Este es el nuevo Subaru Outback Wilderness, para llegar donde el Outback no alcanza

por Don Ruta

No hay plazo que no se cumple ni deuda que no se pague (bueno eso es discutible, sino pregúntenle a Argentina) y por eso es que llegó el dia en que Subaru presentó  la versión Wilderness del Outback.

Y como el Outback de por sí ya es un crossover todo camino, o un soft-roader, no había mucho más por donde modificar o arreglar sin modificar a profundidad. La versión Wilderness cuenta con nuevas protecciones plásticas más grandes alrededor del vehículo, especialmente en el frontal donde se nota más la diferencia gracias a un rediseño del parachoques. Lo mismo en la parte alta de los pasos de ruedas y en las puertas, donde el plástico es más grande.

Tiene aún más despeje del suelo, 2 cm más con respecto al Outback normal, para quedar en 24 cm sobre el piso, lo que ya es terreno de camionetas medianas. La amortiguación es más larga para lograr el mayor despeje, que también le permite mejorar el ángulo de ataque y de salida, 20° y 23.6° respectivamente, lo que también es una cifra muy respetable.

Mecánicamente mantiene el motor turbo del Outback XT, un 2.4 turbo de 260 hp, conectado a la transmisión automática CVT Lineartronic, con un control de tracción y terreno X-Mode mejorado, y torque vectorial. La relación final del diferencial también fue modificada para mejorar el torque en bajas revoluciones.

Si bien se agradecen las mejoras en la suspensión, Subaru queda al debe en cuanto a la transmisión CVT, que sufre bajo condiciones más severas recalentándose o pasando marchas aún estando en modo manual (para protegerse). Para estas aplicaciones una automática de toda la vida habría estado ideal, de 6 marchas o más, para estar al día en cuanto a tecnología. Aún queda por ver la Forester Wilderness por si trae una novedad en ese ámbito. O comprar en aftermarket el mecanismo para dejar bloqueable el diferencial trasero.

 

…So long, and thanks.