Muhammad Ali: El gran boxeador y su pasión por los autos

por Claudio Marfful

Mohamed Ali falleció este pasado viernes 3 de junio de 2016, tarde en la noche en Phoenix, EEUU, rodeado de su familia, después de más de 32 años de luchar contra la dura enfermedad de Parkinson, ya cuando trataba de superar los 74 años. El que es considerado el más grande  boxeador de todos los tiempos y asimismo el mejor deportista, sufrió de problemas respiratorios que lo tenían hospitalizado desde el pasado jueves.

Sus problemas respiratorios se complicaron por la enfermedad de Parkinson que muchos atribuyen a los duros golpes que sufrió durante su larga carrera boxilística. Su última aparición pública formal fue en octubre de 2012, cuando estuvo en un homenaje que le rindió la revista Sports Illustrated en Louisville, Kentucky, su ciudad natal. Su deterioro era evidente.

SU AUTO “PALACIO ÁRABE”

En Rutamotor queremos darle un pequeño homenaje y mostrarles una de sus grandes pasiones, los autos. Claro, porque ganarse el pan como un boxeador implica sangre, sudor, horas de gimnasio y mucho coraje sobre un cuadrilátero y a la hora del relajo, le permitían darse los lujos más extravagantes.

“Vuela como una mariposa y pica como una abeja ¡pelea muchacho, pelea!“. Era su gran frase que quedará para la historia. Muhammad Ali fue uno de esos boxeadores pensantes, tanto fuera como dentro de la cancha, lejos de los musculados y descerebrados al estilo de Mike Tyson, no. Era todo lo contrario, tenía principios, un código de conducta, una religión que enseñar al mundo y un estilo único e inteligente tanto dentro como fuera del ring. Por ello, sobre todo en los 60 y 70′ se notó su gran pasión, al tener un puñado de buenos autos.

Muhammad-Ali

Entre sus autos más reconocidos está un Mercedes-Benz de 1950 decorado como un “palacio árabe”, es decir, cubierto de oro de 23 kilates, con más de 270 rubíes, diamantes, zafiros y esmeraldas. El interior está forrado de piel de visón y también con varios grabados arábigos. Los faros delanteros, la parrilla,el parachoque y muchos interruptores estaban hechos de oro puro. Este vehículo es  en la actualidad considerado una obra maestra y está  valorado en USD $1,5 millones (aunque con su muerte seguramente subirá más) .

Tiene un motor de seis cilindros, un cambio manual de cuatro velocidades y solo 31.965 kms recorridos. Cabe desatacar que Muhammad Ali solo fue su dueño durante dos años y siempre lo conducía su chofer. Hoy, se encuentra en un concesionario de Manteca (California, EEUU) como un museo sobre ruedas. ¡Ahora boxea desde lo más alto, gran campeón!