El BMW M4 CSL se estrena con el record de Nürburgring colgado al pecho

El nuevo fruto de la división M se convirtió en el BMW de producción más veloz sobre el Infierno Verde. Paró el cronómetro en los 7 minutos, 20 segundos y 2 décimas.

por José Ignacio Gutiérrez
M4 CSL

Este jueves BMW y su división deportiva M revelaron oficialmente el nuevo BMW M4 CSL 2023, el nuevo deportivo mediano más rápido de Nürburgring, que comenzará a ser ensamblado en julio en un número limitado de 1.000 unidades. La bomba bávara -que debe su nombre a las siglas Competition, Sport y Lightweight- se mueve por el conocido motor twin-turbo 3.0 litros de seis cilindros en línea, aunque esta vez ha recibido especiales atenciones para poner más carne en la parrilla.

M4 CSL

En efecto, esta nueva obra del brazo armado de BMW toma como punto de inicio el BMW M4 Competition (en Chile desde junio de 2021). Ha sido trabajado al detalle para perder peso sobre la balanza, arrojando más de 100 kilos menos frente a su citado hermano más recatado (si puede llamársele así). La ligereza se explica en parte por detalles como butacas delanteras con cubierta de fibra de carbono, la remoción de las plazas traseras y la adaptación de un silenciador de titanio. Asimismo, el techo, las cubiertas de espejos, la consola central, el capó y el portalón están hechos en plástico reforzado con fibra de carbono.

Más ligereza también se consiguen por un sistema de frenos de discos carbocerámicos, que son de 400 mm en el eje delantero y de 380 mm en las ruedas motrices, y que van dentro de llantas M negras de 19 pulgadas. Los neumáticos son Michelin Pilot Sport Cup 2 de 275/35 adelante y 285/30 detrás.

BMW M4 CSL: respetable señor

Bajo el capó, este purasangre que se anotó también el record del Infierno Verde para un vehículo de su clase (ver último video), lleva el ya tradicional bloque 3.0 litros seis cilindros, con turbo de doble entrada. Eso sí, los ingenieros trabajaron sobre su puesta a punto, haciendo saltar el sobrealimentador desde las 24.7 libras de capacidad de soplado a las 30.5 PSI. De esta forma, el motor desarrolla esta vez 550 caballos de vapor (542 Hp), conservando los 650 Nm de torque máximo. El caudal desarrollado por el seis cilindros se transfiere a las ruedas traseras mediante la caja automática Steptronic de ocho marchas, también aceitada para llevar de manera óptima la ganancia en potencia.

Con estos cambios citados ajustes, BMW M detalla que el M4 CSL demora 3,6 segundos en acelerar hasta las 60 mph (96 km/h) y para doblar a los 120 mph (193 km/h), entera un tiempo total de 10,5 segundos. Por su parte, la velocidad máxima está limitada a los 307 km/h. Gracias a estas cifras es que el BMW M4 CSL se convirtió en el BMW de producción más rápido en Nürburgring, con un tiempazo de 7:20.2.

¿Qué te parece la nueva obra salida de los centros de ingeniería de BMW M? ¡Coméntanos!