CX-5

Mazda CX-5 GT 2.2D 173 CV 6AT AWD 2018: Versión dinámica

Mazda CX-5 GT 2.2D 173 CV 6AT AWD 2018: Versión dinámica

Hace un par de meses estuvimos en el lanzamiento de la ultima novedad de la casa japonesa, si hablamos del Mazda Cx-5 un crosover que viene renovado con un nuevo diseño frontal basado en el diseño Kodo, con mas equipamiento pero que sigue con los mismos motores, partiendo desde un 2.0 bencina hasta un tope de línea 2.2 diesel.

MAZDA CX-5 PRECIOS OCTUBRE DE 2017:

  • NEW CX-5 R 2.0 2WD 6MT I-STOP GPS: CLP $16.390.000
  • NEW CX-5 R 2.0 2WD 6AT I-STOP GPS: CLP $17.090.000
  • NEW CX-5 R 2.0 AWD 6MT I-STOP GPS: CLP $17.490.000
  • NEW CX-5 R 2.0 AWD 6AT I-STOP GPS: CLP $18.390.000
  • NEW CX-5 GT 2.0 AWD 6AT I-STOP GPS (Cuero Negro): CLP $20.790.000
  • NEW CX-5 GT 2.5 AWD 6AT I-STOP GPS:  CLP $22.190.000 
  • NEW CX-5 GT 2.2 D AWD 6AT I-STOP GPS (Cuero Negro): CLP $24.490.000 US38.900 (nuestro test)

Descargar (PDF, Desconocido)

UN NUEVO DISEÑO EXTERIOR

Esta es la segunda generación que reemplaza a un modelo que fue presentando en 2012 con un diseño  “KODO – que significa Alma del movimiento”, que les han valido numerosos premios y muy buena llegada con el público. El nuevo diseño frontal del Mazda CX-5 gana en presencia respecto a la generación anterior con una calandra más voluminosa, recorrida de punta a punta por un afilado elemento cromado que enmarca también a los ópticos que son mas alargadas que la versión anterior y que habíamos visto en la versión del Cx-9 que tuvimos la ocasión de probar hace un par de semanas. Más abajo tenemos los neblineros que encontramos que tienen un diseño un poco “minimalista “, teniendo un tamaño demasiado pequeño para mi gusto, pero que cumplen su función correctamente.

Por los costados nos encontramos con unas llantas aro 19 bicolor de color negro y plata montadas en unos neumáticos 225/55, que son enmarcadas con un tapabarros de color negro junto a un faldón que también predomina en los pilares B y C. Los espejos están incluidos sobre las puertas.

En la parte trasera tenemos un gran portalón que en este caso es accionado de forma eléctrica, con unos pequeños ópticos redondeados en los laterales, apoyados con una gran insignia de la marca al centro y mas abajo la patente junto al modelo y la versión. Un poco mas abajo tenemos las salidas de escape de color cromadas que le dan un carácter deportivo y que visualmente se ve muy bien.

En cuanto a sus dimensiones, no varía de cotas en longitud o en batalla, pero sí que gana en estabilidad, con una reducción de su centro de gravedad en 10 mm, además de una anchura de vías 10 mm mayor. Además, los pilares A se han retrasado 35 mm, lo que acentúa las formas del capó a la vez que permite una mayor amplitud del campo visual por la parte delantera.

Ya en el interior del CX-5 notamos unos materiales de muy buena calidad como lo es habitual en esta marca, en una combinación de tonos oscuros y beige en el techo que le dan un toque de elegancia al producto. Al centro tenemos el clásico sistema de infotainment de Mazda con GPS y variadas funciones, nos hubiera gustado una nueva versión que incluyera Android auto y Carplay ya que queda un poco obsoleto versus otras marcas que hay implementado estas nuevas funciones.

Un poco mas abajo nos encontramos con los ductos de calefacción, el botón de partida, el sistema que regula la climatización que en esta unidad es bizona y la caja que es automática de 6 velocidades, junto al freno eléctrico y el sistema auto-hold que es muy útil para manejar en ciudades congestionadas, como por ejemplo Santiago.

En el puesto del conductor tenemos el clásico volante de Mazda de tres rayos forrado en cuero con un grip bastante agradable al tacto, junto a los botones que permiten manejar el sistema de audio, teléfono, velocidad crucero y el computador.  En el tablero nos encontramos con tres esferas, la primera es el tacómetro, velocímetro y el computador que nos entrega múltiples funciones como por ejemplo el sistema de asistencia de carril alertándonos  si nos encontramos fuera de la línea de pista. 

En el parabrisas frente al piloto tenemos el sistema Active Driving Display separada en dos zonas que nos entrega información relevante como la velocidad, asistencia de carril, el gps indicándonos donde doblar, etc. En realidad no encontramos que tenga muy buena utilidad ya que uno esta acostumbrado a mirar el tablero y ver la información, pero uno se puede acostumbrar, este sistema es regulable en altura como también su brillo.

El espacio interior es bastante cómodo con un tapizado en cuero con unas butacas delanteras que se pueden regular de forma eléctrica con una muy buena posición de manejo que hace muy agradable llevarla a diario. En las plazas traseras el espacio es cómodo, para tres adultos con una maleta que tiene una capacidad de 442 litros, que se puede expandir con la segunda fila de asientos y alcanzar una cantidad de 1342 litros. 

 En lo que se refiere a seguridad proactiva, incorpora importantes avances en la tecnología i-ACTIVSENSE, ahora con el sistema de frenado inteligente en ciudad (SCBS), el sistema de asistencia y advertencia al mantenimiento del carril (LAS y LDW), monitoreo de punto ciego y alerta de tráfico cruzado trasero (Advanced BSM), sistema de advertencia en caso de cansancio del conductor (DAA) y faros adaptativos LED (ALH), que se suman a su completo equipamiento original en materia de seguridad activa y pasiva, 6 airbags, ABS, isofix, entre otros.

Cuenta también con el sistema G-Vectoring Control (GVC), que mejora el comportamiento del chasis a través de la optimización del torque del motor. Así, el GVC es la primera tecnología del mundo que ajusta el par del motor en respuesta al movimiento del volante, con el fin de proporcionar un control absoluto de las fuerzas de aceleración lateral y longitudinal, logrando suavizar las transiciones y mejorando la estabilidad del auto.

El G-Vectoring funciona de la siguiente manera, al entrar a una curva se reduce el par del motor llevando la carga a las ruedas delanteras donde se produce una mayor respuesta, luego de esto el GVC percibe el ángulo de la dirección, calculando el par motor óptimo enviando la instrucción al motor. Después de salir de la curva el par motor se restablece y la carga cambia a las ruedas traseras. En nuestro caso tuvimos la oportunidad de probarlo en curvas y la sensación es casi imperceptible el auto funciona perfecto con una suavidad de marcha muy eficiente.

En temas de equipamiento el Cx-5 cuenta con radio con bluetooth que en la versión probada cuenta con audio Premium Bose que tiene un muy buen sonido con unos graves muy marcados y agudos también ya que cuenta con twitters de la marca americana en los pilares delanteros. Cuenta también con climatizador, botón Start, sistema automático de apagado de luces, sunroof, portalón trasero eléctrico, doble salida de escape, vidrios tinteados, luces delanteras LED, sensor de lluvia, entre otros, con un buen nivel de equipamiento.

UNA DINÁMICA IMPECABLE

La versión probada por Rutamotor cuenta con un motor diésel de 2.191 cm3 que entrega 173 HP a 4.500 rpm con 420 NM de torque, siendo un motor ágil y con un buen torque. Al circular por la ciudad se siente muy bien aislado igual que en la carretera la suavidad de marcha y la aislación de la cabina es uno de los puntos a favor, mejorando desde la versión anterior. La dirección y el comportamiento general es muy preciso, tiene un buen tacto y otorga mucho confort a la hora de estar muchas horas manejando.

La caja que en este caso es una automática de 6 velocidades es bastante ágil al sumar y quitar velocidades, con su electrónica nos  permite reducir cambios hasta cerca de la zona roja del tacómetro. En un uso “normal”, responde muy bien, pasa los cambios de manera casi imperceptible, orientado más bien al ahorro de combustible, pero con la opción de llevarlo a modo sport donde se torna un poco mas violento pero en ningún caso brusco, con esto se obtiene respuestas más ágiles, tanto en el acelerador como en la caja, tornándose un manejo mas entretenido.

La suspensión está muy bien lograda con una puesta a punto para cualquier situación siendo menos rígida que antes, lo que permite que este nuevo Mazda sea muy cómodo de conducir tanto en carreteras a alta velocidad como en zona de curvas, como también fuera de camino, con un notable equilibrio para todo uso.

 

Dentro de los modelos CX-5 existen tres versiones que equipan AWD, siendo una de ellas la versión diesel con un sistema de que alerta del deslizamiento de las ruedas delanteras contando con 27 sensores que monitorean el estado de la carretera y la forma de conducir para repartir el par de la manera más efectiva entre las ruedas delanteras y traseras. Todo esto evita que las ruedas derrapen y puede transmitir hasta un 50% de la fuerza al eje trasero.

Su rendimiento homologado según el 3CV  alcanza los 14.3 km/litro en ciudad, 18.2 km/l en carretera y un promedio de 16.7 km/l, en nuestro caso nos entregó un consumo de 12 km/litro en ciudad y en carretera de 16 km/litro, que son buenos consumos considerando que tiene un estanque de 58 litros y podríamos lograr unos 900 kms de autonomía en carretera.

En resumen el nuevo CX-5 está muy logrado con un muy buen nivel de equipamiento en tanto seguridad y accesorios, un motor que en esta versión siendo un diesel es muy ágil, con unos buenos consumos y prestaciones, pero con un valor un tanto elevado en su versión tope. ¿Qué opinas del CX-5, coméntanos!.

CX-5
@draxtus

Fanático de la tecnología y los autos desde que era niño, siempre ando buscando nuevos caminos que descubrir ya sea en la ciudad o en la vida outdoor.

Más en CX-5

Mazda CX-5 recibe el premio “SUV de las Américas 2018” de parte de la FIPA

Raúl Fariasdiciembre 27, 2017

Send this to a friend