Aire Libre

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte I

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte I

Para variar un poco la manera de realizar nuestros conocidos test drives, y aprovechando la oportunidad de estar viajando fuera de Chile, nos preparamos para lo que sería una prueba extrema y de larga duración para un conocido modelo coreano, un Hyundai Accent Hatchback 1.6 GLS 6MT.

La aventura comenzó en Sudáfrica, específicamente en Ciudad del Cabo, desde donde nos dirigimos rumbo norte hacia la frontera con Namibia, a unos 700 kms de distancia. Para los que no se ubiquen, Ciudad del Cabo esta en el punto más sur-oeste del continente africano, con un clima muy parecido al que nos encontramos en Santiago, por lo que el viaje hacia el norte significa subir de latitud, temperatura y adentrarse en terrenos más desérticos.

hyundai-accent-namibia-2

Partiendo hacia el destino

Los caminos que nos encontramos en la primera parte del viaje son muy parecidos a los que tiene Chile, solo que en la Ruta 7 hacia el norte (equivalente a nuestra 5 norte), cuenta con una pista por lado, junto con una berma en muy buen estado, siempre pavimentado. Una curiosidad que vale la pena mencionar sobre una costumbre en el manejo de Sudáfrica, es que cuando alcanzas a un automóvil, este se corre hacia la berma para dejarte adelantarlo (que en general está en muy buen estado y tiene el tamaño igual que al de la pista normal), lo que se agradece encendiendo las luces hazard dos veces, y permite adelantar con seguridad.

Esta primera parte la realizamos de una sola vez, para hacer la primera parada en la frontera entre Sudáfrica y Namibia, en el pequeño pueblo de Viooldrift. El paisaje fue variando desde un tupido verde, con árboles, viñas, montañas, hasta un desierto muy similar al que se encuentra en la zona de Copiapó en Chile. Lo mismo ocurrió con el tránsito, que a medida que nos acercábamos a la frontera, cada vez era menor.

hyundai-accent-namibia-3

Al día siguiente, luego de un descanso reponedor y un buen desayuno, cruzamos la frontera. El trámite es rápido, y fluido, donde además de mostrar el pasaporte con la visa para entrar a Namibia, los papeles del automóvil, que en este caso además se adjunta la carta de autorización por parte del rent a car para sacarlo del país, se debe pagar un impuesto único por el uso de las carreteras de Namibia, de cerca de $13.000 CLP.

Ya aquí emprendemos rumbo hacia el nor-oeste, por una carretera secundaría llamada C37. Aquí es donde además aprenderemos que los nombres de cada camino nos indican su flujo y estado: Las B son las más transitadas, como nuestra Ruta 5, siempre pavimentadas y conectando las principales ciudades del país. Luego siguen las C, que pueden ser pavimentadas o de tierra, pero en general, en muy buen estado. Como se espera, ya las D tienen un firme mucho peor y de hecho algunas se recomienda solo para 4×4.

hyundai-accent-namibia-4

Entrando al desierto

Volviendo a nuestro recorrido, nos encontramos con paisajes, vegetación y fauna muy diferente a la que estábamos acostumbrados en Sudáfrica, ya que aquí veremos desierto, montañas rocosas, algunos ríos y animales salvajes. Por el momento, lo más común es ver desde monos del tamaño de un orangután, avestruces, gacelas, por mencionar algunos.

Seguimos por esta carretera (que ahora se llama C13) hasta llegar a Aus, un pequeño pueblo donde ya podemos ver cómo serán la mayor parte de los pueblos de Namibia. Un dato interesante para entender a este particular país, es que su población total ronda los 2 millones de habitantes, para una superficie de casi 825.400 km2, lo que lo convierte en uno de los países menos denso del mundo. La parte sur es especialmente poco densa, por lo que los pueblos que visitaremos en este primera parte serán bastante pequeños.

hyundai-accent-namibia-5

Para llegar a Aus, nos encontramos con un primer tramo de tierra, de cerca de 150 kms, de los que gran parte se encuentran en excelente estado, con un ancho de 3 a 4 pistas, sin sobresaltos, pero con una adherencia menor al pavimento. Para asegurar un mejor agarre y ofrecer algo menos de resistencia en caso de algún golpe, bajamos la presión de los neumáticos de 35 psi a 26 psi.

Lo que siguió fue un camino pavimentado en buen estado, casi sin tránsito y con paisajes muy hermosos, más desérticos que nada. Hasta aquí, nuestro Accent se ha portado un 7. Teníamos algunas dudas al comienzo con los tramos e tierra, ya que se trata de una versión full equipo que cuenta con llantas aro 16 y neumáticos de perfil bajo, de medida 205/50 de marca Kuhmo, pero en caso de algún pinchazo, tenemos la ventaja de contar con una rueda de repuesto de tamaño normal, incluso con la misma llanta de aleación.

hyundai-accent-namibia-38

El último tramo de este día fue entre Aus y nuestro primer destino en Namibia, la ciudad costera de Luderitz. Este pequeño pueblo puede definirse como una colonia alemana en la mitad de África (como ocurre en el sur de nuestro país), donde a finales del 1.800 se fundó como un pequeño puerto, y a comienzos del siglo XIX se descubrieron diamantes en esta zona, los que literalmente se encontraban en la arena del desierto. Fue así como nació también Kolmanskop, el poblado minero a 10 kms de Luderitz, y que actualmente es un pueblo-museo fantasma que ha sido devorado por el desierto.

Luderitz tiene una población cercana a los 20.000 habitantes, con un puerto, pesca y la ya comentada mina de diamantes. Es muy tranquilo y de pocas actividades, pero interesante de recorrer y conocer un poco de historia. Obviamente, uno de los puntos interesantes a visitar es Kolmanskop, el que se encuentra a menos de 10 minutos de Luderitz, por la misma carretera B4 que llegamos desde Aus. Para poder visitarlo, hay que ir desde las 9 hrs  hasta las 13 hrs, y se recomienda aprovechar alguno de los tours guiados, que se realizan a las 9:30 y 11:00 hrs.

hyundai-accent-namibia-10

A lo Humberstone

Este pueblo recuerda a la historia de Humberstone en el norte de Chile, ya que fue un pueblo realmente avanzado para su año, con casas y construcciones comunes de muy buen nivel, hospital de última tecnología, y peculiaridades como un pequeño tren que recorría todo el pueblo diariamente, repartiendo agua fresca y hielo a cada casa, para mantener felices a sus habitantes. Pero el boom de los diamantes duro hasta que en el año 1948 se descubrieron minas con mayores reservas de estos en otras zonas de Africa y todos sus habitantes dejaron el pueblo. Actualmente se pueden ver edificios semi destruidos, a los que de a poco ha ido enterrando el desierto, que avanza y borra los vestigios de la fiebre de los diamantes de aquellos años.

Luego de dos días y recorrer la zona, retomamos la carretera B4 rumbo a Aus, para ahora seguir rumbo norte, en busca de las famosas dunas rojas. Para poder conocer lugares más bonitos, decidimos seguir una ruta secundaria en vez de continuar por la ruta pavimentada principal, lo que significará un recorrido de cerca de 280 kms de solo caminos de tierra. Pero hay que decirlo, los escenarios y naturaleza que nos encontraremos, compensan totalmente este punto.

hyundai-accent-namibia-17

Eso sí, nos mantendrá mucho más alertas y preocupados por cuidar el automóvil, ya que en varios tramos el estado del camino era bastante malo, lo que obligaba a disminuir la velocidad y estar 100% alerta por las piedras o badenes en el camino. En este día por ejemplo, durante todo el tramo de tierra, apenas nos debemos haber cruzado con unos 10 vehículos, casi todos 4×4, con doble rueda de repuesto y neumáticos todo terreno.

La cantidad de animales que nos topamos sigue en aumento, con avistamiento de jabalíes, cebras, antílopes con bastante frecuencia y de otros como leopardos inclusive si tenemos suerte. Esto obliga también a mantener una alerta en el camino, ya que estos se pueden atravesar sin aviso, y con consecuencias bastante graves.

hyundai-accent-namibia-22

Por el momento, los dejamos hasta aquí, y continuaremos con la segunda parte del viaje, que visitaremos las dunas rojas, la costa norte de Namibia, junto con una visita a una tribu de Himbas. Como dato curioso, nos topamos con un pequeño Mahindra XUV100 que pueden ver en la galería. 

Aire Libre
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Aire Libre

Vuelve la carrera Red Bull Los Andes – La fiesta del Enduro en nuestro país

Gabriel Baezaseptiembre 30, 2019

25 al 27 de agosto: Se lanza el primer “Salón de la Bicicleta”

Mauricio Carvalloagosto 3, 2017

Red Bull Soapbox Race este 27 de noviembre: Listos los “autos locos”

Mauricio Carvallonoviembre 25, 2016

Prueba de larga duración: Aventura en Namibia – Parte II

Gabriel Baezanoviembre 16, 2016

Suzuki y su apoyo a Bureo, una innovadora iniciativa de reciclaje

Claudio Marffulnoviembre 2, 2016

Estudio: Autos eléctricos ayudarían a enfriar las ciudades y reducir las emisiones de CO2

Mauricio Carvallomarzo 24, 2015

7.5k y 15k: “Excellent Series New Balance Subaru” convocó a más de 4.000 corredores

Mauricio Carvallooctubre 28, 2014

Chile: Suzuki Climbing Tour llegó a lo más alto

Mauricio Carvallooctubre 29, 2013

Changan se pone a prueba e inicia travesía por Sudamérica

Mauricio Carvallooctubre 21, 2013
Send this to a friend