Nuevo Porsche 911 GT3 RS: el alto desempeño en la pista y en la calle tiene a un nuevo exponente

El purasangre alemán exprime el bloque atmosférico de 4.0 litros y seis cilindros opuestos, muy capacitado para exigirse a altas rpm, para extraer esta vez 525 CV.

por José Ignacio Gutiérrez
Porsche 911 GT3 RS

Lo adelantó hace semanas y ahora a mediados de agosto lo hizo oficial: Porsche presentó el esperado 911 GT3 RS, su nueva arma que llega como la más afilada para el goce dual, tanto en la carretera como en los circuitos. Sus números ya dicen bastante: el motor seis cilindros bóxer de aspiración natural desarrolla 525 caballos de vapor (+15 CV) que lo impulsan hasta los 296 km/h de máxima y disparan en 3,2 segundos de parado a los 100 km/h. Al menos en Europa, el distinguido Porsche 911 GT3 RS tiene un valor base de € 265.404, o sea, unos $ 243 millones.

Porsche 911 GT3 RS

Tal como se había adelantado, uno de los elementos clave para aumentar el desempeño es el concepto de radiador central, una idea que se utilizó por primera vez en el Porsche 911 RSR, ganador de Le Mans y posteriormente en el 911 GT3 R: en lugar del diseño de tres radiadores, el nuevo Porsche 911 GT3 RS dispone así de un gran radiador central inclinado en la parte delantera del automóvil. Esto ha permitido aprovechar el espacio que se liberado en los lados para integrar elementos aerodinámicos activos.

Porsche 911 GT3 RS

De este modo, los diversos deflectores regulables en la parte delantera y el alerón trasero de dos piezas (de tipo cuello de cisne), en combinación con otra serie de componentes aerodinámicos, proporcionan 409 kilos de carga aerodinámica con el velocímetro en 200 km/h. Esto significa que el nuevo 911 GT3 RS genera el triple que el 911 GT3 actual. A 285 km/h, muy cerca de su límite, la carga aerodinámica se cifra en 860 kg.

Porsche 911 GT3 RS

En la línea de las innovaciones, por primera vez en un Porsche de producción se instaló un DRS (drag reduction system) como los de Fórmula 1. Eso permite lograr una baja resistencia y velocidades más altas en las secciones rectas de la pista, gracias a que permite colocar las alas en una posición plana con solo presionar un botón. La función de aerofreno -tal como sucede en un avión la momento del aterrizaje- se activa durante el frenado de emergencia a velocidades altas: las alas de la parte delantera y trasera se ajustan verticalmente, creando un efecto de desaceleración que complementa a los frenos de servicio.

Hay más: también por primera vez en un Porsche de serie, los ingenieros dotaron a un automóvil de un alerón que está por encima de la altura del techo, lo que sumado a un splitter delantero, logra que este bólido sea un muy buen amigo del viento para apegarlo al suelo (con más carga) o para quitarle peso y propiciar mayores velocidades (con menor carga).

Porsche 911 GT3 RS

Finalmente, en el último tramo del chasis reina el motor atmosférico flat-six de 4.0 litros que ha sido optimizado aún más en comparación con el del 911 GT3. El aumento de potencia a 525 CV (+15) se logra principalmente a través de nuevos árboles de levas con perfiles modificados. Tanto La admisión a través de una sola mariposa y la distribución directa (sin empujadores hidráulicos en las válvulas) derivan del mundo de la competición. Por su parte, la transmisión de PDK tiene unas relaciones de cambios especialmente cortas y además es refrigerada naturalmente con las citadas adaptaciones de carrocería, lo que asegura que la caja pueda soportar cargas extremas durante el uso intensivo en circuitos. El nuevo objeto de deseo alemán alcanza una velocidad máxima de 296 km/h en séptima marcha.

¿Qué te parece este precioso y eficaz coupé salido nuevamente de las instalaciones de Zuffenhausen, en Stuttgart? Mira también esta pequeña galería a continuación: