Uno por el bicampeón: Alpine presenta el exclusivo A110 R Fernando Alonso

El deportivo francés de tracción trasera está impulsado por un animado motor turboalimentado de 1.8 litros, que entrega 300 Hp.

por José Ignacio Gutiérrez
Fernando Alonso

¿Cuántas personas en el mundo tienen un auto con su nombre? Con certeza, muy pocas. Pues ahora fue turno de Fernando Alonso, el bicampeón español de Fórmula 1 que hoy conduce para la escudería Alpine y quien está convertido en el piloto más veterano de la grilla. Sin buscar demasiado, la marca perteneciente al Grupo Renault bautizó a su nueva edición especial como Alpine A110 R Fernando Alonso. Se venderán apenas 32 unidades, todas en color Racing Matte Blue, mismo tono que utiliza el monoplaza que comanda el español.

Fernando Alonso

El homenaje a Fernando Alonso está basado en el nuevo Alpine A110 R, un nuevo giro de tuerca sobre el pequeño tracción trasera de motor central, que en esta pasada pierde 34 kilogramos. De todos modos, gracias a nuevas mejoras aerodinámicos -en el capó, la luneta y el difusor- el coche producido en Dieppe, Francia, gana en apego al suelo, volviéndose aún más radical (de hecho, Alpine dice que la R es por ‘radical’).

Fernando Alonso

El atrevido look exterior, siempre en azul, se conjuga con un interior inspirado en los autos de carrera, con detalles en fibra y tiradores de puerta que son tal (no son manillas, sino tiras).

A110 R Fernando Alonso: pequeño, pero muy capaz

Mecánicamente, este precioso homenaje al campeón del mundo con Renault en las temporadas 2005 y 2006 está impulsado por el motor turboalimentado cuatro en línea de 1.8 litros, que entrega 300 caballos, con los que el pequeño deportivo puede despegarse hasta los 100 km/h en solo 3,9 segundos. La transmisión es como siempre una doble embrague de siete relaciones y está encargada de llevar el caudal al eje trasero.

Tanto la cubierta delantera del capó como la trasera que protege el motor están hechas en fibra de carbono y han sido pintadas en Racing Matte Blue y Deep Black. Por su parte, las pinzas de frenos son naranjas, un guiño a los colores históricos que han distinguido al piloto de Oviedo. Las tonalidades características de Fernando Alonso -azul, naranjo y amarillo- también van en el pilar C. Finalmente, la firma del ibérico se toma los apoyacabezas, por dentro, y la trompa y la zaga, por fuera.

¿Qué te parece este último homenaje al único campeón español en Fórmula 1? ¡Coméntanos!