Alejandro Agag, fundador de la Extreme E: “Me gustaría que el Antofagasta Minerals Copper X Prix permanezca en el calendario”

El directivo español comentó que es partidario de que el Desierto de Atacama sea inamovible en las siguientes temporadas. Asimismo, habló de la futura categoría de autos impulsados por hidrógeno verde y criticó la actitud de la alcadesa de Santiago para con la Fórmula E.

por José Ignacio Gutiérrez
Extreme E

En la previa de la primera edición del Antofagasta Minerals Copper X Prix de la Extreme E, que se disputa este fin de semana, en Ruta Motor tuvimos oportunidad de conversar con Alejandro Agag, el ejecutivo español que fundó la Fórmula E a mediados de la década pasada y que hoy recorre el mundo con la Extreme E, su nueva creación de todoterrenos eléctricos, que visita puntos críticos del planeta para concientizar sobre la gravedad del cambio climático y sobre la necesidad de terminar con los combustibles fósiles. El directivo habló de la previa de la carrera en el Desierto de Atacama, de su deseo de que la fecha chilena perdure en el tiempo y de las ideas que ya están en plena marcha para seguir dando que hablar en esta nueva dualidad del mundo racing con la sostenibilidad.

Extreme E

¿Cómo se siente al estar nuevamente en Chile?

Estamos muy contentos de estar de vuelta en este país. Ya estuvimos en el pasado con Fórmula E y ahora lo hacemos con Extreme E. Es un lugar increíble y estar acá en el Desierto de Atacama con Antofagasta Minerals, en una mina de cobre, lo hace más especial. Todas las carreras de Extreme E tienen un mensaje y, en este caso tiene que ver precisamente con la importancia de las materias primas para la transición a una movilidad limpia. Los autos eléctricos usan cuatro veces más cobre que un auto de gasolina y además hay otras materias que se ligan a este cambio, como por ejemplo el litio. En esta zona del mundo Chile tuvo la bendición de tener todos estos minerales que están siendo tan importantes para este momento en la historia.

Extreme E

¿Cómo se dio la antesala de esta carrera en el Norte Grande de Chile?

Estuve acá hace unos años. Me enamoré de este lugar porque lo considero increíble. Nuestra colaboración con Antofagasta Minerals lleva mucho tiempo y de hecho comenzó con la Fórmula E y ahora sigue con Extreme E. Eso fue lo que nos llevó a explorar esta zona y hace unos meses vine personalmente para recorrer. Vimos la minera Centinela y creo que la colaboración de la gente de la mina para poder hacer realidad esta carrera ha sido fundamental. Tuvimos que cambiar de lugar, porque en algunos sitios hay fósiles, entre otros importantes consideraciones. Finalmente, encontramos este lugar que a los pilotos les ha encantado. Hemos creado este circuito muy especial en la Región de Antofagasta.

¿Qué espera en lo deportivo con este primer Extreme E Antofagasta Minerals X Prix?

Tengo muchas ganas de ver la carrera de cinco autos, porque esta mañana hemos visto de uno en uno y -como dije- los pilotos están muy contentos con el trazado. Estoy seguro de que ver a cinco autos a la vez será una cosa completamente diferente. Pienso que las imágenes en televisión van a ser espectaculares, que se van a transmitir por todo el mundo. La gente se va a quedar enamorada de ver la belleza de este desierto. Parece un contrasentido, porque un desierto puede ser muy bello como justamente lo vamos a ver. Desde luego este es un lugar extremo, que es el espíritu de la competencia. Empezamos en puntos extremos como el Ártico, tenemos otras pruebas en lugares como Cerdeña para acercarnos a nuestros patrocinadores, pero desde luego este es uno de los más extremos en que hemos estado y esperamos volver los próximos años.

Extreme E

La Extreme E tiene este tipo de acciones más allá de la carrera misma…

En cada lugar al que vamos tenemos un programa Legacy, que es lo que queremos dejar tras lo deportivo. Aquí hemos hecho con los pilotos un programa de recuperación de ranas (la Rana del Loa), que son una especie local que estaba en peligro de extinción. Estamos ayudando a recuperar esas zonas. Hemos hecho también trabajos con la comunidad: han venido niños de los pueblos cercanos a ver esto, lo que está muy bien porque desde pequeños tienen una relación con los autos eléctricos que ya, sea como sea, le va cambiando la mentalidad a la gente. Estamos muy contentos con la experiencia que hemos tenido aquí. Ha salido todo muy bien y en la aduana todo ha andado perfecto. Todo sin ninguna complicación. Es un desafío montar todo esto en un desierto, pero dentro de lo que cabe ha ido todo muy bien.

Extreme E

De aquí luego la Extreme E visitará otra locación de Sudamérica…

La Extreme E sigue creciendo. El primer año fue duro porque nos golpeó mucho la pandemia. Íbamos a venir a América Latina y tuvimos que cancelar las dos carreras aquí por la pandemia y las hicimos en Europa. Este año gracias a Dios se va terminando la pandemia. Estamos felices de venir acá y luego nos vamos a Punta del Este. El barco Santa Helena -ahí se mueve la logística de la Extreme E- hará la vuelta por el sur de Chile y subirá hasta el mar de La Plata.

Extreme E

¿Qué posibilidades hay de que la fecha en Chile se mantenga en las próximas temporadas?

Me gustaría que a lo mejor tres de los cinco lugares sean permanentes y otros dos ir cambiándolos. De momento hemos probado varias ubicaciones, pero definitivamente me quedaría con Atacama de manera permanente. Y me gustaría abrirla al público. La primera vez siempre es bueno hacerla así: más puertas adentro, para probar todo, para ver cómo funciona, cómo es la ubicación… Pero una vez que ya hemos hecho la primera y aprendemos del lugar, creo que la siguiente debería ser abierta al público. La de Punta del Este será así, abierta a la gente, creo que con 8 mil a 10 mil espectadores. Acá en Chile hay mucha afición y la gente conoce muy bien este tipo de deporte motor. Tenemos a pilotos como Sébastien Loeb o Carlos Sainz y estoy seguro de que a los fanáticos les gustaría verlos en vivo. Si todo va bien, el año que viene -acordando con las autoridades- me encantaría volver.

No ocurrió así con el Santiago E-Prix de la Fórmula E…

Me da mucha pena que la Fórmula E haya tenido que irse de Chile. Fue una decisión de la nueva alcaldesa de Santiago (Irací Hassler), algo que no comparto ni entiendo, pero que es suyo y acato. No me queda otra. Te digo algo: no molestábamos nada. Estábamos dentro de un parque, no cortábamos ninguna calle y era un espectáculo que le gustaba mucho a la gente, pero bueno… la alcaldesa decidió que no quería coches y me dio mucha pena. De todos modos aquí estamos: a nosotros lo que nos gusta es venir a Chile y si no encontramos un sitio, pues venimos a otro.

Extreme E

Y este domingo la Extreme E podría tener a su nuevo monarca en Chile…

Para ser honesto, me encantaría que no tuviéramos un campeón mañana, no porque me caiga mal alguien sino porque quiero llegar hasta la última carrera con el campeonato abierto. Sébastien Loeb ha ido más rápido que Johan (Kristoffersson), pero lo ha equilibrado con las chicas… bueno, si ganan será que se lo merecen. Para Chile estaría muy bien que haya un campeón, pero que gane siempre el mejor. Soy neutral.

¿Qué hay de la futura categoría de autos impulsados por hidrógeno? ¿Avanza?

El hidrógeno es un proyecto que me tiene muy convencido e ilusionado. Ya funcionamos aquí con hidrógeno: la energía para cargar los autos se genera con hidrógeno verde, y queremos llegar al siguiente paso de hacer una competencia de autos a hidrógeno, que será la primera del mundo. El proyecto está muy avanzado técnicamente, estamos con la última fase de diseño de los autos. Tendrán una pila de combustible, serán con el mismo formato de Extreme E: o sea, serán autos más o menos del mismo tamaño, porque -como sabes- el hidrógeno abulta mucho, pero el formato nuestro de muchas carreras cortas es ideal para unos autos de este tamaño.

Extreme E

Espero que podamos empezar con pruebas de prototipos en julio de 2023, para que la primera carrera de Extreme H sea en 2024. Sería en el mismo evento de Extreme E. No hemos decidido si hacemos, por ejemplo, jueves: batería; viernes: hidrógeno; sábado: baterías; domingo: hidrógeno o si las hacemos intercaladas a la mañana y la tarde… no correrían unos contra otros, porque las prestaciones son algo diferentes, al igual que el peso. Estas son dos de las tecnologías fundamentales para resolver el tema de la movilidad sostenible. Sé que Chile apuesta fuerte por el hidrógeno verde, entonces todo tiene mucho sentido.

¿Percibe interés de los fabricantes de automóviles por ser parte de esta futura serie?

Hay bastante interés de las marcas. Luego, el hidrógeno abre una puerta a las compañías petroleras. Siempre digo que por supuesto soy un convencido del auto eléctrico, pero creo que las compañías petroleras tienen un rol muy importante en la transición a una sociedad sin combustibles fósiles, algo que, de todos modos, parece contradictorio. Digo: nos hará falta mucho petróleo para salir de la era del petróleo. Los paneles solares, por ejemplo, la gente dice ‘vamos a poner todo en paneles solares y que no haya petróleo’. Bien, pero los paneles necesitan energía para fabricarse: un panel está pagando su factura de carbono los primeros cinco años de su vida, luego tiene 25 años de vida con lo cual los 20 restantes ya está en efecto neto positivo. Hace falta dar un papel a las petroleras, que no pueden estar en las de baterías, porque ahí están las de energía eléctrica. En resumen, las petroleras apuestan mucho por el hidrógeno y eso les da una plataforma para poder desarrollar tecnología más verde y hacer su propia transición.

Extreme E