Noticias

Honda Accord 2.0T 247 CV 10AT 2019: ¿Sedán, fastback o liftback?

Honda Accord 2.0T 247 CV 10AT 2019: ¿Sedán, fastback o liftback?

Ya estamos “disfrutando” en Chile de la  décima generación del Honda Accord,  un modelo emblemático para la firma nipona y que proveniente desde los Estados Unidos, en específico de la planta de Marysville, Ohio. Su debut mundial tuvo lugar en julio de 2017 en Detroit.

[polldaddy poll=10079683]

Esta nueva “camada” sorprende al mercado y también a nosotros, quienes estábamos acostumbrados a ver al Accord como un clásico sedán de cuatro puertas con un gran motor seis cilindros. Bueno, ello cambió y radicalmente, puesto que ahora se transforma igual como aconteció con el Civic en su momento, al adoptar un formato del tipo Fastback o Liftback, además de sumar como única opcion un notable y nuevo motor turboalimentado, más una gran batería de elementos tecnológicos. Llega en una única versión Touring 2.0T a CLP $25.990.000 (valor con bono) y compite actualmente con modelos como el Infiniti Q50, Ford Fusión, Mazda6, entre otros.

Descargar (PDF, Desconocido)

LA HISTORIA DEL ACCORD

Este modelo vio la luz en 1976. A lo largo de 41 años de historia ha sido sinónimo  de calidad, comodidad y confiabilidad a toda prueba. Más de 13 millones de unidades vendidas avalan el prestigio alcanzado por el Accord, a pesar de la fuerte competencia que han representado el segmento de los SUV, en detrimento de los sedanes, durante los últimos años. Otro hito importante dentro de su historia, es que fue el primer auto japonés en ser fabricado en Estados Unidos (la segunda generación en 1982), donde también se fabrican los modelos TLX e ILX de Acura (marca de lujo de Honda para el mercado norteamericano).

Para el desarrollo de esta generación 2018/2019, Honda desembolsó nada menos que USD $267 millones, desglosados en USD $220 en la planta de Marysville y USD $47 millones, destinados a la factoría de Anna, Ohio, desde donde sale su propulsor de 2.oT litros, además de otras versiones no disponibles en nuestro mercado, que corresponden al motor turbo de 1.5 litros (el motor de la CR-V actual).

SUS SISTEMAS DE SEGURIDAD ACTIVA Y PASIVA

En el ítem de seguridad, Honda no escatimó en equiparlo con carrocería ACE, frenos de discos a las cuatro ruedas (delanteros con asistencia electrónica) apoyados por sistema ABS con control electrónico de estabilidad y de tracción, 8 bolsas de aire: dos frontales, dos delanteras laterales, laterales tipo cortina y de rodilla para los ocupantes de los asiento delanteros.

A lo anterior agregue el avanzado sistema Honda Sensing (asistentes de seguridad en el manejo) , que brinda características avanzadas de seguridad y asistencia para el conductor. Dentro de las más importantes, incluye: Sistema de frenado mitigación de colisión (CMBS), Sistema mitigación salida de carril (RDM), Sistema de advertencia de colisión frontal (FCW), Sistema advertencia salida de carril (LDW), Sistema asistencia mantención de carril (LKAS) y Control crucero adaptable. Sin olvidar los sensores de proximidad y cámara de reversa (con tres visualizaciones distintas) y cámara de punto ciego lateral (Honda Lanewatch).

En Chile se ofrecerá en seis tonalidades distintas: Blanco platinado perlado; Azul perlado obsidiana; Champaña metalizado, Gris acero metalizado, Gris lunar metalizado (gris claro), Gris acero metalizado (grafito) y Negro cristal perlado. La versión mostrada corresponde a un particular Rojo radiante metálico con interior color marfil exclusivo en Autokas. De la gama de colores, sólo el champaña tiene interior marfil, todos los demás presentan interior negro.

UN ESTILO MÁS DINÁMICO

Dimensionalmente, el Accord 2018 acortó su longitud en 28mm, totalizando los 4.882 mm de largo; mientras que su ancho lo hizo en 12 mm, con 1.862 mm. Su altura se redujo en 15 mm, que ahora llega a los 1.460 mm. Sin embargo su batalla anotó un aumento de 55 mm, con 2.830 mm. Se desliza sobre neumáticos Yokohama de medida 235/45 R18 con llantas de aleación ligera de cinco radios dobles bitono (gris/gris metalizado).

Analizando sus líneas, vemos que el nuevo Accord, ahora adopta una silueta del tipo “Fastback” o “Liftback”, pero con un tapa maleta independiente y no integrado al vidrio posterior, que además nos trae a la mente recuerdos de las variantes coupé del modelo que conocimos en la primera y segunda generación.

Su frontal arroja hoy filosofía de diseño “Solid Wings Face”, ya visto en otros modelos del fabricante, él que logra aumentar la longitud visual del auto, además de darle más carácter y deportividad al conjunto. El frontal está flanqueado por luces LED con diodos luminosos evidentes en los proyectores principales, a los que se agregan los repetidores de los intermitentes y luces diurnas que a mi juicio lucen bien, eso de tener puros leds le da mucha deportividad al frontal. La sección central corresponde a un grueso listón cromado con el logo del fabricante al centro sobre fondo negro. Bajo aquel se asoma un pequeño entramado de toma de aire tipo panal de abeja, circundado por aplicaciones de negro brillante. Inmediatamente bajo ella encontramos la zona del portaplaca patente, junto con otra toma adicional. También dispone de dos luces LED inferiores dispuestas de manera horizontal que hacen las veces de neblineros, un poco menos intensos que neblineros con luces “normales” o las tipo lupa. Bueno, los tiempos cambian.

Lateralmente, el Accord deja ver su silueta en toda su magnitud, con un ligero ensanche a la altura de los pasos de ruedas delanteros, además de advertir un capó ligeramente sobreelevado. La línea de techo alcanza su zenit a la altura del pilar B, para ir descendiendo suavemente hasta fundirse con la tapa del portaequipajes, lo que nos habla de que el modelo mantiene su carácter de sedán. Sólo la parte alta de los marcos de las ventanillas presentan aplicaciones cromadas, mientras que el recubrimiento de los pilares A, B y C es en negro brillante. La zona del zócalo presenta un pliegue de corte deportivo unido a un detalle cromado que se extiende a los laterales del parachoques trasero, que luego dan lugar a tiras de luces reflectantes.

Finalmente, su zaga está presidida por una antena de techo del color de la carrocería (tipo aleta de tiburón), que da paso a un amplio vidrio posterior. El portamaletas tiene un spoiler superior integrado, para luego encontrar las luces LED traseras dispuestas en forma de C invertida, que se ven bien, pero le faltó algo a la zaga, no sé, los ópticos me gustan pero no me sorprenden. Sobre el óptico izquierdo va el monograma “Accord” en relieve, un logotipo que sobresale al centro del portapatente, mientras que el monograma 2.0T va del costado derecho inferior del maletero. Abajo dos cromados trapeizodales que acogen los escapes escondidos, se ven bien, pero hubiera preferido unos circulares, le dan más deportividad al conjunto.

UN INTERIOR FULL TECNOLÓGICO

Ahora bien, al abrir cualquiera de sus puertas, la calidad del Accord se hace más que evidente. La presencia de un acabado bitono en los recubrimientos internos de las puertas, torpedo, túnel de la consola central y el tapizado de cuero de los asientos, sin dejar de mencionar la presencia de pequeñas inserciones de símil madera es de una calidad sobresaliente. Además, el hecho de contar con una batalla más larga, se traduce en que los ocupantes de las plazas traseras dispongan de 48 mm adicionales para las piernas y un maletero con mayor capacidad: 30 litros adicionales que lo dejan en 470 litros, lo que permite que entrar al Accord en todos sus asientos sea con total comodidad, muy bien en largo, ancho y poco menos el alto, debido en parte, a sus nuevas formas tipo liftback, con un gran caída en el vidrio posterior.

El cuadro de instrumentos es sumamente completo, con un mixto entre análogo/digital con sistema Optitron (oscurecimiento total al apagar el auto). De izquierda a derecha encontramos indicador de temperatura del refrigerante del motor, tacómetro, dentro del cual va la pantalla multifunción del computador de abordo, velocímetro e indicador del nivel de combustible. Todo se ve basatante claro, es un tablero moderno, pero a la vez tradicional en su costado derecho, a pesar que es digital.

El volante de cuero tiene una nueva y excelente empuñadura que presenta una batería de once comandos satelitales para controlar el computador de abordo del tablero, sistema de audio, contestar/realizar llamados y el sistema de control de velocidad crucero, además de unas paletas al volante posteriores, dándole más deportividad al Accord, algo que el modelo previo no tenía. La zona alta de la consola central está presidida por una nueva pantalla a color de 8″, que presenta una bifuncionalidad con botones y táctil (lo anterior entendiendo que el target de clientes de Accord va desde las cuatro décadas hacia arriba, donde no todos están familiarizados con las nuevas tecnologías), pero todo es bastante intuitivo de usar. El audio me gustó, pero no lo considero premium, está un paso más abajo. La marca considera a este equipamiento como sistema audio premium con 10 parlantes y subwoofer, bluetooth, Apple Carplay y Android auto.

Otra novedad evidente, respecto de su predecesor es eliminación de la palanca de transmisión, que ahora es reemplazada de tres botones, ahorrando espacio en pos de más capacidad de portavasos y portaobjetos central con tapa, que es simple de usar, aunque al principio agobia un poco, pero es común en los autos modernos con tantas funciones nuevas. A ello podemos agregar parte de su equipamiento que es sumamente completo, como: climatizador Bizona, asientos eléctricos con memoria, asientos delanteros climatizados (calefaccionados y ventilados), botón encendido motor con encendido remoto, entre otros elementos.

UN NOTABLE E INÉDITO 2.0T

Los ingenieros de Honda, al momento de pensar en el nuevo motor del Accord, se propusieron igualar la performance del V6 anterior y superar su economía de combustible. Lo anterior se explica por las estrictas medidas de ahorro de combustible en EE.UU. Básicamente este 2.0T es un derivado del Civic Type R, con 1.996 c.c. de desplazamiento, con cuatro cilindros en línea y 16 válvulas DOHC vTEC, que entrega 247 HP  a 6.500 vueltas, mientras que su par motor alcanza los 370 Nm, entre las 1.500 y 3.000 vueltas. En Norteamérica también se ofrece un 1.5 Turbo con 188 HP de potencia asociado a una caja CVT,

¿Cómo logró Honda adaptar el motor del Civic Typer R al Accord? Por medio del empleo de ejes de compensación de rotación inversa en el bloque y un volante motor de doble masa para reducir la vibración. También usó un turbocargador más pequeño para mejorar la capacidad de respuesta, con el máximo de presión de refuerzo en 20.8 psi, en comparación con las 22.8 psi del Type R.

Sobre su comportamiento, su dinámica, es realmente sorprendente. Tiene un consumo homologado (Consumo Vehícular)  en ciudad de 8,4 km/l, de 16,2 km/l en carretera y de 12,1 km/l mixto, buenas cifras para sus dimensiones y peso. En Rutamotor logramos 10,5 km/l promedio. Este motor realmente sorprende, no se hecha de menos esos últimos 3.5 V6, para nada, da sensaciones de ser un seis clindros turbo, no uno de cuatro y 2.0 turbo. Es sorprendente su refinamiento, apenas vibra y menos suena. Empuja con fuerza desde bastante abajo, ya a las 2.500 vueltas lo sentiremos fuerte, con una “patada” imperdeptible del turbo, es 100% equilibrio, una verdadera joya motriz. Ahora sería un error comparar su planta motriz con otras de más cilindros. Su desempeño es realmente notable, anda y muy fuerte.

Además, tiene un gran “socio”. El Accord es el primer automóvil de tracción delantera, en contar con una nueva transmisión automática de 10 velocidades, con un funcionamiento notable, pasa cambias rápido y apenas se siente si vamos en un manejo suave, al reducir marchas responde excelente, y las retiene no interviniendo el paso electrónicamente. Tiene paletas al volante y tres modos de manejo: “Normal”, “Deportivo” y “Eco”. Entre “Normal” y “Eco” no hay tanta diferencia, acá anda bien, es puro equilibrio para el uso en ciudad. Ahora, si llevamos al Accord en modo “Sport” o Deportivo el empuje es constante, hasta violento. Se nota que este motor tiene un nacimiento hacia un deportivo como el Civic Type R. Es una de las mejores plataformas motor actualmente en nuestro mercado.

En carretera, tiene unas reacciones acotadas, no es para nada “flotante” como los anteriores Accord, es más preciso, más cercano al andar de sedanes europeos que a americanos. Tiene muy poco balanceo de carrocería y responde al volante rápidamente. En ciudad se desenvuelve bien ya que nunca tiene reacciones difíciles de controlar. La suspensión ha sido diseñada para ser cómoda con cierto tinte deportivo. Absorbe muy bien las imperfecciones en todo tipo de caminos con bastante facilidad.

En suma, el nuevo Accord entrega un placer conductivo notable. No sé si es tan atractivo visualmente, ya que hoy es bastante más jugado en sus líneas que antes. El gusto por el modelo se lo dejaremos a cada uno, ya que por su performance y calidad constructiva entre alta satisfacciones par quienes lo conducen, ¿Qué opinas?

Noticias
@Mauro_Tester

Periodista de profesión, obsesionado por los autos, de corazón. Experto en pistear como campeón. Ahora al volante de @rutamotor

Más en Noticias

La próxima Ford Ranger tendrá una versión híbrida enchufable

Christian Martinezfebrero 26, 2021

Great Wall estrena su nueva Poer Plus con caja automática y dos versiones

Gabriel Baezafebrero 24, 2021

Hyundai presentó su nuevo crossover eléctrico Ioniq 5

Christian Martinezfebrero 24, 2021

Cupra presenta al Formentor VZ5, la variante más potente

Christian Martinezfebrero 23, 2021

Una nueva Dakota no está en los planes de Stellantis

Christian Martinezfebrero 23, 2021

Porsche podría ir en serio con un 911 “Safari”

Christian Martinezfebrero 22, 2021

McLaren muestra su futuro con el nuevo Artura

Christian Martinezfebrero 18, 2021

Michelin empieza a construir en Chile planta de reciclaje integral de neumáticos

Raúl Fariasfebrero 18, 2021

Subaru se alista en Chile para presentar la sexta generación del Outback

Raúl Fariasfebrero 16, 2021
Send this to a friend