¿Hacer el curso de conducción en un auto eléctrico? Ya sucede en Europa

Tanto en Noruega como en Países Bajos existen autoescuelas que enseñan a conducir a la denominada nueva Generación-E.

por José Ignacio Gutiérrez
Europa

En 2022, prácticamente existe consenso respecto del futuro de la industria automotriz, que será 100% eléctrico de aquí a 15 años, quedando apenas la discusión sobre cuánto será el tiempo que demore la adopción de la electromovilidad en distintas regiones del planeta, un asunto especialmente crítico en África, Latinoamérica y parte de Asia. Pero en Europa la realidad es muy diferente e incluso ya existen escuelas para nuevos conductores (la Generación E), que instruyen únicamente en la conducción de los eléctricos, una que está siempre muy ligada con nuevas conductas que propenden a la eficiencia, pero que también se traduce en un manejo más fácil y amigable.

Europa

En particular, Noruega es el país que lleva la delantera en este asunto (no por nada en 2021 el 78% de los autos nuevos matriculados en ese país correspondió a vehículos a baterías). Hay hoy tres escuelas donde los alumnos pueden aprender a bordo de un EV, en concreto unidades del Ford Mustang Mach-E. Países Bajos aporta con otra autoescuela que ofrece este servicio pensado en los conductores del presente y sobre todo del futuro.

De acuerdo con Ford, tanto para instructores como propietarios de las autoescuelas el rango de conducción del vehículo, junto con los costos operativos más bajos, lo convierten en una gran aliado, mientras que su diseño llamativo lo posicionan como un anuncio llamativo para la escuela. También hay ventajas para los estudiantes: aprender en un eléctrico se traduce en que los conductores podrían aprobar su examen de conducir con menos lecciones, esto gracias a que los alumnos cuentan con más tecnologías de asistencias a bordo, que además son de serie, como por ejemplo el estacionamiento automático.

Europa

Otro beneficio inherente de un automóvil 100% eléctrico, es que los instructores pueden ajustar fácilmente la configuración de la unidad, de acuerdo con los deseos del estudiante, en términos de cómo puede ser de receptivo al acelerar o frenar. La facilidad de uso del vehículo, incluida la gran pantalla interior y la conducción con un solo pedal, también está atrayendo a estudiantes mayores que anteriormente -por diversas razones- habían optado por no aprender a conducir.

El Mustang Mach-E llena de confianza al estudiante desde el momento en que entra. Hay muchos sistemas a bordo que facilitan la conducción y así el alumno puede concentrarse en la carretera y desarrollar una mayor conciencia para moverse en el tráfico en una etapa más temprana del proceso de aprendizaje“, explica Frank Massop, propietario, Frank Massop Driving School, en  Países Bajos.

Europa

El uso de vehículos eléctricos por parte de las autoescuelas incluso está cambiando la forma en que se enseña, con instructores que muestran a los nuevos pilotos importantes técnicas de eficiencia que ayudan a ampliar la autonomía de un vehículo. Para muchos conductores de la Generación E, que con mayor frecuencia encuentran vehículos eléctricos en sus hogares, esta nueva forma de aprender ayuda a reforzar la creencia en un futuro totalmente eléctrico.

La próxima generación de conductores tendrá una gran influencia en la rapidez con que los vehículos eléctricos reemplacen a los vehículos de gasolina y diésel. El examen de conducir puede ser un desafío intimidante para muchas personas, pero el Mustang Mach-E está ayudando a que aprender sea más fácil y divertido. La alegría que el auto trae a los nuevos conductores es muy satisfactoria. Me hace desear haber aprendido a conducir en un vehículo así“, sostuvo Martin Sander, director general de Ford Model e Europa.

¿Qué te parece esta nueva e incipiente tendencia en las escuelas de conductores en Europa? ¿Será posible ver algo así en Chile en el corto o mediano plazo? ¡Coméntanos!