Mercedes Benz C63 S AMG 510 CV 2018: Sedán magistral

Mercedes Benz C63 S AMG 510 CV 2018: Sedán magistral

Pocas veces nos toca colocarnos a los mandos de un modelo tan sorprendente y a la vez radical como en esta oportunidad, donde pudimos probar que se siente tener un monumental ocho cilindros bi-turbo en la parte delantera y sus 510 caballos y 700 Nm de torque en las ruedas traseras. Una experiencia alucinante que sólo un C63 S AMG puede ofrecer en envase de cuatro puertas.

Precio Mercedes Benz C63S AMG a julio de 2018: Us$110.000

Gracias a la gentil invitación de Mercedes Benz y su importador Kaufmann, pudimos disfrutar de una entretenida prueba de manejo de un modelo verdaderamente exclusivo de la marca de la estrella. Se trata de la versión más potente del sedan de la clase C, el C 63 S AMG, el que mezcla una práctica carrocería de cuatro puertas, con un motor y chasis casi de carreras, pero con la opción de ser manejado cómodamente el día a día.

Descargar (PDF, Desconocido)

Recordemos que la clase C fue hasta hace algunos años la gama de entrada a la marca de la estrella hasta la llegada de los pequeños “A”, introducida como tal en su primera generación en el año 1993, reemplazo  al anterior modelo 190, que fue muy exitoso en la marca y que ha estado siempre compitiendo en un reñido segmento del mercado, junto con el Bmw serie 3 y el Audi A4. Su primer versión deportiva fue el C36 AMG, que incorporaba un motor de seis cilindros en línea de 3.6 litros y 280 caballos, para luego convertirse en el C43 AMG, pasando a un V8 de 4.3 litros de 306 caballos y finalmente cerrar antes de cambiar de generación, como el C55 AMG, con un V8 de 5.4 litros y 347 caballos.

LA HISTORIA AMG

La segunda generación del C, que llego el año 2000, mantuvo la versión C55 AMG, y ya en la tercera generación de la clase C, que se estreno el año 2007, hizo su debut la nueva versión llamada C63 AMG, que integraba un motor V8 de 6.2 litros y una potencia de 457 caballos. Y dentro de la historia entre Mercedes Benz y AMG, la clase se ha estado presente en varios hitos. El C36 AMG fue el primer modelo modificado de gran serie por AMG y el C63 AMG fue el primero fabricado completamente por AMG en el año 2008. Para finalizar con los números, hay que decir que el C63 AMG ha sido el modelo más vendido de la filial deportiva de la marca, con más de 40.000 unidades desde el 2008.

DISEÑO SOBRIO-DEPORTIVO

Comenzando por sus líneas exteriores, vemos que de entrada podría pasar algo desapercibido para un ojo poco experto, esto ya que la marca ha hecho más comunes los accesorios “Look AMG”, pero poco a poco nos daremos cuenta de sus detalles únicos. Primero su frontal nos recibe con una gran toma de aire (necesaria para enfriar su motor), que tiene dos barras horizontales de aluminio anodizado, que llegan al centro a una gran estrella, y nos dejan ver un pequeño logo AMG en el lado del conductor.

Un faldón delantero blanco y con detalles en negro brillante, que dejan ver sendas tomas de aire para los intercooler.  Para proteger su carrocería, no faltan los sensores de proximidad delanteros, la cámara delantera (parte de la cámara de 360°), unos focos LED Intelligent Light System, los que entregan un frontal agresivo, algo bajo y sin duda, muy elegante.

Su lateral es quizás lo más sobrio, donde además de integran unos elegantes faldones laterales, unas llamativas llantas negras de 19 pulgadas, que calzan unos neumáticos asimétricos en medida 235/40R19 adelante y 255/35R19 atrás, y un pequeño logo delante de la puerta delantera que nos indica que bajo el capo encontraremos un V8 Biturbo. Para los más detallistas, verán unos discos de freno de gran tamaño, perforados y con pinzas de color rojo.

Finalmente, la parte trasera es donde veremos una de las características más interesantes de este modelo, y es su escape doble de dos salidas, que cuenta con un sistema AMG conmutable y que entrega un hermoso bramido en casi todas las situaciones. Tiene un elegante y sobrio alerón superior en la puerta del maletero, inscripciones AMG y C63S, que nos alertan que estamos frente a la versión más deportiva de la gama. Los focos traseros cuentan con tecnología LED y asemejan a dos alas a cada lado. La parte baja también integra un deflector aerodinámico, que ayuda a que el flujo de aire bajo el automóvil nos ayude a mantenernos pegados al suelo.

SUNTUOSO POR DENTRO

Desde que se estreno la actual generación del Clase C, ha sido uno de los mejores interiores de su segmento sin lugar a dudas, ofreciendo un diseño enfocado en su conductor, con una consola central que baja suavemente, y que parece abrazar a su conductor. En este caso, los materiales han sido elegidos para ofrecer el máximo lujo y deportividad en cada lugar que se toque o mire.

Comenzando por sus puertas, encontramos diferentes texturas y colores, desde un cuero negro en la parte superior, aluminio pulido en donde encontramos los controles de sus asientos eléctricos con memoria y calefaccionados, algunos de los altavoces del sistema Premium Burnmester, detalles en alcántara, y nuevamente cuero negro para los apoyabrazos y controles de alzavidrios, espejos y cierre centralizado.

Su volante deportivo multifunción de tres rayos, tiene un diámetro justo, con su parte baja achatada y una empuñadura de diferentes grosores, según el lugar, con una marca en la parte superior pensada en central la posición y unas paletas de aluminio para controles de manera manual su caja de cambios automática de múltiples embragues.  Tras el volante, vemos un tablero de instrumentos muy completo, con dos grandes relojes análogos, un velocímetro que marca hasta 320 km/h, un tacómetro hasta 8.000 rpm, y una gran pantalla a color central multifunción, que nos entrega mucha información útil en todo momento.

La plancha central cuenta con una pantalla para su sistema Comand Online, que integra navegación, manejo del sistema multimédia, ajustes del chasis, cámara de 360°, por mencionar solo algunas funciones, todas comandadas desde el volante, o desde un comando en la consola central, con un joystick giratorio y otro táctil. Bajo la pantalla, y en una plancha recubierta por fibra de carbono, encontramos tres salidas de aire redondas, los controles de su climatizador bi-zona, accesos rápidos a las principales funciones y un elegante reloj análogo. Para finalizar, encontramos los controles para ajustar los modos de manejo, dureza de suspensión, escape activo, control de estabilidad.

El cuero que recubre sus asientos el del tipo Napa, donde no solo encontramos unos envolventes y deportivos asientos, sino que su calidad de factura es realmente buena. Su equipamiento principal incluye sunroof panorámico, función Start&stop Eco, apertura de maletero manos libres, ayuda activa de estacionamiento Parktronic, retrovisores abatibles eléctricamente, vidrios calorífugos tinteados, radio con navegador y reproductor de DVD,  por mencionar lo principal.

TREN MOTRIZ MAGISTRAL

Obviamente uno de los puntos más sobresalientes de este C63S es su motor, un ocho cilindros en V de 4.0 litros, biturbo y 32 válvulas, que alcanza la impresionante cifra de 510 cv a 5.500 rpm y un colosal torque de 700 Nm a 1.750 rpm. Según la marca alcanza los 100 km/h desde parado en solo 4 segundos y alcanza sin problemas los 250 km/h, donde interviene un limitador. El consumo, algo que probablemente no sea preocupación de su dueño, homologa 6 km/l en ciudad y hasta 12,9 km/l en carretera, siempre en condiciones ideales.

Su caja de cambios es del tipo Speedshift MCT AMG, que cuenta con múltiples embragues y siete velocidades, la que además cuenta con 4 modos de manejo, Efficiency, Sport, Sport+ y Manual. Además, cuenta con una función de partida Race Start, pensada para máxima aceleración. La tracción es a las ruedas traseras, a través de un diferencial autoblocante AMG, que tratan de transmitir los 700 Nm de torque de la mejor manera al piso.El chasis cuenta también con una calibración especial y ajustable, gracias a su tren de rodaje AMG Ride Control, que permite ajustar en tres durezas sus amortiguadores activos, y así ofrecer un manejo cómodo o realmente deportivo, con solo apretar un botón.

La seguridad esta confiada a muchos sistemas de ayuda activa, entre los que podemos mencionar Tirefit con compresor de inflado de neumáticos, Distronic Plus con servodirección inteligente, control activo de ángulo muerto, detector activo de cambio de carril, sistema Pre-Safe Plus, control de crucero adaptativo con función Stop-Go, que puede funcionar hasta detenerse y volver a comenzar, por mencionar lo principal. Cuenta también con los esperados airbags frontales, laterales y de cortina, junto con un airbag de rodilla para su conductor.

CON DOBLE PERSONALIDAD

Ya listos para probarlo, comenzamos por acomodarnos en sus envolventes butacas delanteras para luego encender su poderoso motor. El primer bramido que emite al cobrar vida, ya nos adelanta que tenemos algo sobresaliente bajo el capo, y que deberemos domarlo para no pasar algún susto.  

Comenzamos la prueba colocando todo en el modo más suave, caja en modo Efficiency, suspensión en modo Confort y escapes en modo normal. El motor emite un sonido hermoso, pero no fuerte, los cambios pasan de manera suave y la suspensión copia de excelente manera lo que ocurre bajo nuestro. Siempre entendiendo los límites de sus llantas de 19 pulgadas y neumáticos de perfil 40 adelante y 35 atrás, y que en todo momento, el chasis tiene que ser capaz de liberar esos 510 caballos y 700 Nm de torque.

Su visibilidad es buena, apoyada por sus múltiples cámaras y sensores para las maniobras en espacios reducidos, aunque siempre debemos tener cuidado de no topar el frontal, ya que es bastante bajo y podríamos dañarlo si no tenemos cuidado, lo mismo que ocurre con sus hermosas llantas multirayos de color negro.

La vida en su habitáculo es cómoda, pero el espacio no sobra, como tampoco los espacios para dejar cosas pequeñas. Cuatro adultos viajaran cómodamente, siempre que no tengan una altura superior al metro ochenta, donde ya comenzaremos a sentir falta de espacio para las piernas y el techo, debido a su caída y a la forma de los asientos. Lo ideal será que este sedán lo usen dos adultos y dos niños en sus asientos traseros, donde tendremos acceso sin problemas gracias a las dos puertas traseras. El maletero tiene buenas dimensiones, y se facilita su acceso gracias a su apertura manos libres.

Hasta aquí todo normal y podríamos ir en cualquier otro modelo de la clase C, hasta que apretamos el acelerador algo más, y veremos como aparece otro modelo completamente diferente. No es necesario aun cambiar los modos de manejo, para sentir el tremendo empuje de su motor en cualquier situación, lo que conlleva un trabajo intenso del sistema de control de tracción, el que debe lidiar con los 700 Nm de torque en todo momento y que llegan a menos de 2.000 rpm.

Ya llegando a zonas más abiertas y seguras donde podemos exprimir algo más su potencia, colocamos la caja en modo Sport, su chasis más deportivo y su escape activo en posición de mayor sonido. El bramido de su motor de transforma en un rugido apenas tratamos de sacar partido del motor. La verdad es que esta tarea no es nada de sencilla, y la sensación de tener que transmitir 510 caballos y 700 Nm de torque a solo dos ruedas traseras, convierte la conducción en un verdadero pilotaje, asistido siempre por las múltiples ayudas a la conducción y seguridad activa.

La aceleración es simplemente brutal cuando apretamos a fondo, acompañada de un sonido único y característico de AMG, con una caja de cambios que sube de marchas con una velocidad sorprendente, y que en caso de disminuir, también permite enganchar sin problemas y llevando el motor cerca de su corte de inyección. Nuevamente, debemos saber llevar este modelo en zonas de rectas y curvas, ya que incluso con las ayudas mecánicas (diferencial autoblocante) y electrónicas, a momentos se hace exigente su guiado si apretamos a fondo el acelerador.

Los frenos responden de manera magistral cuando los exigimos, y la calibración de su chasis es también de primer orden, pareciendo que va sobre rieles en curvas, siempre que sepamos dosificar su aceleración y transferencias de pesos, pues nos encontramos con un sedán de más de 1.700 kg en orden de marcha.

Buscando algunos puntos bajos de este modelo, el espacio interior quizás sea algo justo, aunque para mayor holgura tenemos a sus hermanos más grandes, así como un manejo que requiere algo de experiencia para poder llevarlo a su límite, donde la tracción trasera y su elevada potencia, puede jugarle un mal rato a un conductor poco experimentado.

Como conclusión, estamos frente a un sedán de lujo, que cuenta con todos los argumentos para ser un cómodo (dentro de sus limitaciones) modelo para el día a día o un impresionante deportivo de fin de semana, que puede llevar a toda la familia y carga, con seguridad y lujo, en un mismo paquete con solo ajustar algunos botones.

AMG
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en AMG

Send this to a friend