Aston Martin tiene un DB5 eléctrico a escala para los más pequeños

por Christian Martinez

Cuando eras pequeño, los niños más envidiados del barrio eran los que tenían un auto a pedales, la primera prueba de independencia que podían saborear. Los tiempos avanzan y esos autos rústicos, que eran básicamente un armazón con un asiento y pedales, han pasado a ser eléctricos para que la bendición no se canse de pedalear.

Lo que puede ser la máxima expresión de estos autos de juguete es este Aston Martin DB5 eléctrico, que es un fiel reflejo a escala del clásico original. Nace a partir de una colaboración entre la marca inglesa y The Little Car Company, que se dedica a hacer autos a escala para niños. De un tamaño de 1.1 metros de ancho y casi 3 de largo, está pensado para acomodar un adulto y un niño en la banca (por lo que ya dudamos realmente si está pensado en ser un juguete para niños) ya que se debe tener cierta precaución al manejar el vehículo de casi 270 kg.

Para el diseño fue necesario un escaneo 3D a un DB5 original, para conservar las líneas y características del vehículo. Tiene un motor eléctrico de 6.7 hp a las ruedas traseras, que le permite llegar a 48 km/hora. Cuenta además con luces funcionales (frenos, intermitentes, y luces bajas), bocina, un pequeño maletero, asientos de cuero y piso alfombrado. Otro detalle interesante es que el sistema de suspensión también fue replicado del original, y cuenta con frenos regenerativos para ayudar en la recuperación de energía, ya que la batería tiene una autonomía de casi 32 kilómetros.

A fin de cuentas, es básicamente una réplica a escala para menos personas, y menos potente. Esto no es barato, ya que cada uno de los 1059 autos que fabricarán tendrán un precio que comenzará en USD$60,000. Teniendo esa cantidad de dinero sobrante para consentir a la bendición, no me complicaría usarlo para ir a comprar pan de la forma más estilosa posible.