Con sus altos precios, estos consejos para ahorrar combustible no están nunca de más

Se estima que conduciendo de manera eficiente puede ahorrarse hasta un 15% de bencina o diésel, según sea el caso.

por José Ignacio Gutiérrez
Combustible

Hace un par de años, cuando el precio del combustible estaba en torno a los $ 700 por litro (el diésel por los $ 500), pocos se hubieran imaginado la actual situación global, con valores que prácticamente se duplicaron hasta los $ 1.250, en el caso de gasolina de 95 octanos, y los $ 1.000 para el petróleo. Ante dicho escenario, se hace clave tener una conducción eficiente que reduzca al mínimo los consumos. ¿Cómo es posible? Aquí te contamos damos consejos que, de seguro más de alguno, no estabas aplicando hasta el momento.

Combustible

Conduce atento a todos los factores

Parece un tip de perogrullo, puesto que este es también el primer consejo en pro de la seguridad. Más allá de eso, manejar de manera anticipada a los diferentes factores que puedan presentarse, como pueden ser los semáforos o las detenciones de los demás vehículos, siempre ayuda. El caso más típico es lo que ocurre antes de una intersección con un semáforo que cambió recién a rojo: no se saca nada con venir acelerando y pasar dos o tres cambios si se sabe que se tendrá que volver a frenar para una nueva detención. Para anticiparse a estas realidades, evidentemente debes mirar más allá y conducir muy atento.

Combustible

En carretera pasa similar. Si por ejemplo se ve adelante que un camión o bus intenta adelantar a otro vehículo a velocidades inferiores a las que se conduce, es mucho más eficiente quitar el pie del acelerador (igualando la velocidad del camión o bus), que llegar a ubicarse pegado al camión y pisar el freno. Sucede igual al llegar a un peaje: no es necesario llegar acelerando hasta casi entrar en las casetas para frenar de golpe y, muy por el contrario, es preferible venir perdiendo velocidad incluso con un kilómetro o más anticipación. Se ahorra combustible y también balatas, pastillas y discos de freno.

Chequea la presión de los neumáticos

Otro consejo muy importante tiene que ver con el correcto inflado de los neumáticos. Si se circula con una presión inferior a la recomendada por el fabricante, no solo se está expuesto a un peligroso reventón, sino que también la cubierta se desgasta de manera irregular y el automóvil consume más combustible. ¿Por qué? Simplemente porque al haber menos aire, entra en contacto con el piso mayor superficie de goma, de modo que debe imprimirse mayor fuerza para que el vehículo se mueva. Ese trabajo se lo lleva evidentemente el motor. (aquí también te dejamos una guía para que aprendas a ‘leer’ tus neumáticos)

Combustible

Menos carga, más ahorro de combustible

También parece un hecho muy evidente, pero no está de más revisar el maletero y ver cuántas de las cosas que hay ahí dentro son realmente útiles para llevar a todos lados. Muchas veces quedan elementos que no se bajaron de las vacaciones o herramientas que realmente jamás van a usarse. Todo eso, fuera.

El juego de las marchas y revoluciones

En los automóviles bencineros es recomendable evitar pasar de las 2.000 – 2.300 rpm para engranar la siguiente marcha (unas 2.500 vueltas en los diésel). A menos régimen de revoluciones, también menor es el consumo de combustible.

Autopista

Si se circula en bajada por una pendiente, entonces es recomendable apurar el paso de marchas y, por ejemplo, circular en quinta incluso cuando el auto va a 50 o 60 km/l (eso sí, no se recomienda desenganchar el motor, puesto que el vehículo podría perder tracción). Cuando se enfrenta una pendiente, es mejor ganar velocidad en la previa y aguantar hasta el máximo la reducción de cambio, lo que se logra pisando el acelerador paulatinamente.

Ojo con las mantenciones

Finalmente, conducir con un filtro de aire muy maltratado o con bujías que ya han cumplido su vida útil, también perjudican el rendimiento de combustible. Un filtro sucio puede perjudicar en cerca de un 2% el consumo y aumenta la contaminación como consecuencia de una mala combustión del motor.

Combustible

Las bujías, por su parte, deben ser cambiadas según el manual de mantenimientos del vehículo, de forma que se garantice un encendido eficiente de la mezcla (de bencina y aire) que permita a su vez una adecuada entrega de la potencia con bajas emisiones. Si tu auto experimenta un ralentí irregular, puede que necesites cambiar las bujías.

¿Y la velocidad en carreteras y autopistas?

Para nadie es un misterio que muchas veces las cifras declaradas por las marcas en materia de rendimiento de combustible, se alejan de las que realmente arroja un vehículo. La explicación es sencilla: todas estas pruebas que terminan por homologarse se hacen en situaciones de manejo ideal, sin pendientes y circulando a un máximo de 90 km/h. Así, evidentemente, es fácil conseguir buenos números.

Autopista

En la vida diaria, no hace falta ir todo el tiempo a 120 km/h. O no al menos si lo que se quiere es economizar en el hoy costoso combustible.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Tienes algún otro que te funcione? Coméntanos acá abajo a ver si también lo incluimos…

Post relacionados