La casa por la ventana: Dodge anuncia siete ediciones finales para los Challenger y Charger 2023

Las versiones incluyen el regreso de tradicionales colores y también una version convertible del Challenger.

por José Ignacio Gutiérrez
Challenger

Tal como se conocía desde inicios de agosto, los Dodge Challenger y Charger no tendrán vida más allá de 2023, cuando salgan las últimas unidades de ambos modelos desde la planta de Brampton, Ontario, en Canadá. Pues ahora la marca perteneciente al imperio Stellantis anunció que la despedida será a la altura y que contempla siete nuevas versiones, entre ellas un Challenger descapotable por el cual Dodge debió recurrir a un especialista en la materia. A esta última horneada la marca denominada ‘the last call’ (la última llamada).

Challenger

En efecto, Dodge jamás fabricó un Challenger sin techo, y ahora en realidad tampoco lo hará. ¿Cómo entonces? La firma ha solicitado la colaboración de Drop Top Customs, una compañía que ha forjado expertise en la materia por casi medio siglo. Como resulta lógico, por su naturaleza los descapotables necesitan de mayor rigidez de chasis, de modo que este socio interviene la estructura original, reforzándola para conseguir poner un techo desmontable que funcionará de manera hidráulica. Esta peculiaridad estará disponible desde el Challenger base hasta el radical Hellcat. La conversión tiene un costo de US 25.999, o sea, $ 23 millones.

Challenger

Por otra parte, Dodge destaca que dos de sus modelos más emblemáticos se van en un buen momento. De hecho, el Challenger cerró 2021 como el muscle car Nº 1 en ventas en Estados Unidos, algo que seguramente se incrementará con la confirmación de que los que salgan a partir de ahora a la calle serán efectivamente las últimos ejemplares. “Estamos celebrando el fin de una era y el comienzo de otra brillante y electrificada, que nos mantiene fieles a nuestra marca“, dijo en un comunicado Tim Kunikis, jefe ejecutivo de Dodge. “En Dodge nunca levantamos el pie y haremos los últimos Charger y Challenger como conocimos hasta ahora de la misma manera que llegamos aquí, con la pasión y el entusiasmo que nos conduce a crear exclusividad en la comunidad de los muscle cars“, añadió.

Challenger

El resto de los modelos especiales y finales del Challenger y el Charger -siete en total- serán presentados en los siguientes meses, teniendo como punto cúlmine el famoso SEMA Show, la feria de potenciación y after market más grande del mundo, que se celebra tradicionalmente en Las Vegas. Todos los de la última camada vendrán con chapas dentro del capó que dirán ‘Designed in Auburn Hills’ y ‘Assembled in Brampton’. Finalmente, y de lo que se conoce hasta ahora, los colores clásicos que volverán a estar disponibles en la ‘última llamada’ de Dodge serán el B5 Blue, el Plum Crazy, el Sublime y el Destroyer Grey.

¿Qué te parece esta despedida para los dos emblemáticos musculosos norteamericanos? ¡Coméntanos!