Toyota le pone término definitivo a la producción en Rusia

La marca japonesa clausuró para siempre su fábrica de San Petersburgo, desde donde salían más de 100 mil unidades por año.

por José Ignacio Gutiérrez
Rusia

A meses de iniciada la invasión de Rusia a Ucrania el conflicto sigue golpeando a la industria automotriz global. Si en marzo el sector comenzó a resentir la escasez de arneses y ramales de automóviles que eran precisamente fabricados en Ucrania y más tarde algunos fabricantes anunciaron su retiro del mercado ruso, ahora es Toyota la que comunicó que pone fin a su producción en Rusia. El gigante japonés informó que clausura definitivamente su complejo de San Petersburgo, donde producía anualmente unos 100 mil vehículos que iban al mercado doméstico, además de Bielorrusia, Kazajistán y Armenia.

Rusia

Toyota Motor Corporation señala que, de todos modos, la planta estaba cerrada desde el 4 de marzo, pocas semanas después del comienzo de la invasión, debido a la escasez de autopartes. “Durante este periodo hemos mantenido a toda nuestra plantilla y nos hemos asegurado de estar preparados para volver a echar a andar la producción una vez que las circunstancias lo permitieran. Sin embargo, tras seis meses no hemos sido capaces de retomar la actividad y no vemos tampoco señales de que podamos hacerlo en el futuro“, dice el comunicado de prensa publicado en la página global de Toyota.

A renglón seguido, Toyota Motor Corporation agrega que ha determinado que sus operaciones en Moscú necesitan ser optimizadas y reestructuradas con el objeto de mantener una organización efectiva que permite continuar con el soporte de la red de concesionarios, proveyendo el servicio para los actuales clientes de Toyota y Lexus en Rusia. En otras palabras, el conglomerado nipón hará recortes.

La planta de San Petersburgo fabricó hasta 2021 unas 100 mil unidades del sedán Camry y del SUV más vendido de la marca, el RAV4. La estructura y las máquinas permanecerán, en orden a encontrar un futuro comprador de las instalaciones.

Toyota finaliza agradeciendo a sus empleados por su trabajo y lealtad, y detalla que en reconocimiento a su contribución ofrecerá programas de reinserción, de capacitación y de bienestar, incluyendo apoyo financiero sobre asuntos legales. En mayo pasado fue el Grupo Renault el que anunció el traspaso de todas sus operaciones en Rusia a la firma local AVTOVAZ.

¿Qué te parece esta nueva mala noticia para la industria automotriz de Rusia? ¡Coméntanos!