Varios fabricantes europeos ya no creen en el hidrógeno

por Don Ruta

Por muchos años, antes de que apareciera la segunda generación de autos eléctricos, se pensaba que el combustible del futuro sería el hidrógeno. Con todas las ventajas de los eléctricos (sin emisiones, sólo vapor de agua) y las ventajas de la carga instantánea de los combustibles líquidos, era una solución a muchos problemas.

Pero el tiempo pasó y las promesas nunca se cumplieron. El costo energético y económico para transformar al elemento más común en combustible terminó por dejarlo en segundo plano, en favor de las baterías y los motores eléctricos, cada vez más eficientes y de carga más rápida.

Un nuevo reporte indica que la mayoría de los fabricantes europeos, incluyendo a los grandes grupos automotrices, ya descartaron de hecho el usar hidrógeno como combustible, dejando de lado o con baja prioridad el desarrollo de estas plataformas. Opinión que no comparten los fabricantes asiáticos como Toyota o Hyundai, quienes aún apuestan por este combustible, aunque a baja escala.

Sin embargo todos concuerdan en que las plataformas de hidrógeno sí tienen un futuro en los vehículos comerciales y el transporte de carga, donde las baterías aún tendrían que ser demasiado grandes y con un tiempo de recarga muy largo para poder reemplazar los motores a combustión.