Mazda 3 GTX 2.5 AT 2020 186 Hp – Premium masivo

Mazda 3 GTX 2.5 AT 2020 186 Hp – Premium masivo

Hace algunas semanas fue presentado en nuestro país la cuarta generación (o séptima según se mire) del compacto japonés, el interesante Mazda 3, que llega desde Japón renovando por completo un modelo muy vendido en nuestro país, y que ofrece una relación precio/calidad/equipamiento difícil de igualar. Probamos la versión tope de gama y estas son nuestras impresiones

Precio nuevo Mazda 3 2020 (Incluyen bono financiamiento):

  • Sedán S 2.0 7G 6MT: desde CLP $12.390.000
  • Sedán V 2.0 7G 6MT: desde CLP $13.690.000
  • Sedán V 2.0 7G 6AT: desde CLP $14.690.000
  • Sedán GTX 2.5 7G 6AT: CLP $17.390.000
  • Hatchback S 2.0 7G 6MT: CLP $12.290.000
  • Hatchback V 2.0 7G 6MT: CLP $13.790.000
  • Hatchback V 2.0 7G 6AT: CLP $14.890.000
  • Hatchback GTX 2.5 6MT: CLP $16.890.000
  • Hatchback GTX 2.5 6AT: CLP $17.590.000 (unidad probada)

Descargar (PDF, Desconocido)

Este modelo de la marca japonesa se ha convertido en uno de los modelos más queridos entre sus usuarios, al tratarse de una excelente opción por precio, tamaño y eficiencia. Recordemos que antes de llamarse Mazda 3, la gama se llamaba 323 o Protegé o Artis, según el mercado.

Se enmarca dentro de uno de los nichos más competitivos del mercado (especialmente en otros países), donde debe reñirse con modelos de la talla del Volkswagen Golf, Ford Focus, Kia Cerato, pero que en esta nueva generación busca competir un peldaño por encima, y quiere también apuntar a ser una opción al Audi A3, Bmw Serie 1, Mercedes Benz Clase A y Volvo V40. Veamos cómo le va

Diseño simplificado

El diseño de Mazda ha sido uno de sus puntos fuertes desde hace ya varios años, cuando comenzó a utilizar el lenguaje KODO (Alma del movimiento) en todos sus modelos, afilando sus formas, mejorando sus líneas generales, y logrando un diseño interior que atrae a la mayor parte de sus clientes.

Por lo mismo, cuando se trata de mejorar un diseño bonito y que gusta mucho, la tarea no es fácil. Lo primero que hizo la marca fue simplificar las líneas. Si, aunque cueste creerlo, bajo el lema de “menos es más”, se obtiene un diseño familiar al modelo, pero mejorado a medida que nos vamos fijando en cada detalle.

Su frontal es aún más afilado que antes, con unos focos delanteros que son realmente atractivos, con tecnología LED para los intermitentes, bajas y altas, quedando solamente al debe las luces diurnas, que son con ampolleta halógena y no los bonitos aros LED que se incluyen en otros mercados.

La máscara frontal es muy amplia, con malla deportiva negra y que asemeja una gran toma de aire. A los lados y desde la parte baja de los focos, nos encontramos con una moldura negra brillante que le da un aspecto muy deportivo. Abajo tenemos un difusor de plástico negro opaco, bajo una toma de aire horizontal alargada. No faltan los sensores delanteros, para cuidar sus partes más expuestas.

El lateral continúa con líneas muy simples, musculosas y abombadas, especialmente cuando llegamos a la parte trasera de este hatchback, con un pilar C que es realmente grande, que comienza a subir desde la puerta trasera (y achica el tamaño de esta ventana) y continua hasta los focos traseros. Tenemos también llantas de 18 pulgadas, negras brillantes y que calzan neumáticos 215/45R18, con un perfil correcto, no demasiado bajo. También encontramos detalles cromados, espejos abatibles eléctricamente, que comienzan desde la puerta y no desde el pilar A como en muchos autos.

La parte trasera es bien especial, ya que al tener este pilar C tan abombado, hace que no guste a todos desde la primera vez, pero que a medida que pasan los días, se torna más atractiva y sin duda, diferente. Su luneta trasera tiene un gran alerón superior, pero al estar bastante inclinada, no se ve tan grande.  Los focos traseros integran tecnología LED en la posición, freno, intermitente y retroceso, contando con una forma muy estilizada que se funde en el portalón. En la parte baja vemos un detalle negro brillante, con dos escapes, uno a cada lado, sensores y cámara de retroceso, que nunca están de más.

Sus dimensiones son buenas, sin ser exageradas, con un largo de 4.460 mm, un ancho de 1.795 mm y un alto de 1.435 mm. La distancia entre ejes es de 2.725 mm, con una capacidad del maletero de 299 litros en esta versión 2.5 litros, que curiosamente son 6 menos que la 2.0. Su distancia mínima al suelo es de 135 mm, con un radio de giro de 5.3 metros y un estanque de 51 litros de capacidad.

Interior sobresaliente

Pero donde realmente encontraremos cambios apreciables es en su interior, el que tiene un salto muy apreciable en diseño, calidad de materiales y experiencia general. Desde que abrimos su puerta, nos encontramos con una terminación de muy alta calidad, con plásticos blandos, cuero, aluminio, unido a un diseño muy estilizado.

Su volante cuenta con un centro de muy pequeño diámetro, tres rayos, forrado en cuero, y detalles de aluminio. Sus botones mezclan el plástico y el aluminio, con un resultado muy bueno a la vista y al tacto, agrupando comandos del computador a bordo, sistema multimedia y control de velocidad de crucero.

El tablero de instrumentos también se moderniza, con dos medidores circulares a cada lado, el izquierdo para el tácometro, y el derecho para los medidores de nivel de combustible y de temperatura de refrigerante, dejando una pantalla central de siete pulgadas para el velocímetro, pero que puede adaptarse a diferentes vistas de información.  Este cuadro de instrumentos es común a todas las versiones, y no queda solo para las más caras, como en otras marcas.

Moviéndonos hacia el centro, nos encontramos con una gran pantalla de 8.8 pulgadas en la parte superior, que se ve muy bien integrada y está algo dirigida hacia su conductor, y que también viene de serie en todas las versiones. No es táctil, pero en cambio se maneja de manera muy intuitiva con comandos giratorios en la parte baja de la consola central, totalmente a la mano y que agregan seguridad al no tener que sacar las manos y alejarlas para tocar una pantalla.

Bajo la pantalla, y muy bien fundido en su tablero, nos encontramos con un climatizador bi-zona, de comandos de excelente tacto y muy simples de manejar. Abajo vemos botones para la calefacción de los asientos delanteros, entrada USB y para un CD, algo que cada vez es menos común.

En la parte baja de la consola, nos encontramos con la caja automática, con detalles de cuero y aluminio, un  botón para el modo Sport, freno de mano eléctrico con modo auto hold y los comandos para el sistema multimedia, que aprenderemos a usar en muy poco tiempo por lo intuitivo de su manejo, mucho más que la pantalla anterior, que personalmente, nunca me termino de convencer. El negro piano también aparece, pero no exageradamente, así como detalles acolchados y de cuero, como el lateral y el apoyabrazos, que es corredizo y permite acceder a un buen receptáculo porta objetos. Incluso, la terminación de la guantera demuestra la preocupación por los detalles.

Los asientos son también muy cómodos, que sin ser tan envolventes, permiten viajar de manera muy relajada. El del conductor tiene ajustes eléctricos y dos memorias, algo muy útil cuando lo maneja más de una persona en la casa. El tapiz es de cuero y se siente de una muy buena calidad. Los traseros son abatibles 60/40 y tienen un apoyabrazos central abatible.

El equipamiento disponible es muy completo, ofreciendo Android Auto y Apple Carplay, espejos abatibles eléctricamente, sunroof eléctrico, navegación integrada, paddle shift, sistema de sonido BOSE con 12 parlantes, head up display, espejo retrovisor interior sin marco,  por nombrar lo más destacable.

La seguridad también es un apartado muy cuidado, ofreciendo de serie en todas las versiones siete airbags, frontales, laterales, de cortina y de rodilla, cierre automático de puertas, control dinámico de estabilidad, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, cinturones delanteros con pretensionador, alerta para el uso de cinturón de todos los asientos e inmovilizador, agregando en las GTX (como la probada), alerta de punto ciego y alerta de tráfico cruzado.

Motor conocido

Si abrimos su capot, nos encontramos con un conocido motor SkyActiv-G de 2.5 litros, que entrega una potencia de 186 Hp a 6.000 rpm, con un torque de 252 Nm a 4.000 rpm, que puede utilizarse con combustible de 93 octanos. Se acopla a una caja  automática de seis velocidades, siempre con tracción delantera.  Su consumo homologado es de 9,5 km/l en ciudad y de hasta 16,6 km/l en carretera. Nosotros logramos un consumo medio en torno a los 11 km/l, pero la unidad de prueba tenía muy pocos kilómetros.

El chasis es completamente nuevo, aunque las dimensiones generales sean casi calcadas al anterior. Agrega muchos componentes para mejorar la aislación con el camino, los que disminuyen el ruido que ingresa a su interior, así como la filtración de lo que ocurre bajo nuestro.

Las suspensiones son del tipo McPherson adelante y barra de torsión atrás, con espirales, algo que puede sonar como un retroceso si comparamos con la multilink trasera de la anterior generación, pero ya veremos que en la práctica, no se aprecia un retroceso en manejo ni suavidad. Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, con un buen diámetro de 295 mm adelante y 265 mm atrás. La dirección es de piñon y cremallera, con asistencia eléctrica con dureza variable según la velocidad.

Manejo superior

Llega el momento de manejarlo, y desde que nos sentamos en él, que sentimos que estamos en el interior de un modelo mucho más caro. Nos acomodamos bien, y encendemos el motor con un simple botón, cobrando vida su tablero y quedando listos para salir a manejar.

Engranamos D y comenzamos a disfrutarlo. La suavidad general es lo primero que se me viene a la cabeza, ya que todos sus comandos se sienten suaves, apenas sentiremos ruidos de rodadura y su motor y caja van entregando su potencia de manera suave. La ciudad no es problema, comenzando por sus ayudas para estacionar delanteras y traseras, y una buena cámara de retroceso.

La dirección es directa y suave, la suspensión copia muy bien que ocurre bajo nuestro, transmitiendo apenas las imperfecciones de las calles, aun con sus llantas de 18 pulgadas, con neumáticos de perfil 45. Buen trabajo de la marca, y aquí al menos, no se aprecia un retroceso por su eje trasero.

En autopistas, la sensación de suavidad y aislación se mantiene, con apenas ruidos aerodinámicos, un motor que no se escucha mucho, y una suspensión que sigue entregando un buen compromiso entre estabilidad y suavidad. Las curvas a velocidades normales, no son problema y mantiene sin problemas la compostura, con un honesto comportamiento de un modelo que no pretende ser deportivo.

Su motor mueve bien la carrocería, pero no se siente que tuviera esos 186 Hp y 252 nm tan al alcance del pie derecho, y para poder encontrarlos, debemos colocar el modo Sport y acelerar por sobre las 4.000 rpm para sentir que tenemos esa potencia, cambiando algo su personalidad y entregando más alegría, aunque sin ser una planta explosiva en ningún momento.

Parte importante de la experiencia de manejo la tiene su fabuloso sistema de sonido BOSE, que ha mejorado mucho respecto al anterior. No solo se cambiaron la posición de los parlantes (12), sino que se trabajó en la aislación y la caja de resonancia de cada uno, permitiendo ofrecer una calidad de sonido sobresaliente, y que además se complementa con una terminación exquisita de los parlantes de las puertas, con acabados de aluminio.

Cuando tratamos de buscarle los límites a su chasis, es cuando recién encontraremos algunos reparos al eje trasero, que no responde tan limpiamente cuando hace topes en algunos baches en apoyos o cuando exigimos los giros, pero para ser justos, es muy probable que casi ninguno de sus dueños llegue a este límite y note esta diferencia de comportamiento.

Si debemos buscarle algunos puntos bajos, quizás quedaron al debe algunos puntos de su equipamiento menores, como las luces diurnas LED, o algunos faltantes de equipamiento de seguridad activa, que si ofrece en otros mercados. El consumo tampoco es el mejor, y a veces es más elevado de lo que esperamos de su motor SkyActiv, pero para eso debemos esperar más adelante a ver qué pasa con el nuevo motor SkyActiv-X. Y por último, para los amantes de la potencia, podría ofrecer una variante con el motor 2.5 turbo de su hermano mayor, lo que si agregaría una cuota de deportividad para competir con modelos más potentes con motor turbo.

Como conclusión, realmente se aprecia un salto en calidad percibida, así como en la experiencia general obtenida, acercándolo mucho a modelos de marcas Premium, pero con un precio más acotado y con toda la calidad y respaldo de una marca japonesa como Mazda. Un modelo totalmente recomendable y que sin duda es uno de los mejores lanzados este 2019.

¿Qué te parece el nuevo Mazda 3? Coméntanos…

HATCHBACK
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en HATCHBACK

Willkommen – Volkswagen Golf de octava generación

Gabriel Baezaoctubre 24, 2019

El Citroen C4 Cactus no tendrá una segunda generación

Christian Martinezjunio 24, 2019

Hyundai i30 N 2.0 turbo 250 Hp 6 MT – Tremenda sorpresa coreana

Gabriel Baezajunio 4, 2019

Ya es oficial la nueva serie 1 de Bmw con su nueva plataforma de tracción delantera

Gabriel Baezamayo 29, 2019

Renault recuperó el título de vuelta rápida FWD en Nurburgring con el Megane RS Trophy-R

Christian Martinezmayo 22, 2019

Primeras imágenes espía del nuevo Bmw Serie 1 2020 deján ver su exterior e interior

Gabriel Baezamayo 8, 2019

El Peugeot 308 GT y GTi podría desaparecer por regulaciones ambientales

Christian Martinezabril 11, 2019

Skoda lanza en Europa el nuevo Scala

Christian Martinezabril 5, 2019

Ford presenta el Focus ST 2019 con un 2.3T de casi 280 caballos

Christian Martinezfebrero 18, 2019

Send this to a friend