Más motor, más potencia, más en todo: Porsche revela los mejores detalles del nuevo 911 GT3 R

El bólido alemán, ahora con un motor atmosférico crecido a los 4.2 litros, competirá en 2024 por primera vez en las 24 Horas de Le Mans.

por José Ignacio Gutiérrez
Porsche 911 GT3 R

A pocos días de que Porsche le pusiera fecha de estreno al 911 GT3 RS, ahora la marca alemana suma a las novedades al nuevo 911 GT3 R, la versión más salvaje y sin licencia para calle, que aterriza con un nuevo motor 5% más grande que el de su predecesor, para crecer en 43 caballos. Porsche afirma que el coupé preparado para morder el cronómetro tiene un rendimiento aerodinámico más constante y un mayor equilibro en términos generales.

Porsche 911 GT3 R

El nuevo Porsche 911 GT3 R es un vehículo neto de carreras para clientes. Diseñado para participar en pruebas categoría GT3, está basado en la generación actual del nueveonce (la 992) y estará listo para competir a principios de la temporada 2023. Según explica Porsche, la prioridad desde 2019 -cuando comenzó el desarrollo- era mejorar el handling, tanto para pilotos profesionales como para los llamados gentleman drivers, así como optimizar las prestaciones para diferentes ajustes del ‘Balance of Performance’. El foco también estuvo puesto en la reducción de costos de mantención.

El nuevo Porsche 911 GT3 R tiene un gran reto por delante“, dijo Michael Dreiser, Director de Ventas de Porsche Motorsport. “Su precursor lo ha ganado prácticamente todo en la escena GT3 a lo largo de cuatro temporadas. Entre sus éxitos más destacados se incluyen las victorias absolutas en las 24 Horas en Nürburgring y también en Spa-Francorchamps. En manos de nuestros clientes, el antecesor del nuevo modelo obtuvo victorias en su categoría en las 24 Horas de Daytona y las 12 Horas de Sebring. El GT3 R de última generación puede participar en una larga lista de carreras y campeonatos, lo que plantea una gran carga de trabajo para los equipos de los clientes de Porsche“, añadió el directivo.

Porsche 911 GT3 R

Luego de que la clase GT3 fuera anunciada como una categoría profesional en el Campeonato IMSA WeatherTech SportsCar, el Campeonato del Mundo de Resistencia (World Endurance Championship) hizo lo mismo y, por ello, a partir de 2024, vehículos GT3 como el Porsche 911 GT3 R podrán participar en el 24 Horas de Le Mans por primera vez.

Un motor más grande y también más capaz

Uno de los pilares fundamentales de un vehículo de carreras es, sin duda, su motor. En el caso del Porsche 911 GT3 R, se trata de un propulsor bóxer bastante similar al que monta el 911 de serie, es decir, posee seis cilindros con cuatro válvulas e inyección directa de carburante. La principal novedad de este corazón atmosférico es la cilindrada que, al igual que en el 911 RSR, aumenta un 5% para pasar de 3.997 cc a 4.194 cc. Esto ha permitido que la potencia alcance a  557 Hp (o 565 CV), lo que se traduce en una ganancia de 43 caballos de potencia (antes lograba 514 Hp). Sin embargo, y esto es lo que más destaca la marca, se han optimizado las curvas de par y potencia en todo el rango de revoluciones. De esta manera, el motor se adapta mejor al pilotaje.

Porsche 911 GT3 R

El bóxer de altas revoluciones, que como se dijo no recurre a la sobrealimentación, está fijado en posición trasera, lo que mejora la tracción y la frenada. Sin embargo, esta vez se ha inclinado hacia adelante 5,5º y esto aporta más libertad a la hora de definir el diseño del difusor trasero, lo que más allá de la estética, resulta vital en términos aerodinámicos. Así, elementos como el alternador y el compresor del aire acondicionado se reubicaron en un espacio libre frente al motor. Por su parte, la transmisión secuencial de seis velocidades se movió un metro hacia adelante y hacia abajo, lo que tiene un efecto positivo en el equilibrio de peso del 911 GT3 R. Esta citada caja está equipada con levas al volante, que controlan un actuador electrónico que permite realizar transiciones entre marchas particularmente rápidas y precisas.

Porsche también trabajó en materia de suspensión, lo que se traduce en mejor handling, reducción del desgaste de los neumáticos traseros y acortamiento en tiempos de puesta a punto. En el eje delantero, la suspensión se confía a un doble triángulo de última generación; en el eje trasero multibrazo, los amortiguadores KW son ahora más precisos y ofrecen cinco configuraciones de ajuste.

Porsche 911 GT3 R

El posicionamiento optimizado de los puntos de pivote centrales en el eje delantero libera espacio para el concepto aerodinámico de ‘suelo de competición’. Al igual que en el Porsche 911 RSR, esta parte inferior elevada permite un flujo limpio de aire hacia el difusor y reduce el cabeceo del auto en frenadas. Las ruedas posteriores fueron desplazadas un poco hacia atrás, lo que aumentó la distancia entre ejes de 2.459 a 2.507 mm. Esta modificación también permitió reducir la carga en los neumáticos de atrás, ayudando a mantener así el rendimiento óptimo de las cubiertas durante periodos más largos.

¿Qué te parece esta renovada arma alemana para los circuitos y para clientes que pueden satisfacer sus gustos motorsport? ¡Coméntanos!