Ingenieros suecos desarrollan el primer dummy realmente representativo de una mujer

Desde la década del 70 se han utilizado dummies en pruebas de impacto, pero hasta ahora siempre se basaron en la morfología del hombre. De acuerdo con estudios, las mujeres tienen un 73% más de riesgo de salir heridas de gravedad en un siniestro vehicular.

por José Ignacio Gutiérrez
Dummy

En Ruta Motor a menudo te contamos de las pruebas de impacto muy populares alrededor del mundo, realizadas por ONGs con financiamiento publico o privado, tales como Euro NCAP, Latin NCAP, ANCAP, C-NCAP o Global NCAP. Y tal vez no lo hayas notado, pero estas organizaciones testean con los conocidos dummies, pero que tienen una particularidad: representan a hombres, sean adultos, niños o bebés, pero al fin y al cabo hombres. Ahora un grupo de ingenieros del Instituto Nacional Sueco de Investigación Vial y de Transportes, liderados por la doctora Astrid Linder, pone en escena un dummy desarrollado desde cero con las medidas, pesos y ‘tejidos’ de una mujer promedio.

Dummy

Imagen: BBC.

Si bien a la fecha existían dummies que recreaban el cuerpo de una mujer, en la práctica estaban lejos de ser representativos. Por ejemplo, en 2011 debutó un dummy ‘mujer’ que medía 1.50 m y que pesaba 49 kilos, pero cuyos componentes ‘corporales’ -como la dureza de los tejidos musculares- siguieron siendo los propios de un cuerpo masculino. Y la importancia de contar con un dummy femenino no puede menospreciarse, ya que la propia Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras​ de EE.UU. (NHTSA) señala que una mujer tiene un 73% más de riesgo de salir con heridas graves en un siniestro vehicular, comparado con un hombre, mientras que su par del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) estableció que de los últimos 18 años de accidentes, las mujeres tuvieron el doble de probabilidades de sufrir lesiones moderadas y 2,5 veces más de riesgo de sufrir lesiones moderadas en las piernas.

Dummy

El dummy creado en Suecia tiene 1.60 m de estatura y pesa 62 kilos, mucho más cercano a la realidad de la estatura promedio de la mujer en Europa, que hoy es de 1.65 m. Pero lo más importante del avance del equipo de la doctora Linder dice relación con que el maniquí de pruebas tiene un pecho y caderas que representan más fielmente la fisiología de una mujer, además de ‘músculos’ que también son más pequeños y menos fuertes que los de un hombre y articulaciones también con menor rigidez. De acuerdo con la investigadora, este último punto es crucial, ya que la menor rigidez articulatoria produce que las mujeres sean mucho más propensas a sufrir un latigazo cervical incluso en colisiones de baja velocidad.

¿Qué te parece este avance que seguramente muy pronto las organizaciones NCAP también recogerán para sus testeos? ¡Coméntanos!