Protip: Ten un manejo más seguro bajo la lluvia sellando los vidrios

Llegó la época de lluvias, y es momento de preparar el vehículo para las inclemencias del clima.

por Cristian Martinez

Con el invierno llegan las lluvias, heladas matinales, y neblina. Bajo esas condiciones la distancia de visión se reduce drásticamente, lo que afecta el tiempo de respuesta y la probabilidad de un accidente se incrementa vertiginosamente como mis deudas con el banco. Para solucionar esto, una forma simple, rápida y económica es utilizar un producto de limpieza repelente de agua, facilitando la evacuación de agua y polvo.

Las alternativas comerciales son variadas, siendo los más conocidos y fácil de encontrar en el mercado el RainX Water Repellent, y el Meguiars Glass Sealant (otras alternativas más especializadas y quizás más caras están disponibles en tiendas de detailing), cuestan menos que un pack de cerveza, necesitas solamente un paño y toalla nova para su uso y toma menos de 10 minutos su aplicación. La duración del efecto variará según el uso y estado del vidrio, pero al menos a mi me es suficiente una aplicación cada 2-3 meses. Quienes hacen detailing a los vehículos hacen un tratamiento de pulido y sellado más pro, con un efecto aún más fuerte y que dura por más tiempo, pero también es más caro.

Generalmente la aplicación es bastante simple: sobre el vidrio ya limpio y seco, libre de polvo y grasas, se aplica el producto con un paño, frotando hasta que se forme una película (como si tuviera algo de grasa encima). Dejar secar unos minutos (puedes aprovechar de seguir aplicando en los otros vidrios) y retiras el sobrante con un paño limpio, hasta dejar limpio el vidrio. Es decir, es como echar cera sobre la carrocería.

Aunque el producto está hecho principalmente para el parabrisas, no dudes en aplicarlo también sobre los otros vidrios y espejos laterales, incluso sobre los focos. Al movimiento, el viento hará que los vidrios laterales estén limpios, facilitando mucho la visión. Otra ventaja es que la mugre se despega mucho más fácil del vidrio, la escarcha de las heladas es más fácil sacarla, y también las plumillas tendrán una mayor vida útil.

Y bueno, siempre está la alternativa o plan B: usar cera de carrocería. No funcionará tan bien ni es tan duradero el efecto, y si no le sacas muy bien brillo verás el glaze o brillos de luces en la ventana, pero sirve para sacar de apuros cuando se viene un sistema frontal con harta lluvia y no alcanzaste a comprar un sellador de verdad.