¿Tú o alguno de tus amigos tiene miedo a conducir? Es lo que se llama amaxofobia, y así puede superarse

Este medio incontenible a moverse de un lugar de un lugar a otro en automóvil se presenta -en algún momento de la vida- en casi un 25% de los conductores.

por José Ignacio Gutiérrez
Amaxofobia

Manejar es un ejercicio que con total certeza a la mayoría de los lectores de Ruta Motor provoca mucho placer: y es que aquí amamos los autos y nos deleitamos con sus sonidos, sus diseños y también con sus diferentes aplicaciones y puestas a punto. Pues, ¿qué pensarías si te enteras que esa no es la regla general y que, muy por el contrario, conducir está también convertido en un sufrimiento y una verdadera fobia para una buena parte de la población? Es lo que se conoce como la amaxofobia, una conducta de rechazo, expresada por ejemplo en sentimiento de ansiedad y sudoración excesiva, apenas sabido que llega la hora de arrancar el motor. ¿Es algo normal? ¿Tiene cura?

Amaxofobia

Partiendo por el inicio, la palabra amaxofobia -recogida por la Real Academia Española– tiene su origen etimológico en el idioma griego, y está formada por los vocablos ‘hámaxa’ y ‘fobia’, que quieren decir auto (o carruaje) y miedo incontenible, respectivamente. El diccionario que norma el castellano define este rasgo asociado a la psiquiatría como la ‘Fobia a conducir un vehículo o a viajar en él’. La amaxofobia puede presentarse en distintos grados, al extremo de que la persona que padece de los síntomas se ve afectada en su vida social al evitar a toda costa trasladarse de un lugar a otro, todo con tal de evitar moverse como pasajero en un automóvil o conducir, principalmente.

Lo curioso, si es que puede llamársele así, es que la amaxofobia puede presentarse incluso en conductores no novatos. Es decir, puede eventualmente aparecer en quienes ya tienen bastante experiencia al volante (muchas veces está gatillada por situaciones traumáticas, como un accidente). El temor de los principiantes es más común y, como en todo ámbito, puede superarse fácilmente a medida que se va ganando experiencia. Los síntomas de amaxofobia señalados a menudo por los expertos, dicen relación con sensación de sudoración excesiva, falta de saliva, vértigo, malestar estomacal, temblores, rigidez muscular, pensamientos distorsionados y catastróficos y tensión constante ante las conductas que otros automovilistas podrían implicar en el vehículo sobre el cual se va a bordo.

Amaxofobia

Imagen: Freepik.

Por regla general, los expertos recomiendan consultar con un especialista, recién experimentados los primeros síntomas, puesto que en caso de hacer caso omiso de este repentino miedo a conducir o viajar en un vehículo, las muestras de ansiedad podrían empeorar con el tiempo. Es común que la persona que padece estos sentimientos comience a hacerse acompañar siempre por alguien, cuestión que de por sí no eliminará el problema y, al contrario, pueden volverlo crónico. Existen técnicas de relajación asociadas a la respiración que sí pueden aminorar este sufrimiento que pueden llegar a trastocar las relaciones interpersonales de quienes están aquejados de la llamada amaxofobia.

¿Conoces a alguien que experimente este lamentable miedo a conducir, o incluso andar en un vehículo? ¡Coméntanos!