo hasta los 350 mm (los neumáticos de las marcas Cooper y BF Goodrich eran de 310 mm de contacto con el suelo). Asimismo, nuevas relaciones de transmisión más bajas permitieron aceleraciones más precisas y suaves a baja velocidad. Además, los autos contaron con protecciones especiales de zonas bajas, hechas de fibra de aramida, una materia ligera pero extremadamente resistente y que resbala sobre las rocas.

Porsche 911 volcán

Finalmente, se añadió un dispositivo llamado Porsche Warp-Connecter, diseñado originalmente para uso en el automovilismo y que consiste en un enlace mecánico entre las cuatro ruedas, permitiendo una carga constante incluso cuando el chasis soporta torsiones extremas, asegurando así máxima tracción. En la misma línea, se utilizaron bloqueos de diferencial manuales e intercambiables junto con un avanzado sistema de dirección por cable (by wire). El sistema de refrigeración también fue desplazado hacia arriba para que el auto pudiera afrontar terrenos más agrestes sin sufrir daños. Como guinda de la torta, la carrocería fue decorada con dos libreas distintivas: una con el mismo esquema de colores de Porsche Motorsport que adorna el 963 LMDh y otra con la temática del 911 realizada por el equipo de diseño de Weissach.

¿Qué te parece este desafiante nuevo reto que supera en Chile el afamado 911 de Porsche? ¡Coméntanos!