Porsche anuncia la construcción de la primera planta de e-fuels en Chile

por Gabriel Baeza

La marca alemana de autos deportivos Porsche, en conjunto con Siemens Energy y otras empresas internacionales, acaban de anunciar el inicio de la construcción de la primera planta de combustible prácticamente neutro en CO2 o e-fuel, en Punta Arenas.

Esta planta piloto ubicada al norte de la ciudad de Punta Arenas, planea producir cerca de 130.000 litros de e-fuel en el 2022, para luego ampliar esta capacidad en dos etapas, hasta lograr los 55 millones de litros en el 2024, y hasta 550 millones de litros en el 2026. 

Proyecto Haru Oni

El ambicioso proyecto ya cuenta con todos los permisos medioambientales y Siemens Energy ya inició los primeros trabajos para la siguiente gran fase comercial del proyecto. La marca Porsche ya se encuentra en fase de pruebas de vehículos con motor a combustión que utilicen e-fuels, ya que planea tener una operación totalmente neutra en CO2 para el año 2030, según palabras de Michael Steiner.

Esto significa que modelos tan emblemáticos como el 911 son especialmente adecuados para el uso de e-fuels, pero también se podrán utilizar en los modelos clásicos, ya que cerca del 70% de todos los Porsche fabricados siguen en circulación, y al utilizar este tipo de combustibles renovables, se puede reducir las emisiones de CO2 en hasta un 90% frente a combustibles fósiles. 

Chile como líder en la producción de hidrógeno.

Chile se ha fijado ambiciosos objetivos en el marco de su estrategia nacional de hidrógeno verde, ya que planea producir el hidrógeno más barato del mundo y convertir al país en uno de los primeros exportadores de hidrógeno verde y sus derivados.

El proyecto Haru Oni aprovecha las condiciones climáticas perfectas para la energía eólica en la provincia de Magallanes, para producir combustible neutro en CO2, utilizando energía eólica verde de bajo costo. En primera instancia, los electrolizadores dividen el agua en oxígeno e hidrógeno verde utilizando la energía eólica.

Luego, el CO2 del aire es filtrado y combinado con el hidrógeno verde para producir metanol sintético, que a su vez es convertido en e-fuels. Está previsto que la planta experimental comience a producir a mediados del 2022. Además de Porsche, Siemens Energy y HIF, también participan en el proyecto Haru Oni las empresas Enel, ExxonMobil, Gasco y ENAP.