HATCHBACK

Mercedes Benz A200 1.4T 163 CV 7G-DCT 2019: La reinvención de un ganador

Mercedes Benz A200 1.4T 163 CV 7G-DCT 2019: La reinvención de un ganador

Hace muy pocos días, fue oficialmente estrenado en nuestro país la clase de entrada a la marca alemana Mercedes Benz (puedes ver el lanzamiento aquí), la que aterriza con muchas novedades no solo en diseño, sino que especialmente en la tecnología aplicada, que convierte al nuevo Clase A en una referencia para su segmento.

MERCEDES-BENZ NEW CLASE A PRECIOS AGOSTO 2018:

  • Mercedes-Benz A200 Progressive 1.4T 6MT: CLP $18.990.000
  • Mercedes-Benz A200 AMG Line 1.4T 6MT: CLP $20.490.000
  • Mercedes-Benz A200 AMG Line 1.4T 7G-DCT: CLP $22.490.000 (nuestro test)
  • Mercedes-Benz A250 AMG Line 2.0T 7G-DCT: CLP $24.990.000

Descargar (PDF, Desconocido)

Para los que no conocen la historia, la Clase A, nació en el año 1997 como un monovolumen del segmento B y de entrada a la marca de la estrella. Estéticamente no era muy agraciada, pero a nivel de funcionalidad, cumplía con ser una buena opción para los primeros usuarios de la marca. Desgraciadamente para el modelo, tuvo un muy mal desempeño en la prueba del alce (maniobra de esquiva de emergencia), donde significó que alcanzara elevada posibilidad de vuelco, y con ello retirar todas las unidades vendidas hasta ese momento (2.600), para realizar cambios en su suspensión e integrarle control de estabilidad. Por suerte, luego de esto, el modelo pudo venderse sin problemas, y llegó a vender sobre 1.100.000 unidades de esta primera generación. 

La segunda generación mantuvo el diseño de monovolumen, y se estrenó en el año 2004 y se vendió hasta el 2012, con un total cercano al millón de unidades de esta segunda generación, donde se mantuvo como un modelo práctico y de bajo perfil general. Pero la gran revolución para la marca llego con la tercera generación, la cual llego el 2013 a romper esquemas, ahora como un hatchback del segmento C, para competir directamente con el BMW Serie 1 y el Audi A3. Además de una estética realmente atractiva, nuevas versiones y diferentes tipos de carrocería (CLA como sedán y GLA como crossover), integró por primera vez una versión AMG, con el A45 AMG.

Y como pasó con la llegada de la tercera generación, el arribo de esta cuarta entrega no puede ser menos, y aterriza con una propuesta de diseño exterior algo menos disruptiva que antes (sin dejar de ser muy atractiva), pero ofreciendo un salto cualitativo en su interior, calidad de construcción y especialmente en la integración de tecnología, que parece heredada directamente de su hermano mayor, el Clase S.

UN EXTERIOR POCO SORPRENDENTE

A primera vista de su exterior, claramente se aprecia que mantiene esa estirpe de vehículo premium, con unas líneas realmente elegantes, muy buenos detalles de diseño y por supuesto, mucha tecnología. Pero ocurre que al no ser tan arriesgado como fue el cambio de la segunda a tercera generación, deja un poco gusto a que podría haber mejorado en este aspecto. Incluso es imposible de no encontrar similitudes con un modelo generalista, como es el KIA Cerato.

Las líneas frontales integran una gran máscara casi hexagonal, con una gran línea central que la cruza y en el centro llega a un gran logo de la marca. El patrón de su rejilla es muy especial, estilo 3D, con muchos puntos que parecen metálicos. Los focos son completamente LED, con una luz diurna superior en forma de L acostada. También cuenta con sensores de proximidad para las maniobras de estacionamiento.

Su lateral recuerda mucho al modelo saliente, con unas lindas llantas de 18 pulgadas, con cinco rayos dobles y un diseño que las hace parecer más robustas. También vemos sensores, esta vez para al sistema de estacionamiento automático Parktronic, que maneja de manera autónoma el volante y los frenos. Sus vidrios traseros son tinteados, los que entregan una mayor privacidad y un look más elegante.

Por último, su parte trasera es donde más reminiscencias encontraremos al KIA Cerato, especialmente por el diseño de sus focos. Esto puede ser algo negativo para muchos, pero realmente la comparación se hace a un automóvil que ha demostrado ser un diseño muy estilizado en la industria. Aunque si lo miramos con detalle, encontramos que su forma es bastante más estilizada que el coreano. Su alerón superior integrado, sus anchos pasos de rueda, dos dobles escapes, la barra cromada y plástica baja y el difusor, demuestran su carácter Premium difícil de igualar.

ATMÓSFERA DE ÚLTIMA GENERACIÓN

Pero si su exterior no sorprende tanto, cuando abrimos su puerta, realmente nos encontramos con cambios notables, y que lo colocan por sobre sus principales competidores en casi todos los sentidos. Desde su puerta, que encontramos materiales suaves, controles de sus asientos eléctricos con memoria y calefaccionados, detalles en aluminio y cosidos en hilo rojo, nos hacen sentirnos en un Clase C o E de menor tamaño.

El volante de nueva factura se siente muy moderno y deportivo, con un pequeño airbag central con el logo de la estrella, muchos controles a cada lado para el control crucero, sistema multimedia y sobre todo para el manejo de sus pantallas, con información casi infinita. También tenemos paletas para el cambio, todo en un aluminio y cuero de sensación realmente Premium y de última tecnología. Los tele comandos son también de nueva factura, el derecho para controlar la caja automática, que pueden ser quizás lo menos sofisticado del conjunto.

Sus nuevas salidas de aire circulares, que recuerdan a la turbina de un avión, son hermosas y muy bien logradas, junto con iluminación ambiental que se funde entre el tablero y sus diferentes texturas. El acabado negro piano también forma parte de las terminaciones, junto con el aluminio, cuero y plásticos blandos.  Los botones han disminuido en su habitáculo, dejando solamente los imprescindibles y muy mínimos para el manejo del climatizador, luces, freno de mano eléctrico, botón de encendido y algunos más.

Pero lo que realmente llama la atención, son sus grandes pantallas, la principal para el tablero de instrumentos o lo que el conductor quiera tener frente suyo. La verdad es que las posibilidades de personalización con tantas, que se requieren varios días para recién poder conocerlas y probarlas todas. Con esto, podremos personalizar y jugar de manera que este nuevo Clase A será de todo el gusto de los más adictos a la tecnología.

La pantalla central por su lado, permite visualizar muchas otras funciones y sistemas del automóvil, desde el navegador satelital, sistema de ayuda al estacionamiento, climatizador, sistema multimedia, información del vehículo, del consumo, donde cada opción tiene a su vez muchas sub opciones, pero con una interfaz realmente simple de manejar, y que solo complica al principio por la cantidad de funciones.

Sus materiales también mejoran sustancialmente, ahora sintiéndose como un pequeño Clase C o E, a diferencia de la generación anterior, que fue criticada por no contar con la misma sensación de calidad y materialidad de sus hermanos mayores. Las dimensiones crecen levemente, donde se aprecia un aumento de 29 litros en su maletero, para alcanzar los 370 litros totales. La unidad de pruebas al parecer estaba configurada con algo más de equipamiento que ofrecerá el A200 AMG, ya que contaba con techo panorámico, el que también ayuda a mejorar la sensación de amplitud de su habitáculo.

TECNOLOGÍA Y SEGURIDAD DE VANGUARDIA

Como no podía ser menos en un modelo que espera seguir siendo un súper ventas para la marca de la estrella, es el primero en estrenar un sistema multimedia llamado MBUX (de la sigla Mercedes Benz User Experience), que lleva la experiencia de manejo a un nivel superior, donde es posible interactuar con el vehículo con comandos de voz de su sistema Linguatronic, el que entiende casi todas las palabras, permitiendo controlar diversas funciones del automóvil de manera mucho más intuitiva. Basta decir “Hey Mercedes”, para que comencemos a interactuar con el.

La seguridad también se pone a primer nivel, ofreciendo sistemas y equipamiento hasta hace algunos años reservado para los modelos insignia de las marcas Premium. Comenzando por los 7 airbags (frontales, laterales, de cortina y rodilla para el conductor), frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, servofreno de emergencia BAS, control de tracción ASR, de estabilidad ESP, asistente de arranque en pendiente, alerta de cansancio Attention Assist, freno de mano eléctrico, servofreno de emergencia activo con sistema de advertencia de colisión, y luces LED High Performance.

También encontramos sistemas de ayudas como el de estacionamiento automático Parktronic, el que puede dirigir de manera automática la dirección y los frenos, apoyado por su cámara de retroceso y sensores delanteros y traseros, velocidad de crucero, limitador de velocidad, así como distintos modos de manejo de su Dynamic Select, lo que ya nos dice algo del elevado nivel de tecnología y ayudas a la conducción de este nuevo Clase A.

UN INTERESANTE NUEVO MOTOR 1.4T

Pero como las novedades no se pueden quedar ahí, también encontramos mejoras en lo referente a su motor, ya que estrena un nuevo motor más pequeño para sus versiones A200, el que ahora es de 1,4 litros turbo, con una potencia de 163 cv y un excelente torque de 250 Nm entre 1.250 y 4.000 rpm, regímenes casi de motor turbodiésel de alta cilindrada. Otra de las novedades de este motor, es que puede desconectar cilindros, mejorando el rendimiento. Homologa un consumo de 12,5 km/l en ciudad y hasta 20,5 km/l en carretera. Nosotros obtuvimos un consumo cercano a los 13,5 km/l mixtos, pero es probable que se deba al poco kilometraje de la unidad de pruebas y de que aprovechamos de probar su potencia en varias ocasiones.

Se acopla a una transmisión automática de doble embrague y siete velocidades 7G-DCT, que cuenta con tres programas de manejo: Eco, Sport y Manual. Cuenta con Paddle Shift tras el volante y su manejo es realmente eficiente. La tracción es delantera y cuenta con una dirección asistida eléctricamente. En el caso de nuestra unidad de prueba, cuenta con el tren de rodaje confort, el que rebaja la altura para mejorar el look, pero sin afectar el buen confort.

COMO EN UN MINI CLASE S

Ya llegó el momento de conducirlo y aunque la duración del test drive fue menor a lo que estamos acostumbrados, pudimos apreciar sin problemas el gran avance en temas de sensación de manejo, aislación y confort hacia sus ocupantes. Desde que nos subimos a su habitáculo que la sensación de estar en un mini Clase S es evidente. Los materiales han mejorado de manera sustancial al compararlos con la anterior generación, entregando una perfecta mezcla entre lujo y deportividad. Los tapizados en cuero, detalles de aluminio, costuras rojas, alcántara, junto con detalles de diseño como las salidas de aire, nos integran en una cabina que poco tiene que envidiarles a modelos realmente exclusivos.

Encendemos el motor con un botón y cobra vida de manera inmediata. El sonido apenas se filtra a su habitáculo y si no tenemos en el display su tacómetro, es difícil saber si está funcionando o se detuvo por su sistema Start&Stop. Engranamos Drive y comenzamos a disfrutarlo. Su conjunto de motor y caja de cambios funcionan como su fueran uno solo, subiendo de vueltas con rapidez y pasando los cambios de manera casi imperceptible. Esto independiente del modo que llevemos, si Eco o Sport.

Los primeros kilómetros simplemente nos sentimos casi que abrumados por la cantidad de información disponible y los infinitos tipos de display configurables. Hay que hacer casi un curso intensivo al subirse si es que queremos llegar de manera rápida a las configuraciones o acomodar este Clase A según nuestro gusto. Es recomendable ajustar la primera vez esto antes de comenzar a conducir, para no distraernos de manera innecesaria.

El motor empuja realmente bien y no extrañamos en ningún momento el anterior de 1.6 litros, gracias a su tremendo empuje desde prácticamente el ralentí, con un torque de 250 Nm desde solo 1.250 rpm. Con esto, y en modo Eco acoplado, puede pasar rápidamente hasta sexta o séptima velocidad, para privilegiar el consumo. Si buscamos sacar la esencia deportiva en cambio, basta seleccionar el modo Sport o Manual, para ejercitar este motor que se encuentra siempre dispuesto a empujar con decisión, algo que demuestra su aceleración de 0 a 100 km/h en solo 8 segundos, nada de mal para un 1.4 litros.

Los desplazamientos en ciudad serán un agrado, donde podremos disfrutar de una excelente suspensión que tiene el ajuste perfecto entre suavidad y deportividad. Nada tiene que ver con los primeros Clase A de la generación anterior, que producto de su suspensión AMG, tren de rodaje deportivo y llantas de deportivas multirayos, convertía casi en una experiencia desagradable por su incomodidad el manejo en calles de peor firme, lo que además conllevaba una alta posibilidad de dañar sus llantas y neumáticos.

La aislación del camino ha mejorado no solo por un menor ruido de rodadura y viento, sino porque se siente de mayor estampa y más calidad. Hay por lo mismo que fijarse en todo momento en su velocímetro, ya que casi no se nota la velocidad a la que circulamos, por lo que debemos regular con mucha frecuencia la presión del acelerador para no superar las velocidades máximas permitidas por la ley.

El consumo es muy bueno y eficiente, lo que nos ayudara a obtener una elevada autonomía, siempre que manejemos de manera normal y prudente. Si practicamos una conducción más deportiva, es probable que alcancemos valores cercanos a los 10-12 km/l mixtos, igualmente muy buenos si pensamos en las prestaciones que podemos alcanzar.

Como puntos débiles, si es que se le pueden encontrar, quizás el más apreciable es su diseño exterior que no se condice con la gran cantidad de avances en su interior y tecnología aplicada, y que muchos podrán encontrar algo soso. También vemos que se extrañan algunos detalles de equipamiento por el precio, como un sistema de sonido Premium, o más sistemas de seguridad activa, que debemos buscar en la versión tope de gama.

En conclusión, nos encontramos con que la nueva Clase A ha subido la vara en cuanto a terminaciones y tecnología bastante por sobre lo que ofrecen sus principales competidores, y con notables mejoras frente a su predecesor. Un excelente producto y que marca la pauta a seguir en un mercado que no piensa parar su escalada de mejores productos.

HATCHBACK
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en HATCHBACK

Willkommen – Volkswagen Golf de octava generación

Gabriel Baezaoctubre 24, 2019

Mazda 3 GTX 2.5 AT 2020 186 Hp – Premium masivo

Gabriel Baezaoctubre 4, 2019

El Citroen C4 Cactus no tendrá una segunda generación

Christian Martinezjunio 24, 2019

Hyundai i30 N 2.0 turbo 250 Hp 6 MT – Tremenda sorpresa coreana

Gabriel Baezajunio 4, 2019

Ya es oficial la nueva serie 1 de Bmw con su nueva plataforma de tracción delantera

Gabriel Baezamayo 29, 2019

Renault recuperó el título de vuelta rápida FWD en Nurburgring con el Megane RS Trophy-R

Christian Martinezmayo 22, 2019

Primeras imágenes espía del nuevo Bmw Serie 1 2020 deján ver su exterior e interior

Gabriel Baezamayo 8, 2019

El Peugeot 308 GT y GTi podría desaparecer por regulaciones ambientales

Christian Martinezabril 11, 2019

Skoda lanza en Europa el nuevo Scala

Christian Martinezabril 5, 2019

Send this to a friend