Nissan NP300 Navara 2.3 LE 4×4 158 Hp – Japonesa a la segura

Nissan NP300 Navara 2.3 LE 4×4 158 Hp – Japonesa a la segura

Posiblemente muchos la reconozcan y apenas noten sus diferencias (que la verdad son pocas), pero como suele ocurrir en las renovaciones de los modelos japoneses, la tónica es hacer pequeñas mejoras, cuando algo funciona bien. Esta semana les traemos la prueba de la Nissan NP300 Navara 2020.

Precios Nissan NP300 Navara Diciembre 2019:

  • Doble Cabina 2.5G MT S 4×2 $14.982.100
  • Doble Cabina 2.5 MT XE 4×2 $17.124.100
  • Cabina Simple 2.3d MT S 4×2 $17.838.100
  • Cabina Simple 2.3d MT S 4×4 $18.790.100
  • Doble Cabina 2.3d MT SE 4×2 $17.005.100
  • Doble Cabina 2.3d MT XE 4×2 $18.076.100
  • Doble Cabina 2.3d MT SE 4×4 $21.884.100
  • Doble Cabina 2.3d MT XE 4×4 $22.955.100
  • Doble Cabina 2.3d MT LE 4×4 $25.216.100
  • Doble Cabina 2.3d AT LE 4×4 $26.453.700 (nuestro test)
  • Doble Cabina 2.3d AT LE 4×4 Xgear $26.953.500

Descargar (PDF, Desconocido)

Recordemos que la marca japonesa cuenta con una larga historia en pick ups en nuestro país, comenzando con la querida D21, que luego fue reemplazada por la exitosa D22 (o conocida Terrano), siguiendo por la D40 (denominada Navara) y hasta llegar a la actual D23, conocida desde su lanzamiento como NP300, y que ahora recobra su apellido Navara.

Se ofrece en 11 versiones, con dos opciones de motores, un 2.5 gasolina y un turbo diésel de 2.3 litros, con caja manual de seis velocidades y tracción 4×2 y para el motor turbo diésel, también se puede combinar con una tracción 4×4 y caja automática secuencial de siete velocidades.  Sus principales competidoras son la Mitsubishi L200, Toyota Hilux, Ford Ranger, Chevrolet Colorado, por mencionar las principales.

Diseño atractivo con algunos años

La verdad es que a primera vista, apenas ofrece cambios en esta actualización de la NP300, manteniendo las mismas líneas exteriores ya conocidas, con un capot con varias nervaduras que aumentan su sensación de robustez, unos focos con tecnología LED en nuestra unidad de prueba, que se diferencia al estar levemente oscurecidos.

El resto, se mantiene casi inalterado, con llantas aro 18, neumáticos Maxxis H/T en medida 255/60R18, pisaderas laterales, detalles cromados en máscara, manillas y espejos, vidrios tinteados traseros, barras en el techo y recubrimiento de su pick up.

Cuenta con unos excelentes ángulos para la práctica de todo terreno, que se agradecen además por la buena altura libre de 255 mm, sus ángulos de ataque, ventral y salida de 33.0°, 25,2° y 27,9° respectivamente. Las dimensiones se mantienen inalteradas, con un largo total de 5.258 mm, un ancho de 1.850 mm, un alto de 1.860 mm, y una distancia entre ejes de 3.150 mm.

Interior con algunas mejoras

Al ingresar a su interior, aquí es donde por un lado se mantiene lo bueno, se mejoran algunos detalles, pero se siguen dejando algunos puntos al debe, que cada vez se aprecian más si la comparamos con sus competidoras más importantes.

Comenzando por su diseño general, se sigue viendo atractivo, con un volante de 3 rayos, forrado en cuero y con detalles de aluminio y que tiene controles para la velocidad de crucero, computador a bordo y sistema multimedia con Bluetooth.

El tablero se mantiene inalterado, con su tacómetro y medidor de temperatura de refrigerante al lado izquierdo, velocímetro con medidor de nivel de combustible al lado derecho y una pantalla a color entre estos que entrega información, pero se ve algo anticuada.

Su mirar  el centro del tablero, nos encontramos con el mismo sistema de audio con una pantalla de solo 5 pulgadas a color, con acabado negro piano y biseles de color aluminio a los costados, que cuenta con Bluetooth, entradas auxiliar y USB, junto con ranura lectora de CD-MP3, pero que sigue sin ser táctil, ni ofrecer Apple Carplay ni Android Auto, un detalle que ya empieza a ser importante.

Seguimos con los comandos del climatizador bi-zona, el comando giratorio para engranar la tracción total y la reductora, el bloqueo de diferencial trasero, el control de descenso y la desconexión del sensor de retroceso. Luego vemos su palanca automática y los botones de los asientos calefaccionados, todo sin variación alguna.

Se mantiene a la izquierda del volante el comando para desconectar el control de estabilidad, que ahora es de serie en toda la gama, el de regeneración forzada del DPF, apertura de la tapa para cargar combustible y al lado derecho del volante, está el botón de encendido.

Los materiales en general se sienten de buena calidad, aunque nos encontramos con plásticos duros en gran parte del tablero, pensados para durar muchos años más que para entregar un tacto suave. Cuenta con muchos espacios portaobjetos en la cabina, así como posa vasos distribuidos en el habitáculo, lo que nos ayudará a no andar con cosas moviéndose sin lugar cuando manejemos.

Su equipamiento de seguridad se mantiene casi inalterado en esta versión LE, con doble airbag frontal, frenos ABS con EBD, asistente de frenado, control de estabilidad, control de descenso, control de ascenso, agregando ahora en toda la gama el tercer apoyacabezas trasero, aviso de cinturón de seguridad, anclajes Isofix, pero quedando al debe mayor cantidad de airbags, que si ofrece en otros mercados y alguna ayuda a la conducción.

Cabe destacar que esta NP300 Navara ofrece una excelente nota en las pruebas de choque, como demuestran las cuatro estrellas obtenidas en la Latin NCap, que son aplicables a toda la gama y que no es lo mismo que pueden decir todas sus competidoras, aunque habría sido más destacable llegar a las cinco estrellas aunque fuera en esta versión tope de línea.

Corazón y tren motriz inalterados

Al abrir su capot, nos encontramos con el conocido motor turbo diésel de desarrollo Renault, de 2.3 litros turbodiésel, que entrega 158 hp a 3.750 rpm y un torque de 403 nm entre las 1.500 y 2.500 rpm. Se acopla a una transmisión automática de 7 velocidades con opción de manejo secuencial y transmite al suelo a través de un tradicional sistema de tracción a las 4 ruedas conectable de manera electrónica, con caja reductora y diferencial trasero bloqueable al 100%.

Su chasis ha sido reforzado, pero manteniendo su esquema básico, con la suspensión trasera de concepción casi única en el segmento al ofrecer un sistema de eje rígido con multi-link, en reemplazo de los paquetes de resortes semi-elípticos, sin perder la capacidad de carga, que alcanza los 911 kg con esta configuración de suspensión. Los frenos son de disco delanteros y tambor traseros.

Manejo cómodo y seguro.

Encendemos el motor y vemos que su tren motriz sigue ofreciendo un claro sonido turbodiésel, el que se filtra a su cabina y no llega a la altura de sus competidoras más modernas, algo mejor aisladas. Engranamos D y comenzamos a disfrutar.

La posición de manejo es elevada, lo que nos permite tener una visión y control total de lo que ocurre alrededor nuestro, especialmente en tráfico urbano. Tenemos sensores y cámara traseros, pero se extraña algo más de ayuda delantera, como sensores o el sistema Around View Monitor, presente en otros mercados y en varios de sus hermanos.

Su dirección es algo pesada en maniobras y el radio de giro tampoco es muy corto, pero bastan algunos movimientos para estacionarnos en casi cualquier lugar, ya que su largo es algo menor que varias de sus competidoras. En caso de estacionarnos, también podremos abatir los espejos retrovisores solo apretando un botón.

El motor se encuentra siempre dispuesto a mover con soltura su carrocería, aunque si lo aceleramos mucho, llegará bastante del sonido de funcionamiento. La suspensión es algo firme, pero también muy estable, absorbiendo los baches sin problemas y entregando una gran sensación de seguridad, que se agradece por su altura. Las llantas de aleación de 18 pulgadas, que ofrecen un excelente look, afectan un poco este apartado de comodidad.

Ya circulando por autopistas, se comienza a sentir más confortable, ya que su motor trabaja a menos revoluciones, la suspensión trabaja de gran manera y el consumo también acompaña en largos trayectos.

Si bien su motor cumple a la perfección, podría ofrecerse al menos en esta versión tope de gama, el motor con doble turbo, que ofrece mejor potencia y torque y que ayudaría a diferenciar más esta versión del resto de la gama. La caja automática es cómoda, pero no es la más rápida en manejo secuencial, posiblemente para privilegiar la duración de la misma.

Mejor mientras peor sea el terreno

Y como se trata de una versión con un look y características de auténtico todo terreno, no pudimos sino que llevarla al cerro, y ver de que era capaz. El primer trayecto en asfalto, ayuda a demostrar que su consumo supera sin problemas los 13 a 14 km/l, lo que junto a su estanque de 80 litros, ofrecerá una excelente autonomía en viajes largos.

Ya llegando a zonas con más pendientes, vemos que el motor, chasis y caja, se siguen comportando a la altura, con gran comodidad, estabilidad y sensación de facilidad. Al salir del asfalto, basta engranar 4H y seguiremos teniendo una elevada sensación de seguridad, con una suspensión que copia de manera excelente el terreno.

Aquí posiblemente extrañaremos un juego de neumáticos mixtos o directamente más específicos, como unos All Terrain, que mejorarían la tracción, absorción y sensación de robustez en algunos terrenos rotos o con piedras, que pueden ser algo perjudiciales para su dibujo más de carretera.

Pero si el terreno se vuelve más inclinado, roto o con menor adherencia, basta engranar su reductora, para ver los beneficios de su excelente altura libre, recorridos de suspensión y ayudas electrónicas, como asistente de partida en pendiente, de descenso y su irremplazable, bloqueo de diferencial trasero, que permite sortear algunos cruces de puentes, sin apenas necesidad de tocar el acelerador.

Parece que todo fuera realmente fácil, sin apenas tocar sus bajos, con una buena desmultiplicación de su reductora y con una excelente reserva de torque de su motor turbo diésel. La verdad es que si contara con un juego de neumáticos más específico, posiblemente sea capaz de circular por terrenos muy extremos, sin dificultad.

Revisando sus puntos mejorables, ya hablamos de su equipamiento tecnológico que se siente pobre, especialmente su sistema de audio, que queda al debe por conectividad. La seguridad, si bien llega a las 4 estrellas, podría ofrecer airbags laterales, de cortina o rodilla, como ya varios de sus competidores. Y el precio también ha ido escalando bastante, sin ofrecer mejoras significativas desde su estreno.

En resumen, se trata de una camioneta que mantiene sus puntos buenos, como suspensión, motor, diseño, solo quedando al debe actualizarse en equipamiento disponible, para ser la opción más versátil. Recordemos que el segmento en que compite es tremendamente activo y en busca de un pedazo de la importante torta que significa en Chile.

CAMIONETAS
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en CAMIONETAS

RAM estrena en Chile la nueva 1500 Bighorn con tecnología híbrida eTorque

Gabriel Baezaenero 21, 2020

Hummer parece que estaría a punto de regresar a la vida con un pick up eléctrico

Gabriel Baezaenero 12, 2020

Mercedes Benz prepara el estreno de su Clase X con pick up extendido

Gabriel Baezaenero 8, 2020

Para comenzar el año les dejamos nuestra primera comparativa de pick ups chinas!

Gabriel Baezaenero 2, 2020

Nuevas fotos espías de la Hyundai Santa Cruz muestran su silueta doble cabina

Gabriel Baezadiciembre 31, 2019

JAC T8 Advance 2.0 Tdi 4×4 6mt 137 Hp – Belleza asiática para el trabajo

Gabriel Baezadiciembre 29, 2019

Neuron T/One – Una camioneta 100% eléctrica que compite con la Cybertruck

Claudio Marffuldiciembre 15, 2019

Shelby F-150 Super Snake confirmada para su producción con 770 Hp y menos de 3.5 segundos de 0 a 60 mph

Gabriel Baezadiciembre 8, 2019

Prototipo de la pick up Hyundai Santa Cruz es vista por primera vez en Corea del sur

Gabriel Baezadiciembre 5, 2019

Send this to a friend