Una abeja que pica muy fuerte: Dodge descubre el nuevo Charger Super Bee

Este tracción trasera norteamericano monta el bloque V8 HEMI de 6.4 litros e integra el modo Drag, para arrancadas sin vacilaciones.

por José Ignacio Gutiérrez
Super Bee

A mediados de agosto Dodge informó que daría una calurosa despedida a sus tradicionales modelos Challenger y Charger con motores a combustión interna. Así, mostró por ejemplo un inédito Challenger descapotable, guardándose la mayoría de sorpresas para las semanas y meses próximos: ahora la firma de Stellantis comenzó esa prometida develación y lo hizo con un nombre mítico. Se trata del Super Bee, un clásico introducido en 1968 como un modelo enfocado en el público joven.

Super Bee

Cuenta la propia Dodge que el Super Bee, basado entonces en el Coronet, alcanzó el estatus de leyenda gracias a que era una auto de muy alto dinamismo que servía para el uso diario y para divertirse en los duelos del fin de semana. Para esta reinterpretación basada en el Charger, por supuesto que la marca busca rescatar ese ADN y, por ende, pondrá en escena el Charger Super Bee especialmente adaptado para ganar los desafíos 1/4 de milla.

El Super Bee 2023 vendrá en una edición limitada de 1.000 unidades, una mitad correspondiente al Charger Scat Pack, en tono azul, y la otra, en Charger Scat Pack Widebody, en morado Plum Crazy. Mientras el primero lleva llantas de 20″ con neumáticos de 275 mm de ancho, su hermano Widebody pasa a ruedas de 18″ y con 315 mm de superficie de contacto al asfalto. La suspensión es adaptativa y tiene un ajuste Drag Mode, para soportar todo el empuje del tren trasero cediendo el mínimo a la falta de tracción.

Por otra parte, para frenar esta locomotora V8, Dodge ha dispuesto de frenos Brembo de cuatro pistones, que lucen muy vistosos gracias a que las son pinzas rojas. El conjunto motor recibe refrigeración directa y tiene dos extractores de calor que están derivados del capó del Charger SRT.

Super Bee

Precisamente bajo esta citada tapa delantera está el ya conocido motor V8 Apache de 392 pulgadas (o 6.4 litros), que entrega algo así como 485 Hp y 644 Nm de par máximo, llevados directamente a las ruedas traseras mediante una caja de cambios automática de ocho cambios.

¿Qué te parece la segunda de las sorpresas de Dodge para el ‘Last Call’, la despedida de sus dos íconos de fuerza? ¡Coméntanos!