El Bentley más antiguo del mundo vuelve a hacer de las suyas en la Isla de Man

La reliquia EXP2 regresó para celebrar el centenario de su victoria en 1922. Recorrió 60 kilómetros.

por José Ignacio Gutiérrez
Isla de Man

Hace algunos días una vieja gloria automotriz británica volvió a ponerse en acción. No se trató de cualquier modelo, sino que del superviviente EXP2, el Bentley más antiguo del mundo que hizo de las suyas en la Isla de Man justo cuando se cumplieron los 100 años de su victoria en esa tradicional (y peligrosa) prueba que se celebra desde 1907.

Isla de Man

El Bentley EXP2 correspondió al segundo modelo experimental al que la marca dio vida a inicios del siglo pasado. Monta un motor cuatro cilindros de 3.0 litros y 16 válvulas que fue muy avanzado para su época. En su versión estándar, este propulsor desarrolla 70 Hp y permite al EXP2 moverse a una máxima de 129 km/h.

Junto con este majestuoso 3 Litros, testigo fiel del pedigrí motorsport de Bentley, desfilaron otros 77 autos de la marca, para sumar casi £ 40 millones en escena, vale decir, unos $ 45 mil millones. La marca del Grupo Volkswagen relata en un comunicado de prensa que, tal como ocurrió la mañana de hace un siglo, el día en la Isla de Man arrancó con lluvias intensas y fuertes vientos que hacían muy dificultoso el manejo. Sin embargo, este 26 de junio el clima mejoró y los autos pudieron abrirse paso por villorrios, montañas y rutas serpenteantes.

Isla de Man

Los dueños los Bentley que formaban este pomposo convoy ya habían recorrido rutas de Nueva Zelanda, Estados Unidos y Suiza, todo a modo de celebración por el triunfo centenario del Bentley EXP2. Antes de la mencionada carrera de la Isla de Man, en mayo de 1921 el mismo ejemplar se anotó la victoria en el Circuito de Brooklands, la que hoy se recuerda como la primera hazaña deportiva de Bentley Motors. Al volante estaba el piloto Frank Clement.

Fundada en 1919 por el ingeniero Walter Owen Bentley, la compañía tardó dos años en desarrollar el motor y chasis del Bentley 3 Litros, que finalmente se produjo entre 1921 y 1929 en una partida de 1.622 unidades. Bentley agrega que el extinto EXP1 fue el primero en llevar el emblema de la marca (luego fue ‘canibalizado’ para crear otros prototipos), quedando el EXP2 como único vestigio del esfuerzo inicial de Bentley Motors. Finalmente, y respondiendo a su espíritu de auto de desarrollo, el Bentley EXP2 fue confeccionado inicialmente con dos asientos para que un ingeniero subiera para analizar el comportamiento del motor.

¿Qué te parece este histórico viaje por una de las rutas más tradicionales del motorsport británico? ¡Coméntanos!