Mercedes-AMG One, un Fórmula 1 para la calle

por Cristian Martinez

Hace casi cinco años atrás fue presentado el Mercedes-AMG Project One, un concepto que adelantaba un superdeportivo de la marca alemana, cuya principal particularidad era tener un motor casi directo de un Fórmula 1, adaptado para su uso en la calle. Pero finalmente fue presentado el modelo final del Mercedes-AMG One, que llegará a un puñado de felices dueños, y será lo más cercano que podrán estar de experimentar lo que es conducir un auténtico Fórmula 1.

El Mercedes-AMG One tiene bajo el capot y en posición central, un motor 1.6 V6 turbo, una versión modificada del motor del Fórmula 1 que llega hasta las 9000 rpm, donde genera el máximo de 566 hp. Para escalar más arriba cuenta con ayuda de cuatro motores eléctricos, por lo que la potencia total útil es de 1049 hp, transformándolo en el vehículo más potente que ha fabricado Mercedes-AMG.  

Para llevar el torque a las cuatro ruedas, utiliza una nueva transmisión automatizada de siete marchas, recientemente desarrollada por la compañía, con actuadores hidráulicos y controles al volante. En cuanto a modos de conducción, tiene 6: 100% eléctrico, Race Safe, Race, Individual (personalizado), Race Plus y Strat, siendo los dos últimos exclusivos para usar en circuito, donde libera toda la potencia disponible y las mejoras aerodinámicas.  También la suspensión y el control de tracción tienen seteos independientes, para hacer variadas combinaciones de modos.

Tanto por dentro como en los paneles de la carrocería abunda la fibra de carbono y el plástico reforzado, para dar las formas sinuosas y una resistencia estructural suficiente. Como se trata de un vehículo pensado para su uso en circuito o disfrute de la velocidad (no un viaje cómodo), los asientos son personalizados al gusto del cliente y no son ajustables, por lo que el que compre de segunda mano tendrá que buscar un dueño anterior de similares características físicas.

Emulando a un Fórmula 1, la posición sería muy abajo, con las caderas bajo el nivel de los pies, casi rozando el monocasco.  También olvídense de maletero, ya que con suerte caben bolsas pequeñas detrás de los asientos.

La producción total del Mercedes-AMG será de 275 unidades, cada una de ellas ya con dueño, que pagaron casi 2.75 millones de dólares por cada uno., para asegurarse el tener lo mejor de lo mejor.