¿Un Cayenne descapotable? Porsche lo pensó y creó a inicios de siglo, pero finalmente no lo llevó a producción

Se trató de un conceptual que hoy descansa en el Museo Porsche, en Stuttgart.

por José Ignacio Gutiérrez
Cayenne descapotable

Los fanáticos de Porsche lo tienen muy claro: el Cayenne fue el gran salvador de la compañía a inicios de este siglo, y por eso -si bien no es el modelo más deseado del actual line-up- sí todos le deben mucho respeto. Nacido del Volkswagen Touareg, este primer SUV en la historia de Porsche (también su primer cinco puertas) le permitió a la firma crecer fuertemente en ventas, al tiempo que también daba una señal como pionera en un segmento entonces nuevo: el de los SUV deportivos. A fecha de hoy ya son tres generaciones y más de un millón de unidades vendidas (se alcanzó el hito en 2020), pero ¿sabías que Porsche también dio vida a un Cayenne descapotable? Existió pero se quedó solo en los laboratorios…

Cayenne descapotable

La marca de Stuttgart hoy cuenta que si bien el proyecto no se materializó, sí hubo planes de que efectivamente llegara a las calles. De hecho se construyó una exclusividad unidad del Cayenne descapotable, que es la que hoy está en el Museo Porsche. De todos modos, se trata de un ejemplar que no tiene licencia para circular por carretera, ya que es apenas una maqueta que si bien rueda, no tiene la rigidez de carrocería propia de un cabriolet. Nunca se planificaron pruebas de conducción, porque, como se dijo, esta unidad se hizo simplemente para evaluar cuatro criterios:

¿Se va cómodamente sentado en el vehículo cuando el techo desciende en forma de coupé hacia la parte trasera y cuando el parabrisas y los pilares A son más cortos? ¿Es práctico el Porsche Cayenne como modelo con dos puertas que son 20 centímetros más largas? ¿Es posible incorporar una capota de lona elegante y de alta calidad que también se pueda plegar rápidamente? Y, ¿cómo debe diseñarse la parte trasera? En 2002 todavía no había un acuerdo sobre esto último y se moldearon dos secciones traseras diferentes. En una, el faro posterior izquierdo se colocó en una posición más baja, mientras que en la otra iba bastante más elevado.

Cayenne descapotable

Hoy Porsche dice que si esta versión hubiera llegado a la producción, obviamente se habría optado por un único diseño trasero y que los problemas técnicos, sin duda, se habrían resuelto. Ya entonces se concibió un mecanismo de techo blando que ahora es familiar. La capota se desplazaría sobre el arco de seguridad fijo y estaría alojada en la parte trasera, donde la tapa del maletero se abriría en la dirección opuesta, y dicha capota se plegaría en forma de Z. Se trata de una solución semejante a la del Porsche 911 Targa, desde el modelo de la generación 991. Sin embargo, el mecanismo nunca pasó de la etapa de simulación computacional y no acabó de construirse por completo. Hoy la capota de lona se guarda en el maletero de la pieza de museo y debe ponerse manualmente si es necesario.

Cayenne descapotable

Si bien la idea de un Cayenne coupé -también de 2002- se retomó más tarde y se implementó en 2019 en un exitoso Cayenne de producción, Porsche no siguió adelante con la alternativa del descapotable. Las previsiones sobre rentabilidad no eran especialmente halagüeñas y había dudas de si el SUV iba a resultar tan atractivo como debería ser un Porsche. “Un SUV descapotable es un desafío tanto desde el punto de vista estético como formal“, explica Michael Mauer, que aún no era responsable de diseño en 2002, analizando el concepto hoy. “Un SUV siempre tiene una carrocería grande y pesada. Si combinas esto con una mitad superior del vehículo pequeña y luego cortas el techo, inevitablemente obtienes formas muy extrañas“.

¿Qué te parece este experimento que quedó trunco? ¿Te hubiera gustado verlo en la calle? ¡Coméntanos!