Nissan Navara Pro4X 4×4 2021 – ¿La mejor mediana actual?

por Gabriel Baeza

El segmento de las camionetas medianas ha tenido bastantes novedades en el último año, algunas locales y otras internacionales, que en pocos meses arribaron a Chile. Una de estas, es la Nissan Navara 2021, que llego en pocos meses luego de su estreno mundial en noviembre del año pasado.

Se trata de un profundo facelift de la conocida NP300 Navara, que se estreno en el año 2015, y que llega a nuestro país fabricada en México, con grandes novedades, y que podrían convertirla en una perfecta candidata a ser la mejor pick-up media del segmento.

Precios Nissan Navara marzo 2021 (incluyen bonos):

  • Navara cabina simple S 2.3 6Mt 4×4: CLP $22.462.431
  • Navara doble cabina SE 2.3 6Mt 4×2: CLP 20.723.019
  • Navara doble cabina XE 2.3 6Mt 4×2: CLP 21.687.822
  • Navara doble cabina SE 2.3 6Mt 4×4: CLP 25.611.359
  • Navara doble cabina XE 2.3 6Mt 4×4: CLP 27.504.974
  • Navara doble cabina XE 2.3 7At 4×4: CLP 29.340.423
  • Navara doble cabina LE 2.3 6Mt 4×4: CLP 30.251.881
  • Navara doble cabina LE 2.3 7At 4×4: CLP 32.905.000
  • Navara doble cabina Pro4X 2.3 7At 4×4: CLP 36.800.000 (versión probada)

Descargar (PDF, Desconocido)

Ya no se ofrecen las versiones de entrada con motor a gasolina 2.5, dejando de lado ahora solo al motor 2.3 turbodiésel y biturbodiésel, en versiones 4×2, 4×4, caja manual y automática y cabina simple y doble. Sus principales competidoras son la Toyota Hilux, Ford Ranger, Mitsubishi L200, Volkswagen Amarok y Chevrolet Colorado.

Nuevo diseño

Comenzando por los cambios en su diseño, sin duda que la actualización ocurrida en su frontal es muy interesante y la hace parecer casi una camioneta nueva, especialmente en las versiones LE y Pro4X (nuestro test), que estrenan nuevos focos con cuatro ampolletas LED y luces diurnas superiores e inferiores LED, hasta neblineros LED.

La máscara envuelve el logo, que en este caso es de color negro brillante con toques naranjos, que le dan un contraste único y muy atractivo. La máscara integra en su parte superior la inscripción Navara, con una forma que recuerda a su hermana mayor, la Titan, y que la acerca algo a su prima norteamericana Frontier.

El lateral destaca los detalles negros, como llantas, manillas de puertas, pasos de rueda, pisaderas y barras de techo, aunque con algunos insertos naranja, en logos de llantas y en la parte superior del paso de ruedas. Los vidrios traseros son tinteados, lo que combina muy bien.

Las llantas son de color negro brillante, de 17 pulgadas (un año menos que en la LE), calzando neumáticos All Terrain, de la marca Maxxis, modelo Bravo 771, en medida 255/65/17. Mantiene prácticamente sus dimensiones, con un largo de 5.253 mm, un ancho de 1.857 mm, un alto de 1.850 mm, con una distancia entre ejes de 3.150 mm.

Sus cotas todo terreno, se mantienen interesantes dentro del segmento, con una distancia libre al suelo de 227 mm, un ángulo de entrada de 30.8°, un ángulo central de 22.9° y un ángulo de salida de 25.3°.  Su peso bruto alcanza los 3.130 kg, con una capacidad de carga de 1.125 kg y una capacidad de arrastre de 3.500 kg.

Interior renovado

Así como recibió una profunda actualización en su exterior, el interior también recibió un lavado de cara, aunque no tan profundo, pero que se agradece al mejorar algunos aspectos flojos de la anterior Navara NP300, como su sistema multimedia y mucha seguridad activa y pasiva.

Comenzando por su volante, es totalmente nuevo, con un centro más pequeño, el logo en negro con naranjo, tres rayos y variados comandos, del sistema multimedia, velocidad de crucero, con un buen forrado en cuero y detalles color aluminio.

El tablero de instrumentos mantiene una dualidad, con dos grandes relojes análogos, un tacómetro a la izquierda y un velocímetro a la derecha, con medidores de nivel de combustible y temperatura de refrigerante, con una atractiva pantalla a color de siete pulgadas, que entrega mucha información.

Las formas generales del tablero se mantienen invariadas, así como los materiales duros de casi todas las superficies. Los asientos son nuevos, y exclusivos de esta versión, con un tapizado en cuero negro, pespuntes color naranjo, inscripciones Pro4X, así como un patrón diferente de texturas. Solo se extraña la regulación eléctrica y calefacción.

Su sistema de multimedia por fin ofrece un sistema táctil de fábrica, con conectividad Android Auto y Apple Carplay, con varios botones y perillas para acceder a sus funciones principales, algo que se agradece mucho. También integra una nueva cámara de 360°, que ayuda mucho en maniobras de estacionamiento.

Abajo, mantiene un climatizador bi-zona, un comando giratorio para la selección de la tracción (modos 2H-4H-4L), con un bloqueo de diferencial trasero, control de descenso y desconexión del sensor de retroceso (quedo al debe el delantero).

La palanca de su caja automática permanece invariada, con un pomo forrado en cuero, detalles de aluminio, un carril recto para la selección de P-R-N-D y una opción a la izquierda, para su manejo secuencial. El freno de mano, esta forrado en cuero, y es tradicional con palanca. A su lado, encontramos diversos espacios porta objetos y porta vasos, en diferentes lugares de su cabina.

A la izquierda del volante, vemos algunos botones, el de desconexión del ESP, activación de la regeneración forzada y activación del sistema Nissan Intelligent Mobility, del que hablaremos más adelante y también supone una gran novedad.

Seguridad muy completa

Para esta nueva Navara 2021, el equipamiento de seguridad ha sido profundamente actualizado, colocándola como una de las más completas de su segmento, superando sin problemas a sus principales competidoras.

Ofrece de serie seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de partida en pendientes, asistente de frenado, diferencial trasero de deslizamiento limitado, asistente de estabilidad de remolque, anclajes Isofix y control de descenso, un avance muy interesante, que esta disponible en toda la gama (atento Mitsubishi).

Además, las versiones LE y Pro4X agregan la ya comentada cámara de 360°, frenado inteligente de emergencia, alerta de colisión frontal, alerta de atención al conductor, detector de punto ciego, asistente de control de carril con intervención, alerta de tráfico cruzado, asistente de luces altas. Con esto, felicitamos a Nissan por esta pick-up tan equipada.

Recordemos que la anterior Navara NP300 ya ofrecía un puntaje de cuatro estrellas en pruebas de la Latin NCap con el equipamiento anterior de solo dos airbags, por lo que es de esperar que con todo el equipamiento agregado, alcance sin problemas el máximo puntaje de cinco estrellas de choque.

Novedad debajo del capó

Pero no solo estéticos fueron las mejoras, sino que por fin se agrego el motor más potente turbodiésel, que estaba disponible en otros mercados. Las versiones de entrada mantienen el 2.3 litros turbodiésel de 158 Hp a 3.750 rpn y 403 Nm de torque entre 1.500 y 2.500 rpm, acoplado exclusivamente a una caja manual de seis velocidades, en tracción 4×4 con cabina simple y 4×2 en doble cabina.

Ahora las versiones 4×4 doble cabina ofrecen un nuevo motor de la misma cilindrada, 2.3 litros, pero biturbo diésel, con una potencia que alcanza los 188 Hp a 3.750 rpm y un torque de 450 Nm entre 1.500 y 2.500 rpm, acoplado en nuestra unidad, a una caja automática de siete velocidades.

La tracción es trasera, con eje delantero acoplable y caja reductora, con diferencial trasero bloqueable al 100%, algo muy práctico en manejo todo terreno. También integra mejoras en su chasis, con mayor número de refuerzos, que permiten aumentar la capacidad de carga, alcanzando hasta los 1.125 kg.

El esquema de suspensión se mantiene independiente adelante, por un sistema de doble horquilla y estabilizadora, y trasera de eje rígido, pero con un sistema multi-link y espirales, algo no tan habitual en las camionetas medianas. Mantiene los frenos delanteros de disco y traseros de tambor, algo que podría haberse actualizado a discos traseros.

Mejor sensación de manejo

Aunque a nivel mecánico pareciera que no hay tantas actualizaciones, en la práctica las mejoras al chasis y el nuevo motor, junto con las ayudas a la conducción, entregan mejoras sustanciales a su manejo general.

Una de las primeras se aprecia al encender su motor, desde el botón, y es que el nuevo motor parece tener un sonido más suave que el anterior, algo que también es potenciado por una mejor insonorización del habitáculo. Este era un punto bastante notorio de la anterior Navara, así que se agradece en todo momento.

La posición se mantiene inalterada, aunque el nuevo volante más deportivo y el tablero de instrumentos con más información, nos ayudan a sentirnos en un modelo más actual y diferente. El sistema multimedia también aporta lo suyo, mucho más fácil de conectarse por Bluetooth o por cable (Android Auto en mi caso).

Su sistema de cámara de retroceso se agradece en maniobras de estacionamiento o de baja velocidad, aunque extrañamos por este nivel de precio, los sensores delanteros, aunque se supla bastante con la cámara delantera.

El motor se siente más potente que el 2.3 anterior, más suave, aunque no alcanza el empuje de motores como el de la Hilux o Colorado, ambos de 2.8 litros, 200 Hp y 500 Nm, pero se siente alegre y suficiente en todo momento. La caja automática de siete cambios, es suficientemente ágil, aunque se extrañan unas paletas en el volante.

Su dirección no es de las más suaves, recordemos que no es asistida eléctricamente como algunas más modernas, pero se recalibro en esta actualización. La suspensión se sigue sintiendo algo firme, pero tiene una excelente capacidad de absorción, y no se nota en ningún caso que puede cargar más de 1.100 kg.

En manejo en ciudad y autopista, se siente muy cómoda, mejor aislada que antes, y con un motor con más torque, por lo que la experiencia general mejora frente a la anterior Navara, que ya era buena. Los consumos siguen siendo muy buenos, al menos los homologados cercanos a 10.1 km/l en ciudad y hasta 15.4 km/l en carretera.

Listo para el todo terreno

Pero si es algo que espera un cliente de la Navara y más aun de esta con apellido Pro4X, es que se comporte bien al sacarla fuera del asfalto. Para eso, nos dirigimos al sector de Nido de Condores, en la cordillera de los Andes, para probarla en variados obstáculos.

Ya en caminos de tierra y firme más deslizante, engranamos la tracción 4H y solventamos sin problemas los primeros terrenos, subidas, manejando la caja de manera manual, siempre con una buena reserva de torque y potencia.

La suspensión copia de muy buena manera el terreno, y los neumáticos AT ayudan a traccionar en todo momento, sin que se requiera la intervención del control de tracción o estabilidad, a no ser que forcemos las trayectorias o vayamos con más velocidad de lo razonable.

Si bien, la Pro4X que llega a Chile no ofrece ningún sistema de amortiguadores más reforzados, la configuración normal ya ofrece una excelente elasticidad, la que se traduce en una muy buena tracción en terrenos rotos, acompañada por las llantas de 17 pulgadas y neumáticos Maxxis Bravo 771.

Cuando empezamos a superar obstáculos más complicados, pasos de rueda profundos, subidas y bajadas más empinadas, engranamos 4L para poder conducir a menor velocidad y no tener que subir con mayor inercia y arriesgarnos a dañar algo. 

En estas situaciones, veremos como estira sus piernas y casi no necesitamos ni pensamos en bloquear el diferencial trasero, solo apoyados por su torque y su diferencial autoblocante trasero. Lo probamos en unas grietas, bloqueamos el diferencial, y realmente avanza como un tanque, sin problemas.

Viendo los detalles mejorables, me parece que el precio sin duda es muy elevado, casi 37 millones, especialmente pensando en que no difiere tanto mecánicamente de la LE, y le faltan algunos detalles que podrían justificar el precio, como asientos calefaccionados, eléctricos, audio Premium o sunroof, por poner algunos ejemplos. De hecho, hace que elegir alguna versión como la LE o XE, tenga en algunos casos, más sentido por su relación precio/producto.

Como conclusión, se trata de una renovación que si cumple con las expectativas, ya que ofrece novedades estéticas importantes, mejor equipamiento de seguridad, nuevo motor, manteniendo un respaldo de marca muy elevado, que la puede convertir en la líder del segmento, si es que llegan suficientes unidades.