Tras nueve años, el BMW i3 dice adiós para siempre

El i3 salió por primera vez de las líneas de montaje de Leipzig en 2013. Alcanzó a matricular 250 mil unidades en 74 países.

por José Ignacio Gutiérrez
BMW i3

La electrificación de BMW avanza a paso firme y, en ese afán, está dando la bienvenida a una serie de nuevos modelos y a la vez diciéndole adiós a otros que estaban en la retina de los más fanáticos de la marca. Si hace dos años los bávaros dieron el portazo al BMW i8, su primer híbrido enchufable de serie, ahora materializan el adiós para siempre del pequeño eléctrico BMW i3. El automóvil del segmento B y nacido en 2013 en sus instalaciones de Leipzig, alcanzó a matricular 250 mil unidades para convertirse con propiedad en el primer BMW EV de producción en masa.

BMW i3

BMW informa que el alejamiento del BMW i3 –aterrizado en 2014 en Chile– es una especie de inicio de un nuevo capítulo de su transición hacia la electromovilidad. Y es que la planta de Leipzig se aboca desde ahora a la fabricación de componentes eléctricos para producir módulos de baterías de alto voltaje. Asimismo, a partir de 2023 será este mismo complejo alemán el encargado de producir la próxima generación de Mini Countryman 100% eléctrico, marcándose un nuevo hito para el conglomerado, puesto que Leipzig será la primera fábrica del Grupo BMW en el que los modelos de las firmas alemana y británica se ensamblen juntos.

Si bien la despedida de cualquier automóvil -sobre todo de uno exitoso- suele ser triste, en Múnich inflan el pecho. Con su cuarto de millón de unidades, el BMW i3 se transformó en el compacto premium más vendido del mundo, comercializándose en 74 países y, tal vez el dato más interesante, se convirtió en el primer BMW para más del 80% de sus compradores.

BMW i3

El BMW i3 tiene un gran poder simbólico“, dijo Oliver Zipse, jefe del consejo directivo de BMW AG. El ejecutivo describe la vida del i3 como un buen ejemplo de la manera en que BMW hace las cosas, que se caracteriza por un particular coraje “en temas pioneros, haciendo algo diferente y no solo siguiendo al resto“. Este espíritu, continúa, destaca porque “incluso el nuevo BMW iX, con sus capacidades tan sorprendentes, tiene sus orígenes en esta cultura corporativa“.

El BMW i3 fabricado en 2013 y que llegó a las calles como modelo 2014 equipó una batería de 22 kWh brutos de capacidad, con un peso de 200 kilogramos, que alimentaba un motor eléctrico trasero de 170 Hp y 250 Nm. La marca declaraba una autonomía que estaba en el orden de los 130 a 160 kilómetros. Podía ir hasta los 150 km/h y tenía un 0 a 100 km/h de 7,2 segundos.

Para la despedida, BMW puso a disposición una partida especial bautizada como BMW i3 HomeRun. Son 10 unidades en colores Frozen Dark Grey o Frozen Dark Red II. En equipamiento las unidades destacan por llevar llantas de 20 pulgadas, un techo panorámico con control de luz, tapicería de cuero Dark Truffle, sistema de audio Harman Kardon y faros LED de tipo adaptativos.

¿Qué te parece el adiós del ‘primer clásico eléctrico de BMW’?