BYD muestra los dientes y presenta su sedán eléctrico Seal

por Cristian Martinez

Con la esperanza de entrar de lleno al mercado europeo, y a las grandes ligas de la industria automotriz, BYD ha presentado finalmente su nuevo sedán eléctrico Seal, un moderno vehículo que destila tecnología y diseño propio, con la mirada fija puesta sobre el Tesla Model 3.

El Seal está fabricado sobre la arquitectura eléctrica e-platform 3.0 propia de BYD, que también dará pie para futuros modelos. El Seal es la versión de producción del Ocean-X Concept presentado previamente, y un enorme salto en cuanto a tecnología y diseño que ofrece la marca.

La plataforma motriz cuenta con un motor eléctrico en la parte trasera de 201 ó 308 hp, y el tope de línea tendrá un motor por eje, para un total de más de 500 hp. La arquitectura eléctrica es de 800V, que le permite una carga ultrarrápida (para los estándares actuales) y una autonomía de entre 550 y 700 kilómetros, dependiendo del equipamiento.

Por dentro toma parte de la última tendencia, de utilizar una pantalla gigante desde donde comandar todo, en lugar de un tablero con botones. La pantalla es del tipo flotante libre, y puede llegar ser de hasta 15.6″, además de la pantalla de 8.8″ que utiliza como panel de instrumentos (también tipo flotante del tablero). La parte central muestra un pequeño selector de marchas, con botones alrededor y materiales similares a los que utilizan en vehículos premium, aunque sean un imán de manchas y huellas.

El BYD Seal dice que costará entre USD$35.000 a USD$45.000 en el mercado chino, y ya está confirmado que llegará el año 2023 al mercado australiano.