CROSSOVER

Subaru XV 2.0 TD 148 CV 6MT AWD 2017: La opción esperada

Subaru XV 2.0 TD 148 CV 6MT AWD 2017: La opción esperada

Hace ya uno buen tiempo que Subaru colocó en nuestro país el facelift de su exitoso crossover XV, un modelo que ha elevado las peticiones de la marca hacía nuevos clientes y que de paso ya está en su última etapa, preparando la llegada de una nueva generación, la tercera. La actual llegó a inicio de 2012, colocando más de 8.000 unidades vendidas y en el modeo 2017 presenta cambios en que destacan el nuevo motor FB, el que ahora cuenta con un Control de Válvulas (DAVCS) para un mejor rendimiento y respuesta. Asimismo cuenta con sistema Start Stop System para una mejor eficiencia en el consumo de combustible y cuidado del medio ambiente.

Además la marca anunció la llegada al line up, motorización 1.6L con caja de transmisión Transmisión Variable Continua (CVT), además de la total disposición en ventas de la nueva generación de motores Boxer Turbo Diésel MT de 6 velocidades (CLP $17.590.000), que es la unidad de pruebas que esta vez testearemos en Rutamotor. En Chile compite con modelos como la actual Nissan Qashqai, Ford Escape, Renault Duster, Mazda CX-5 y el Skoda Yeti, entre otros. Con este nuevo XV se marcó el inicio de una nueva etapa de la mano de Confidence In Motion, el actual concepto mundial de Subaru que basado en su ADN, Symmetrical All Wheel Drive y Motor Subaru Boxer.

SUBARU XV PRECIOS ABRIL DE 2017 (valores sin bonos):

  • XV 1.6i AWD MT: CLP $14.190.000
  • XV 1.6i AWD CVT CLP $14.390.000
  • XV 2.0i AWD 6MT CLP $15.590.000
  • XV 2.0i AWD 6MT Active: CLP $16.390.000
  • XV 2.0i AWD CVT: CLP $16.390.000
  • XV 2.0i AWD CVT Active: CLP $17.190.000
  • XV 2.0i AWD CVT Dynamic: CLP $17.490.000
  • XV 2.0 Turbo Diesel AWD 6MT: CLP $17.590.000 (nuestro test)
  • XV 2.0i AWD CVT Dynamic Active: CLP $18.290.000
  • XV 2.0i AWD CVT Limited: CLP $18.590.000
  • XV 2.0i AWD CVT Limited Active: CLP $19.390.000

Entre sus cambios en infotainment agrega una pantalla estándar de 6,2 y 7 pulgadas, con pantalla touch en todas las versiones y sistema GPS (según versiones) .Además cuenta  con cámara de retroceso en todas las versiones 2.0 y comandos al volante y seis parlantes. Las versiones topes de gama agregaron el asiento eléctrico para el conductor con unos asientos con costuras de color rojo en los asientos, palanca de cambios, volante y consola central, entregando un ambiente más juvenil.

CON LOS OJOS MÁS GRANDES

Entre sus principales novedades estéticas están los focos “Ojos de Halcón” que ahora son más grandes, los que se extienden hacia la parte alta del automóvil, acompañados por neblineros con una incrustación cromada. A ello suma un listón más ancho que compone las alas de la mascarilla.  Integra un nuevo diseño de llantas estándar para todas las versiones de XV, adoptan pequeñas curvas en los aros centrales, todas bicolor. Además suma nuevas manillas cromadas resaltan el look lateral del auto, en concordancia con los neblineros delanteros. La parte posterior de XV agrega dos cambios importantes; un spoiler en la parte superior del portalón para mejorar la circulación del viento. Además, las luces traseras ahora integran luces Led que le permiten una presencia bastante más renovada, aunque no es un salto grande en diseño. Mantiene formas hexagonales y se encuentran distribuidos muy en las esquinas para darle una mayor sensación de robustez al conjunto. Sobre la luneta se encuentra un deflector de aire, que no se prologa por los costados de la ventana posterior y que tiene incorporada en su parte central la tercera luz de freno, otorgándole al conjunto una visual más armónica y deportiva.

Este modelo se distingue de su hermano Impreza porque su carrocería está lejos del suelo (la distancia mínima libre al suelo es 220 mm, 75 mm más que su antecesor). Su diseño transmite mucho, es lo mejor logrado de los nuevos Subaru, manteniéndose ya a cinco años de su debut como un auto moderno, deportivo y robusto. Mide  4,450 mm de largo, 1,780 mm de ancho y 1,615 mm de alto. Es, por tanto, más corto y más bajo que un nuevo Subaru Forester. También destacan sus llantas de 17 pulgadas, de color negro opaco con aluminio, las que tienen 5 rayos gruesos, que se dividen al llegar a sus extremos. Estas llantas son las mismas en todas las versiones, y se han convertido en una seña de identidad del modelo desde que se lanzó.

BUENAS TERMINACIONES Y TEXTURAS

Adentro destacamos sus buenas terminaciones tanto en los polímetros blandos de la consola, pasando por la nueva textura del tapiz de los asientos, ahora con más color y menos negro. Hay una correcta combinación gris-negro y aplicaciones de cuero en el volante, pomo de palanca de cambios y freno de estacionamiento. Además, cuenta con varios espacios portaobjetos distribuidos por la cabina. Su panel de instrumentos se enfatizaron las líneas rectas y simples con algunos cromados que recorren toda la consola horizontalmente. Esta versión integra la pantalla color de 4,3 pulgadas que además de las funciones que da la pantalla básica, indica si la conducción es eficiente en términos de ahorro de combustible, funcionamiento de la tracción integral, entre otras funciones, además de una cámara trasera de estacionamiento.

Además tiene reloj, temperatura exterior, control de mantenimiento: aceite, filtro de aceite, mantenimiento periódico y neumáticos, consumos: instantáneo, promedio y progresivo, autonomía, tiempo de conducción, tres relojes personalizables y monitor de advetencias. Abajo encontramos el nuevo sistema de audio doble DIN con radio AM/FM/CD/MP3, entrada auxiliar y seis parlantes. Más abajo se ubican las salida de aire y los controles rotativos de climatización y entrada auxiliar de 12 volts. Adentro del apoyabrazos está la toma plug-in y USB. Al centro la caja mécanica, y esta vez algo que se eliminó para el mal de los fanáticos del manejo off road y muy los Subaru de antaño, la caja reductora ((High – Low).

Por su parte, el panel instrumental está formado por dos relojes circulares: el velocímetro y tacómetro, al centro un odómetro digital con un marcador de nivel de combustible de menor tamaño. Como aspecto negativo no posee marcador de temperatura teniendo solamente un testigo luminoso, que se pone azul al darle partida en frío. La iluminación del tablero es de color rojo y fondo blanco.

Las renovadas butacas le otorgan un estilo deportivo al habitáculo y se encuentran tapizadas en tela, de buena calidad. Poseen regulación en altura de forma manual, además de regulaciones de altura y profundidad del volante. Llama la atención el amplio ángulo de apertura de la puerta trasera que permite ingresar con comodidad a las plazas posteriores, teniendo la posibilidad de albergar a tres ocupantes, pero el pasajero central ve penalizado su espacio disponible, por el tunel y la consola central. Además los asientos traseros son abatibles 60/40, sumado al espacio de carga de 380L. El sistema de sonido cumple bien, aunque no entrega un sonido sobresaliente, pero permite reproducir música desde un pendrive, entrada auxiliar, bluetooth, y desplegando la información en su pantalla a color de 6.2”.

Su habitáculo es muy amplio en el sector de los pasajeros, con un excelente espacio adelante y atrás, mucho mejor del que la mayoría se imaginaría desde su exterior, con un espacio para las piernas y hasta el techo que permiten acomodar hasta personas de altura superior al metro ochenta. Lo único que se ve disminuido con esta configuración es su maletero, el que sin ser pequeño, no llega a los volúmenes de sus competidores, ni por altura ni por profundidad. Esto se debe a que cuenta con un neumático de repuesto de tamaño completo, no de igual medida a los originales, pero intermedio entre estos y los neumáticos de emergencia que equipan otros automóviles.

SUAVE Y TORQUEADOR BOXER TURBODIESEL

Su motor es un cuatro cilindros de disposición opuesta (bóxer), que tiene 2.0 litros, una compresión de 15.2:1 e inyección directa por riel común, turbo e intercooler, entrega una potencia de 148 hp a 3.600 rpm y un excelente torque de 35.7 kg/m entre las 1.600 y las 2.800 rpm.  Se acopla a una transmisión manual de 6 velocidades, y un sistema Symmetrical AWD por acople viscoso en su diferencial. Su dirección es asistida eléctricamente, una suspensión independiente a las cuatro ruedas, delantera del tipo McPherson y trasera de doble bandeja, frenos de disco en las 4 ruedas y un juego de neumáticos en medida 225/55 R17. Su estanque de combustible tiene una capacidad de 60 litros.

Acá se demuestra como los motores diésel de última generación han disminuido mucho su rumorosidad, pero este Boxer está especialmente logrado. No tiene nada de aspereza ni vibraciones molestas, y tiene un andar suave. Sobre las sobre las 1.500 rpm, el motor comienza a empujar con mucha decisión, ya que el torque máximo está disponible desde las 1.600 rpm. Incluso se siente muy fuerte cuando llega todo este caudal de una vez, lo que hace que si buscamos acelerar, pasemos las primeras dos o tres marchas muy rápido.

Otra de las ventajas de este nuevo motor, fuera de la mejor respuesta, es que su consumo es digno de un diésel. Entrega un consumo homologado de 14.9 km/l en ciudad y de hasta 21.7 km/l en carretera, siempre según las mediciones del 3CV. Nosotros logramos un promedio cercano a los 15 km/l en nuestra prueba, con bastante ciudad y autopistas, pero sin cuidar en exceso el consumo, diría que todo lo contrario. Con este consumo, tendremos en mejores condiciones y preocupándonos de cuidar el pie derecho, sobre los 1.000 kms de autonomía en carretera, algo realmente soñado para un Subaru, y que además se llena con combustible a menos de 550 pesos el litro.

Básicamente el XV como derivado del Impreza, se diferencia por ser más robusto y porque sus características le permiten desempeñarse mejor en terrenos complicados, sin llegar a tener las prestaciones de un SUV verdadero. Es un vehículo que busca ser más bien equilibrado y combina de manera óptima lo mejor de ambos mundos, tanto fuera como dentro de camino. Obviando su tren motriz, este XV se mueve bien una vez lanzado, mejor en las recuperaciones que en las salidas. Este motor responde bien en carretera, sin sobresalir. Si, se viaja muy cómodo, sólo aparecen ciertos silbidos de turbulencia y zumbidos de rodadura, pero no afectan el confort de marcha.

Sobre su chasis y puesta a punto, anda bien, como el resto de la gama, que a pesar de su altura tiene una carrocería balanceada, sin que se cargue mucho al frenar o en curvas, con un comportamiento más de hatchback. Además su dirección y suspensión es una delicia, de muy buen tacto. La caja mecánica de cinco marchas tiene engranajes cortos, pero algo duros. Puede ser porque nuestra unidad de pruebas tenía muy pocos kilómetros, nada para preocuparse.

El manejo en ciudad es muy agradable, debido a la excelente posición de manejo, buena visibilidad, buen empuje (sobre las 1.500 rpm) y precisa caja de cambio. Los recorridos son bastante cortos, y se siente un agradable feeling de manejarla. Siempre hay que buscar no acelerar mucho a bajas rpm en cambios largos, porque no tendremos la respuesta que nos entrega sobre las mencionadas 1.500 rpm. La suspensión es realmente una delicia, ya que copia casi cualquier cosa, con una gran suavidad y aplomo, no pareciendo que manejamos un pequeño SUV con una altura al suelo de 220 mm.

En recorridos por autopistas, se siente un agrado total, ya que la buena respuesta del motor permite circular en marchas largas y con una excelente reserva de torque. No tiene ruidos aerodinámicos ni de marcha y la estabilidad y suavidad de su suspensión siguen estando a un nivel realmente alto. Tuvimos la oportunidad además de probar este modelo en un camino muy deteriorado, con barro, piedras y pendientes fuertes.

Sorprende de apreciar como su buena altura disponible hace que no raspe sus bajos, ni que haga mayores topes, siempre teniendo en cuenta que por su configuración independiente, el recorrido no es muy amplio. La tracción es realmente buena, y cuando llegamos a algún límite de su sistema Symmetrical AWD, aun tenemos la ayuda del control de tracción y estabilidad. Probablemente sea capaz de llegar mucho más lejos de lo que sus dueños busquen.

Otra de las ventajas de este nuevo motor, fuera de la mejor respuesta, es que su consumo es digno de un diésel. Entrega un consumo homologado de 14.9 km/l en ciudad y de hasta 21.7 km/l en carretera, siempre según las mediciones del 3CV. Nosotros logramos un promedio cercano a los 15 km/l en nuestra prueba, con bastante ciudad y autopistas, pero sin cuidar en exceso el consumo, diría que todo lo contrario. Con este consumo, tendremos en mejores condiciones y preocupándonos de cuidar el pie derecho, sobre los 1.000 kms de autonomía en carretera.

En suma, a nuestro juicio, esta es la mejor versión del XV, ofrece un buen consumo y respuesta, buen equipamiento y un precio no tan elevado, aunque con un mayor equipamiento y caja CVT “la rompería”. Solo podría mejorar en algunos apartados, pero ya sabemos de seguro que el que lo compre no se arrepentirá. ¿Qué opinas?

CROSSOVER
@draxtus

Fanático de la tecnología y los autos desde que era niño, siempre ando buscando nuevos caminos que descubrir ya sea en la ciudad o en la vida outdoor.

Más en CROSSOVER

KIA prepara una alternativa de crossover hatchback

Christian Martinezdiciembre 4, 2018

Ford presentó el nuevo crossover Focus Active Wagon

Christian Martineznoviembre 21, 2018

Fiat se pone ambiciosa y presenta al Fastback Concept

Christian Martineznoviembre 7, 2018

Volvo presenta al nuevo V60 Cross Country, su más reciente todocamino

Christian Martinezseptiembre 25, 2018

Citroën C4 Cactus 1.2T PureTech Shine 110 Hp 6AT 2019: La alfombra mágica

Gabriel Baezaseptiembre 23, 2018

El Subaru XV añade una versión híbrida en Japón

Christian Martinezseptiembre 12, 2018

Fiat 500X 2019: El SUV urbano se pone al día

Raúl Fariasagosto 31, 2018

Mazda CX-3 2.0L 146 CV 6AT GT AWD 2019 – Toma contacto

Mauricio Carvalloagosto 20, 2018

Mazda CX-3 2019 en Chile: Precios, versiones y sus cambios

Mauricio Carvalloagosto 17, 2018

Send this to a friend