Suzuki Swift Sport 1.4T Boosterjet 138 CV 6MT 2018: Retomando las raíces de los “pocket rocket”

Suzuki Swift Sport 1.4T Boosterjet 138 CV 6MT 2018: Retomando las raíces de los “pocket rocket”

Cada cierto tiempo vemos como nuestro interesante mercado recibe algunos modelos completamente renovados, que no solo vienen a demostrar los avances tecnológicos, sino que se puede volver a las raíces del concepto básico de un modelo con aires deportivos. Es así como el totalmente renovado Suzuki Swift Sport 2018, que llega de la mano de su importador Derco, recuerda mucho a su primera generación y a un entretenido Suzuki Swift GTI.


El modelo pequeño de la marca japonesa,  Suzuki Swift, ha sabido cosechar muchos reconocimientos durante sus cinco generaciones, contando la actual, dentro de las que podemos mencionar haber vendido más de cinco millones de unidades en todo el mundo, y haber sido elegido el año 2017 como el automóvil de la década en Chile. Entre sus competidores, podemos encontrar modelos de mayor precio como el Citröen DS3, Renault Clio IV RS o Peugeot 208 GTI.

Descargar (XLSX, Desconocido)

SUZUKI SWIFT SPORT PRECIOS FEBRERO DE 2018: valores con bono de lanzamiento de CLP $500.000)

  • Suzuki Swift 1.4T 6MT: CLP $11.890.000 (nuestro test)
  • Suzuki Swift 1.4T 6AT: CLP $12.590.000

Y dentro de su gama, se ha caracterizado por ofrecer siempre una versión más “picante”, que en su primera generación se llamo GTI y es recordada como uno de los primeros cohetes de bolsillo (pocket rocket). A partir de la tercera generación del Swift, este modelo más deportivo se conoció como Sport, el que no llego a Chile sino hasta la cuarte generación, y que fue un modelo muy querido por su buena relación entre precio/equipamiento/prestaciones. La llegada de la quinta generación del modelo, trajo con él muchas mejoras en lo referente a su chasis, estrenando una nueva plataforma Heartect que permite ofrecer una mayor rigidez, seguridad y un menor peso, en torno a los 80 kg de ahorro, lo que veremos más adelante aporta mucho en un conjunto sumamente entretenido y eficiente.

UN DISEÑO MEJORADO

Desde que fue lanzada la nueva generación del Swift el año pasado (puedes leer la nota aquí), muchos fueron los detractores de sus nuevas líneas de diseño. Ya pasado un poco de tiempo, con ya bastantes unidades en circulación, la impresión ha mejorado y no hace más que mejorar con la llegada de esta versión Sport. Personalmente encuentro un diseño moderno y mucho más atractivo en directo que en fotos, y que hace parecer algo anticuado al anterior al colocarlos juntos.

Cuenta con líneas más musculosas, con una carrocería que se siente más ancha y baja que el modelo anterior y que el resto de las versiones de la gama. Nuevos parachoques delanteros, con tomas de aire y detalles en fibra de carbono, faldones laterales, parachoques trasero con doble salida de escape, difusores centrales con terminación de fibra de carbono, entregan un look claramente más deportivo.

Se cierra este conjunto con un grupo de luces LED delanteras y traseras, sensores de estacionamiento traseros y cámara, y unas llantas de 5 rayos dobles, de 16 pulgadas. Aquí muchos podrían preguntarse porque no llego con las hermosas llantas aro 17 que integra en otros mercados, pero la decisión de la fábrica fue que la mejor alternativa fueron las aro 16, junto con neumáticos de mayor perfil, más acordes con nuestros caminos y geografía. Eso sí, la marca nos dijo que estaban estudiando integrar a futuro las llantas de 17 pulgadas para los que les interese comprarlas, así que a cruzar los dedos.

UN INTERIOR DISTINTIVO

Si bien el exterior del Swift Sport está claramente adaptado a su personalidad “Sport”, su interior integra aun más diferencias de sus hermanos de gama, las que son sutiles, pero claramente pensadas en los amantes de las prestaciones y el disfrute al volante. Comenzando por los insertos en rojo con degrade a negro en todo su habitáculo, que le entregan un look diferenciado del resto de la gama. Esto se mantiene en las costuras del cuero del volante, del pomo de palanca de cambios y freno de mano, y las costuras de sus deportivas butacas delanteras firmadas con el logo “Sport”, con apoya cabezas integrado y una excelente capacidad de sujeción en curvas. El volante también integra comandos de la radio y control crucero, junto con su base achatada y con detalles en negro piano, para hacerlo más deportivo.

Pero un detalle que puede pasar desapercibido por muchos, es que cuenta con una pantalla multifunción que entrega mucha información para el manejo, como fuerzas de aceleración G, nivel de presión en el acelerador y freno, carga del turbo y un indicador del nivel de torque y potencia entregados. Pueden parecer menores, pero además de ser de bastante utilidad, es algo que hace algunos años atrás solo encontrábamos en modelos tan tecnológicos y deportivos con el Nissan Skyline R34, de hace años atrás eso si.

El equipamiento interior es muy completo, con el kit completo eléctrico de alzavidrios, espejos (incluido el abatimiento), cierre centralizado a distancia, encendido y acceso sin llave, climatizador, control de velocidad de crucero, radio con pantalla táctil (instalada localmente eso si, al igual que el Vitara), volante regulable en altura y profundidad, asiento regulable en altura y pisos de alfombra Swift Sport.

Su equipamiento de seguridad es bastante completo, comenzando desde sus seis airbags (frontales, laterales delanteros y de cortina), frenos con ABS, EBD y BAS, control de tracción y estabilidad ESP desconectable (algo que se agradece en ciertos usos), anclajes traseros Isofix, luces diurnas, y sensor y cámara de retroceso. Se extrañan algunas ayudas electrónicas que si integra en otros mercados, como alerta de cambio de carril, detección de obstáculos, asistente de luces altas o control de crucero adaptativo.

CORAZON ALEGRE

Pero donde realmente existen diferencias en esta versión Sport es bajo su capo. Nos encontramos con un pujante motor de 1,4 litros turbo Boosterjet de cuatro cilindros, con inyección directa, que entrega 138 Hp a 5.500 rpm y un torque de 230 Nm entre 2.500 y 3.500 rpm. Se acopla a una caja manual de seis velocidades en nuestra versión probada, pero en esta ocasión también se ofrece con una automática de seis velocidades con paddle shift. Su estanque de bencina cuenta con una capacidad de 37 litros.

Homologa un excelente de 12,8 km/l en ciudad y hasta 19,3 km/l en carretera según el 3CV, con un mixto de 16,3 km/l.  La verdad es que el consumo homologado está más cercano al de un pequeño citycar de 138 Hp que al de un pequeño Hothatch, lo que se explica por su eficiente motor de inyección directa, unido a un muy contenido peso de solo 970 kg en la versión probada (la automática apenas sube a los 990 kg), lo que significa una relación peso/potencia o peso/torque, mucho mejor de lo esperado.

Su chasis también ha sido adaptado al posible uso deportivo, agregando un chasis más cerca del suelo en 15 mm y 40 mm más ancho. El nuevo Swift mide 3.890 mm de largo, 1,735 mm de ancho, cuenta con una altura de 1.495 mm y una distancia de ejes de 2.450 mm, siendo muy compacto exteriormente.  Su dirección de de piñón y cremallera, asistida eléctricamente, su suspensión delantera del tipo McPherson y trasera de barras de torsión, ambas con resortes y sus frenos son de disco en las cuatro ruedas, delanteros ventilados y traseros macizos.

LA EMOCIÓN AL MANEJARLO

Ya dijimos al principio que esta última generación del Swift no llego del gusto de todos en manera de diseño, pero cuando debemos subirnos finalmente y probarlo con detenimiento, es cuando realmente cambia nuestra impresión de el. Ya nos paso con el modelo 1.0 litros Boosterjet (puedes leer la prueba aquí), y nuevamente ocurre con esta versión Sport.

Solo basta subirnos a su amplio habitáculo, mucho mayor de lo que nos imaginamos desde afuera, sentarnos en sus cómodas y envolventes butacas delanteras firmadas Sport, ver nuestro alrededor ambientado de manera deportiva y encender el motor con su botón, para saber que se viene algo bueno desde ahora en adelante. El motor no suena prácticamente nada, pero si emite un pequeño y suave tono más grave, que invita acelerarlo para ver qué pasa.

Las primeras maniobras son muy suaves, con una dirección realmente directa, suave accionamiento de su caja manual y controles a la mano. La visibilidad es también buena, con una altura razonable justo por debajo del metro y medio, acompañado de una altura libre de 120 mm, la que nos ayudará a no topar en resaltos o si debemos subirnos a una vereda por ejemplo. Aquí también ayuda la medida elegida de neumáticos, que con sus 195/50 R16, entrega un perfil muy razonable y que protege bastante a la llanta en baches del pavimento o caminos no tan buenos.

Ya comenzando a movernos, vemos rápidamente lo bien que empuja su motor, con una aceleración cercana a los 7,5 segundos para ir desde cero hasta 100 km/h. La clave es su bajo peso y buen torque de 230 Nm desde apenas 2.500 rpm, lo que mejora en un 59% versus el modelo anterior al analizar la relación peso –torque, marcando 4,2 kg/Nm. Los desarrollos de su caja de cambios son cortos, con un desarrollo final de 3,944. En muchas ocasiones, basta llevarlo en tercera y acelerar, para que retome velocidad sin problemas.

El tráfico urbano es pan comido, gracias a su acotado peso, ágiles reacciones y buenos frenos. La suspensión tiene una muy buena calibración entre confort y dureza, y que asociados a los neumáticos Yokohama de perfil 50, absorbe las imperfecciones mucho mejor de lo esperado. En estas situaciones, no extrañamos para nada las llantas de 17 pulgadas de otros mercados.

MÁS DEL ESPÍRITU “POCKET ROCKET”

Ya en autopista abierta, podemos por fin acelerar un poco más su motor y sentir esos 138 Hp, que parecen incluso más en variadas situaciones. Para tener una referencia, su relación peso potencia de 7 kg/Hp se acerca a la de modelos más potentes, como el Citröen DS3 que tiene 156 Hp y tiene una relación de 7,3 kg/Hp y 4,8 kg/Nm o un Renault Clio IV RS, que con 197 Hp, tiene una relación no tan lejana de 6,1 kg/Hp y peor en torque, con 5 kg/Nm. Pensemos que ambos modelos se escapan también en precio, ya que el Citröen llega casi a los 15 millones y el Renault supera los 17 millones, por lo que el Swift los supera con creces en su relación precio/producto.

Para coronar esta prueba, tuvimos la oportunidad de probarlo de manera extensa en el Autódromo Internacional de Codegua (AIC), donde si pudimos exprimir más sus capacidades de aceleración, frenado y paso por curva, siempre teniendo en cuenta que nos encontramos con un modelo de calle y que su uso será mayormente de ciudad y carretera a velocidades mucho más razonables.

En esta situación es cuando agradecemos la suspensión deportiva fabricada por el especialista Tenneco, y otros detalles reforzados, ya que su comportamiento al límite es siempre muy progresivo, con un balanceo acotado de su carrocería, pero que nos permite colocarlo en las curvas y aprovechar su peso. Es de agradecer su bajo peso total, ya que cada kilogramo menos es vital cuando llevamos sus frenos, neumáticos y suspensión al límite en un entorno seguro como lo es una pista. En estas situaciones, podríamos extrañar una llanta de mayor diámetro y un neumático de mayor superficie y menor perfil, que mejoraría aun más la respuesta y disfrute en este tipo de situaciones.

Ya cerrando esta prueba, y buscándole los puntos bajos del modelo, mantiene algunos plásticos duros que no se ven ni se sienten de tan buena calidad en sus puertas, la radio Blaupunkt de instalación local, no se ve tan bien como si fuera de fabrica, ni tampoco integra parlantes de alta fidelidad como algunos de sus competidores, pero al menos esto se puede solucionar con equipamiento aftermarket.

Como conclusión, nos encontramos con un modelo sumamente entretenido, de excelentes prestaciones y gran eficiencia para ser deportivo, cómodo y seguro para un manejo diario y que por un precio de menos de 12 millones, nos ofrece un motor y chasis que nos sacara más de una sonrisa cuando apretemos fuerte el pedal derecho. Y con el respaldo que nos tiene acostumbrado la marca japonesa Suzuki.

CITYCAR
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en CITYCAR

El Honda “e” es el próximo subcompacto eléctrico de la marca

Christian Martinezjulio 2, 2019

Seat presenta al Mii Electric, su primer vehículo eléctrico

Christian Martinezjunio 4, 2019

Aparecen las primera imágenes del nuevo Opel Corsa 2020 cargado de novedades

Gabriel Baezamayo 23, 2019

Toyota estrenará un Yaris hatchback basado en el Mazda 2 en New York

Christian Martinezabril 2, 2019

Prueba Mg3 Comfort 1.5 5MT 105 Hp: El valor del diseño británico

Gabriel Baezaabril 1, 2019

Ginebra 2019: Renault detalló la quinta generación del Clio

Christian Martinezmarzo 5, 2019

Conoce el completamente nuevo Peugeot 208 2019 que se presentará en Ginebra el próximo mes

Gabriel Baezafebrero 22, 2019

MG3 2019: Estrena mejoras para seguir siendo un superventas

Gabriel Baezanoviembre 23, 2018

JAC S1 1.3L 98 CV 5MT Luxury 2018: La moda de los citycross

Mauricio Carvallojulio 29, 2018

Send this to a friend