Noticias

Suzuki Vitara 1.4T Limited 4WD Boosterjet 138 Hp – Entretenido y eficaz

Suzuki Vitara 1.4T Limited 4WD Boosterjet 138 Hp – Entretenido y eficaz

Hace no muchas semanas, la marca japonesa Suzuki, importada a Chile por Derco, nos invitó a conocer la actualización de uno de sus modelos más emblemáticos, el Vitara, el que con más de 30 años de historia del modelo, ha sabido mantenerse al día y siguiendo lo que el mercado busca.

SUZUKI VITARA PRECIOS JUNIO DE 2019: (TODOS INCLUYEN UN BONO DE MARCA):

  • Vitara II 1.6 GLS: CLP $11.590.000
  • Vitara II 1.6 AT GLS: CLP $12.490.000
  • Vitara II 1.6 GLX: CLP $12.490.000
  • Vitara II 1.6 AT GLX: CLP $13.390.000
  • Vitara II 1.6 AT Limited: CLP $14.040.000
  • Vitara II 1.6 4WD GLS: CLP $12.290.000
  • Vitara II 1.6 4WD GLX: CLP $13.090.000
  • Vitara II 1.6 AT 4WD GLX: CLP $13.990.000
  • Vitara II 1.6 4WD Limited: CLP $13.740.000
  • Vitara II 1.6 AT 4WD Limited: CLP $14.640.000
  • Vitara II 1.4 4WD Limited Boosterjet: CLP $14.440.000 (versión probada)
  • Vitara II 1.4 AT 4WD Limited Boosterjet: CLP $15.340.000

Descargar (PDF, 870KB)

Ya hemos hablado desde que se lanzó este nuevo “Vitara” de que es un modelo nuevo, y que no se trata del Vitara que se estrenó a fines de los 80, ni de que perdió su esencia. Esto ya que se trata de una versión reinterpretada del original, adaptada a los gustos de los años que corren (aunque no estén todos de acuerdo), debido a que los usos han cambiado, los usuarios prefieren las cuatro puertas, no necesitan la caja de transferencia y menos motores grandes.

Es por esto, que el Vitara no viene a reemplazar al Grand Vitara y Grand Nomade, de hecho han convivido desde su lanzamiento en el 2016, y llega a complementar la gama de SUV, con una línea más de SUV, menores condiciones para la práctica del off road, mucho más equipamiento y mejor eficiencia. Para eso sigue estando presente el Grand Vitara, con su motor 2.4, winche y caja reductora, como hermano grande del Jimny bajo ese mismo concepto.

Líneas actualizadas y atractivas

Comenzando por su diseño, vemos que en la última actualización se refrescaron algunos detalles menores, algo que generalmente hacen los japoneses, pero reestructurando la gama, y mejorando algunos detalles de equipamiento desde la versión de entrada. Mantiene unas medidas exteriores muy cómodas para la ciudad, con un largo de 4.175 mm, un ancho de 1.775 mm, un alto de 1.610 mm y una distancia entre ejes de 2.500 mm. La distancia mínima al suelo es de 185 mm y tiene un peso listo para marcha desde los 1.075 kg hasta los 1.235 kg en la versión más equipada. Nada mal. La versión probada por nosotros, marca apenas 1.210 kg en la pesa.

El frontal se mantiene muy similar al modelo lanzado en el 2016, pero actualizando su máscara, ahora con seis barras verticales cromadas, con nuevos detalles cromados en torno a los neblineros, luces diurnas LED en todas las versiones, y pequeños retoques que lo actualizan levemente.

Su línea lateral sigue siendo estilizada, pero para los que les gustan las líneas SUV, puesto que no tiene la robustez de un Jimny ni de un Grand Vitara/Nomade, que no pretende tampoco. Encontramos llantas de aleación de 17 pulgadas, con detalles oscuros que le dan mayor deportividad, calzando neumáticos 215/55 R17, con un buen compromiso entre carretera y off road liviano, aunque el dibujo sigue siendo más de carretera.

El lateral nos muestra una zona de plástico negro en la parte baja, que recorre todo el vehículo, para ofrecer algo más de resistencia en zonas agrestes. La versión probada además contaba con el acabado bicolor, con un atractivo color, que resalta mucho en la calle, donde la mayoría de los automóviles son de los mismos colores.

Para terminar, su parte trasera recibe nuevos focos oscurecidos con tecnología LED, que le dan un look muy distinto de noche y se ve levemente más ancho. También la luz de retroceso ahora es central y una sola a la altura del parachoques, detalle curioso ya que anteriormente la ley chilena exigía dos luces de retroceso. Cuenta sensores traseros de serie en todas las versiones, mientras que los delanteros y la cámara, aparecen en las versiones GLX en adelante.

Su equipamiento exterior es muy completo, agregando a todo lo mencionado anteriormente, luces bajas LED, techo panorámico eléctrico, espejos exteriores regulables y abatibles eléctricamente, sensor de luces y de lluvia, barras de techo color plata, llantas de aleación aro 17 con superficie pulida, por lo que solamente quedan las luces altas LED al debe.

Interior mejorado y muy equipado

El interior del Vitara es claramente el de un SUV moderno, donde en la última actualización han mejorado algunos materiales que antes eran duros, como el del tablero de instrumentos, que ahora es de un plástico blando. Las puertas siguen con un material duro en la parte superior, pero se mejoró el tapiz de los asientos, que en la versión probada son de mix cuero y alcántara.

Dentro de las novedades, agrega una nueva pantalla a color en el tablero de instrumentos, de 4,2”, que ofrece mucha más información disponible, y refresca levemente el diseño de su tablero de instrumentos. Mantiene los dos grandes relojes a cada lado, con velocímetro y nivel de combustible a la derecha y tacómetro y temperatura de refrigerante a la izquierda, algo que se agradece.

Al centro vemos tres salidas, donde la central es un reloj análogo y las otras dos son salidas de aire. Todas las versiones integran una radio con pantalla táctil de 6,8”, que ofrece aplicaciones con Waze y Spotify, pero se nota demasiado que no es original en su integración y display. El volante, forrado en ecocuero, cuenta con comandos de la velocidad de crucero, para el sistema multimedia, que se agradecen en todo momento.

Abajo quedan los controles del climatizador digital, entrada USB y toma de corriente de 12v. Luego veremos la palanca de cambios (una de las maravillas de este modelo) y al final, entre los asientos, el comando del sistema AllGrip de tracción en las cuatro ruedas.

El equipamiento es realmente completo, ofreciendo el ya mencionado tapiz de cuero con gamuza, paquete eléctrico, climatizador, bluetooth, botón de encendido, espejo interior foto cromático, asientos abatibles 60/40, limitador de velocidad y control crucero, iluminación ambiental, apoyabrazos delantero, por mencionar lo principal.

Por el lado del equipamiento de seguridad, es muy completo, solamente faltando ayudas activas a la conducción, pero no faltan los 6 airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos de disco en las 4 ruedas con ABS y EBD, asistencia de frenado de emergencia, asistente de partida en pendientes, control de descenso, control de estabilidad ESP, apertura e ingreso sin llave, inmovilizador antirrobo, anclajes Isofix, por lo que su equipamiento es muy completo para su precio.

Motor casi de Swift Sport

Al abrir el capo, nos encontramos con un alegre motor que es casi 100% igual al que equipa el entretenido Swift Sport. Se trata de un cuatro cilindros K14C DIT, de 1.4 litros turbo, que entrega una potencia de 138 Hp a 5.500 rpm y un torque de 220 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm. Se acopla a una caja manual de seis velocidades, y a un sistema de tracción inteligente AllGrip.

La dirección es asistida electrónicamente con piñón y cremallera, mientras que su consumo homologado es de 13,4 km/l en ciudad y de 18,4 km/l en carretera, prácticamente calcado al del motor 1.6, lo que habla de su buen rendimiento. Integra un sistema Stop&Start de parada y encendido automático del motor en las detenciones, lo que es desconectable con un botón (por suerte).

La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, con el eje delantero del tipo McPherson, y el trasero del tipo barras de torsión con resortes. La altura libre al suelo es de 185 mm, los que parecen algo justos en un primer momento, pero ya veremos que ocurre en la práctica. El peso de la versión probada, esta apenas por sobre los 1.200 kg, los que veremos más adelante cómo se comportan con el motor turbo.  

Para encenderlo, basta apretar el botón y cobra vida con un leve ronroneo. Puede ser sugestión, pero me recuerda bastante al del Swift Sport. Engranamos la primera velocidad y comenzamos a disfrutarlo. Primero, en modo Auto, disfrutamos de un manejo suave, con un motor que es bien elástico gracias a su torque que llega a su peak a las 1.500 rpm y se mantiene así hasta las 4.000 rpm.

Como es de imaginarse, los movimientos por la ciudad serán gran parte de su vida, y se mueve en este lugar como pez en el agua. Su largo de menos de 4.2 metros, los sensores delanteros y traseros, junto con la cámara trasera, hacen que las maniobras sean pan comido. La mayor altura y el perfil de sus neumáticos, hacen que subirse a alguna vereda o pasar por calles en mal estado, sigan sin perturbar al Vitara.

El motor Boosterjet es un agrado, ya que si queremos acelerar algo más, basta seguir subiendo de vueltas, y empujará sin problemas hasta el corte de inyección, cerca de las 6.000 rpm, algo bajo, pero dado su planteamiento familiar, lo entendemos. Si queremos sacar esos 138 Hp, lo mejor será colocar el All Grip en Sport, y veremos como la personalidad cambia y tendremos un Vitara bastante más alegre.

Los pasajeros viajaran cómodamente sin problemas, donde 4 adultos disfrutaran de un espacio muy holgado, aunque 5 quizás se deban apretar un poco más. La sensación de amplitud se ve aumentada gracias a su sunroof panorámico, que aunque roba en la práctica algunos mm del techo, mejora la luminosidad y sensación de espacio disponible. Su maletero es de 375 litros, pero puede aumentar hasta los 710 litros si abatimos los asientos traseros.

Salir de la ciudad y disfrutar aún más

Pero donde realmente se disfruta este Vitara, es sacándolo de las calles de la ciudad y emprendiendo rumbo hacia cualquier destino agreste. La carretera es otro de sus hábitats naturales, gracias a su motor, suspensión y comodidad general. Los viajes largos apenas se notan, incluso su consumo de sobre 15-16 km/l en condiciones reales (sin apurar mucho eso sí), le permitirán una autonomía por sobre los 650 kms, de su estanque de 47 litros.

Si nos metemos a caminos de tierra en buen y regular estado, se mantienen las buenas maneras, con una suspensión que absorbe de gran manera lo que pasa bajo nuestro, y que permite circular sin problemas, ni de topar abajo ni de rozar los voladizos, algo que sorprende ya que parece más bajo desde una primera mirada.

Para llevar al extremo este modelo, debemos buscar terrenos muy rotos, donde si empezaremos a extrañar una mayor altura, o mejor recorrido de suspensión, aunque la tracción en modo Snow o Lock es mejor de la esperada. En bajadas pronunciadas, solamente apretamos el control de descenso y bajaremos de manera muy controlada. No es un todo terreno de verdad, pero debe ser uno de los todo caminos más capaces de los que existen actualmente.

Volviendo a la autopista, podemos probar la última patita que le queda, y es la de un manejo algo más deportivo. Aquí colocamos el modo sport y podemos disfrutar de un manejo que sorprende por lo entretenido, con un motor dispuesto a empujar, un peso que se nota bajo en casi todas las situaciones, frenos que responden muy bien y solamente una suspensión que se siente algo blanda si apuramos las curvas y los apoyos. Totalmente entendible, así que prueba superada.

Los puntos más débiles de este modelo los encontramos en la falta de ayudas a la conducción, que si bien no son aun estándar en el segmento, ya lo integran algunos de sus competidores como el Mazda CX3 o el Ford Ecosport, así como un interior aún mejor terminado o de diseño más moderno. Quizás también podría contar con una mayor altura al suelo, para los que busquen un manejo más off road, en conjunto con un juego de neumáticos más aventureros.

Concluyendo, nos encontramos con un excelente modelo, que no solo cumple en ciudad, autopistas y fuera de ella, sino que cuando queremos sacarle la quinta esencia, y buscar un lado algo más deportivo. La relación precio/calidad/equipamiento es realmente buena y solo queda a gusto del consumidor el diseño de este modelo, porque el resto, diría que no hay más argumentos en contra.

¿Qué te pareció el nuevo Suzuki Vitara turbo? Coméntanos…

 

 

Noticias
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Noticias

¿Ford F150 Raptor es muy grande para ti? Hennessey ya tiene lista su VelociRaptor Ranger

Gabriel Baezajulio 16, 2019

Ford y Volkswagen sellan alianza para fabricar autos eléctricos y autónomos

Raúl Fariasjulio 15, 2019

Volkswagen dejó de fabricar el Beetle en su planta de Puebla

Raúl Fariasjulio 15, 2019

Test – Kia Optima GT 2.0 6AT Turbo 241HP – Un sedán con motor rejuvenecido

Claudio Marffuljulio 13, 2019

BMW renueva su showroom de Avenida Bilbao 2245

Don Rutajulio 12, 2019

Prueba en ruta del nuevo Range Rover Evoque – De la ciudad a la montaña

Gabriel Baezajulio 12, 2019

Aston Martin deja ver la silueta del DBX durante el Festival de Velocidad de Goodwood

Christian Martinezjulio 11, 2019

Aterriza en Chile el nuevo Aston Martin DBS Superleggera

Claudio Marffuljulio 9, 2019

Comenzó la Preventa en Chile del All New S60 de Volvo

Raúl Fariasjulio 9, 2019

Send this to a friend