El Suzuki S-Cross debuta con un traje más ondero y ahora disponible solo con el motor 1.4 Boosterjet

El modelo ensamblado en Esztergom, Hungría, conserva la plataforma Suzuki Global C, pero se convierte en una profunda actualización en términos de diseño y equipamiento. Precios a partir de $ 18.990.000.

por José Ignacio Gutiérrez

Parecía cosa de tiempo: el nuevo Suzuki S-Cross –develado en noviembre en Europa– tenía prácticamente sellado su arribo a Chile, y es que desde su aterrizaje local en 2014, entonces como sucesor del extinto sedán SX4, el S-Cross es un actor de relevancia en el line-up local de la firma japonesa (tal como otros importantes modelos como el juvenil Vitara o el propio subcompacto Swift). Pues la materialización del destape tuvo lugar con septiembre prácticamente encima y, en los hechos, se trata de una renovación profunda de la segunda generación de este tradicional familiar de espíritu aventurero que a partir de ahora -con una reestilizada impronta- solo estará disponible con el motor turbo 1.4 litros Boosterjet (el mismo del Swift Sport), en tracciones delantera o 4WD y con transmisiones manual o automática de seis cambios.

Suzuki S-Cross

PRECIOS SUZUKI S-CROSS (BONOS INCL.) – AGOSTO 2022

      • Suzuki S-Cross 1.4T MT6 GL: $ 18.990.000 / US 21.300
      • Suzuki S-Cross 1.4T MT6 GLX: $ 21.290.000 / US 23.900
      • Suzuki S-Cross 1.4T AT6 GLX: $ 22.390.000 / US 25.200
      • Suzuki S-Cross 1.4T MT6 4WD GLX: $ 22.790.000 / US 25.600
      • Suzuki S-Cross 1.4T AT Limited: $ 24.390.000 / US US 27.400
Ficha Técnica Suzuki S-Cross

Al mantener la citada ingeniería matriz, que también usa el tradicional Vitara, el Suzuki S-Cross 2022 mantiene grosso modo las dimensiones. Esta vez tiene 4.305 mm de longitud, 1.785 mm de ancho y 1.585 mm de estatura, de manera que es 5 mm más largo e igual en ancho y también en alto. La distancia entre ejes también permaneció inalterada en los 2.600 mm, lo mismo que ocurre con la capacidad de maletero que continúa siendo de 430 litros cúbicos.

Suzuki S-Cross

En diseño, el modelo húngaro ahora destaca por una renovada trompa dada por una grilla en la que el cromo pierde protagonismo, para ceder ante un diseño más agresivo con terminaciones en negro (de todos modos existe un embellecedor metálico que une ambos focos) y ópticas más modernas, esta vez de tecnología LED (de serie). Más abajo, asoman las luces DRL en forma de tira y faros neblineros redondos que son de tipo halógeno en toda la gama.

Suzuki S-Cross

Por detrás, a primera impresión el Suzuki S-Cross se muestra también más moderno y con una inspiración que pareciera venir de su hermano europeo Across, el SUV híbrido enchufable fabricado desde 2020 en alianza con Toyota. Aquí se presentan faros también de LED y una micra negra que sirve para crear una comunión entre los extremos, dejando en el centro la ‘S’ de Suzuki. La tercera luz de freno está, como casi siempre, posicionada por debajo del spoiler, en tanto que parachoque es de corte más bien clásico y lleva un diseño plata con forma de difusor que termina aportando a la impronta atrevida que pretende la compañía de Hamamatsu. Las llantas en cualquier caso son de 17 pulgadas, variando solo si se presentan en plata o bitono pulidas.

Nuevo S-Cross: el equipamiento

En materia de oferta, el crossover de Suzuki estará disponible en cortes GL, GLX y Limited. La variante base GL solo está disponible en tracción simple y su par Limited asoma exclusivamente con caja automática (y por cierto es 4WD). Desde abajo, el nuevo integrante de Suzuki integra cierre central con comando a distancia, cluster de 4.2″, pantalla central táctil de 7″ con Apple CarPlay y Android Auto (integrada de fábrica), cámara trasera, volante de ajuste telescópico, aire acondicionado, control crucero, apoyabrazos central delantero, retrovisores de ajuste eléctrico y con calefacción. En GLX se suma botón de partida, tres tweeters, sensores delanteros y traseros, tapicería y volante de cuero, paneles de puertas con eco-cuero, climatizador bizona, apoyabrazos central trasero y se reemplaza el display de 7″ por uno de 9″ con cámara de 360º, luces automáticas, las citadas llantas de dos colores, sensor de lluvia, retrovisores abatibles eléctricamente y biseles cromados en ventanas. Por su parte, el exclusivo Limited complementa con techo panorámico.

En seguridad, la base se compone de frenos de discos en las cuatro ruedas, cinturones de tres puntos en las cinco plazas, asistente de partida en pendientes, control de estabilidad y de tracción. Solo desde GLX se añaden cuatro airbags para completar las seis bolsas de aire.

Finalmente, ahora en el apartado mecánico desaparece el antiguo bloque aspirado 1.6 litros (de 118 Hp), para entregar el entero protagonismo al bloque Boosterjet 1.4 litros turbo (antes solo en el tope de la gama). Este propulsor de cuatro cilindros, denominado K14C DIT, desarrolla 138 caballos y 220 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm. Las transmisiones son una manual de seis marchas o una automática de mismo número de relaciones, y las tracciones, las mencionadas 2WD delantera y la 4WD (que entra en funcionamiento una vez que se detecta falta de tracción). En las versiones de doble tracción se cuenta con modo de manejo Auto, Snow y Sport.

En materia de consumos, en cualquiera de sus configuraciones el S-Cross va en el orden de los 14 a 15 km/l en régimen mixto.

¿Qué te parece este renovado integrante de la casa japonesa? ¿Te gusta su nueva cara? ¡Coméntanos!