PWRS República Dominicana – Cuando el calor caribeño se mezcla con la pasión alemana (parte 1)

por Gabriel Baeza

Existen momentos que marcan la vida, cuando somos niños, cuando vivimos algo por primera vez, cuando logramos nuestras metas, entre otras. Pero si estas vienen de la mano de lo que nos apasiona, sin duda que quedaran guardados en nuestra historia de manera especial.

Algo así es lo primero que pienso cuando debo hablar de una experiencia como el Porsche World Road Show, una actividad preparada por la marca alemana, en este caso en la hermosa República Dominicana, y que nos invito a conocer y disfrutar entre la ciudad de Santo Domingo y la zona de La Romana, en el exclusivo sector de Casa de Campo, de una caravana de 25 de sus espectaculares deportivos. 

En esta sexta edición, la convocatoria fue para algunos periodistas de Latinoamérica y el caribe, junto con un grupo de invitados especiales, los que separados en grupos de unas 44 personas por día, y que disfrutaron de una entretenida ruta, comenzando en el Porsche Center de Santo Domingo, para luego separarse en tres grupos y así comenzar la travesía hacia Casa de Campo Resort, realizando cambios de conductor y de modelo, a lo largo de la ida y vuelta.

Partiendo con lo último 

Luego de haber tenido una correspondiente charla, con la bienvenida y las instrucciones de seguridad, nos fuimos camino a los que serían nuestros compañeros de ruta. En mi caso, el primer modelo que me toco manejar fue el recientemente lanzado en Chile Taycan Cross Turismo, en su versión más poderosa, la Turbo S, en un llamativo color celeste y con un distintivo paquete de opcionales.

Este modelo, de manera silenciosa, es uno de los más potentes y rápidos de todo el grupo, gracias a su tren motriz compuesto por dos motores, que alcanzan una potencia total de 625 Hp (un máximo de 760 Hp con Launch Control), un torque de hasta 1.050 Nm, y que le permiten acelerar desde parado hasta los 100 km/h en apenas 2.9 segundos.

Con este impresionante cv, comenzamos nuestro recorrido, primero por las congestionadas calles de Santo Domingo, disfrutando de su amplio interior, su silencio de marcha, pero sobre todo, de un empuje descomunal inmediato, lo que ayuda a disimular su peso de más de 2 toneladas. La suspensión también sorprende por su capacidad de copiar sin problemas algunas imperfecciones (aunque, para ser sinceros, las calles y carreteras estaban en mejor estado de lo que nos habían advertido inicialmente).

En este primer trayecto, comenzamos de a poco a relajarnos y a disfrutar, conviviendo con el tráfico dominicano, con las vistas del mar, de la ciudad, de las palmeras, y en ciertos momentos cuando las condiciones de seguridad lo permitían, disfrutar un poco de las capacidades de tan impresionante modelo, como el Taycan Cross Turismo Turbo S.

Claramente no era el momento ni lugar para acelerar a fondo, probar su launch control, sino más bien, entender como será el futuro de los modelos eléctricos de la marca y como se puede disfrutar en un viaje en carretera de todos sus beneficios. Incluyendo las miradas que voltean a ver nuestra hermosa y bien variada caravana.

Segundo plato, el impresionante nueve once Turbo S

Y como en la vida a veces los regalos llegan cuando uno menos lo espera, tener la oportunidad de subirse a manejar el mítico 911 Turbo S es sin duda, un premio al trabajo de años. Se trata de un ejemplar en un hermoso color amarillo, con detalles negros brillantes en su exterior, amarillo nuevamente en su tacómetro, reloj en la zona central del tablero de su paquete Sport Chrono, asientos deportivos de fibra de carbono y muchos detalles que podría seguir enumerando por un largo rato.

La oportunidad de poder subirse a uno de los automóviles de serie más rápidos y espectaculares del mundo, es sin lugar a dudas, impagable. Acomodarse en su butaca, regular espejos y volante y tomar con fuerza los mandos de este purasangre es una experiencia única, que representa el modelo con mayor historia de la marca y donde se ve reflejada además la avanzada tecnología alemana.

No esta demás recordar que colgado del eje trasero, se encuentra un motor de seis cilindros opuestos, 3.75 litros, doble turbo, que entrega una potencia de nada menos que 650 Hp y 800 Nm, que junto a una tracción en las cuatro ruedas y su rapidísima caja automática PDK, permiten acelerar desde parado en unos 2.6 segundos. Y esto no es solo un número, es un ejemplo de sus capacidades. 

El cambio desde el Taycan Cross Turismo no puede ser más notorio, donde la posición de manejo, el sonido de su motor, la inmediatez de respuesta a cualquier movimiento, hacen que rápidamente uno entienda la joya de precisión que se lleva entre las manos. El empuje viene dado casi con la misma contundencia e inmediatez que el eléctrico anterior, algo que muy pocos modelos a combustión en el mundo pueden presumir.

A esta altura, ya estábamos en un tramo de autopista más libre, aunque, a decir verdad, el mayor disfrute se logra en adelantamientos y en maniobras a baja velocidad, donde bajar cambios a una velocidad casi inmediata, acompañado de un sonido y empuje magistral por algunos segundos, hacen que la sonrisa casi se quiera escapar de cada lado de la cara.

Probablemente una carretera abierta no sea el lugar donde uno pueda sacarle el mejor partido a un 911 Turbo S, ya que debemos respetar las leyes del tránsito y a todos los que circulan por ella, pero sin lugar a dudas sirve para demostrar como una bestia así también se puede conducir de manera tranquila y todos los días. Algo digno de aplaudir, tanto como sus capacidades de acelerar, frenar y doblar, como si no conociera las leyes de la física.

Tercera patita y a cielo abierto

Claramente podría parecer que será casi imposible bajarse de un 911 Turbo S, ya que la vara de potencia queda a un nivel altísimo, por lo que ahora subirse a su hermano descapotable más pequeño, el 718 Boxster, podría parecer un enorme retroceso. Pero nada más alejado de la realidad, especialmente si se trata de la versión GTS, en un llamativo color rojo.

Aquí debemos enfatizar que se trata de uno de los pocos motores naturalmente aspirados que quedan en la marca, y una incorporación a la gama 718, que desde su última generación, ofrecía solo de cuatro cilindros opuestos con turbo en sus versiones Cayman y Boxster, normal y S, pero que con la llegada de los GTS, volvió a incluir un motor de seis cilindros aspirado de 4.0 litros, que viene acompañado de la rápida caja PDK, para poder acelerar desde 0 hasta 100 km/h en 4.5 segundos.

Bueno, este último número podría parecer “lento” si lo comparamos con los dos primeros modelos probados anteriormente, pero sin duda, sentir como ese motor sube de vueltas hasta más allá de las 7.000 rpm, acompañado por el afinado sonido de su escape especial (el que cambia al activar el modo Sport o el botón ubicado en la consola central), y propulsa las ruedas traseras, entrega un extra de entretención y agilidad por su menor peso.

Fue en este modelo en el que llegamos al sector de La Romana, al exclusivo resort Casa de Campo, y donde sin duda fue momento de abrir su capota y disfrutar del aire en la cara. Aire bien caliente para ser honestos, ya que la temperatura superaba los 38°, algo que no nos habíamos percatado realmente gracias al aire acondicionado. Aquí aprovechamos de disfrutar el sonido del escape, a cielo abierto, justo antes de detenernos a disfrutar de un rico almuerzo, mirando el alucinante y claro mar.

Seguiremos con la segunda parte de este espectacular viaje, donde nos queda aún la guinda de la torta, y fue uno de los modelos más especiales de la marca, y que al menos para mi, se transformo en el automóvil que más me ha apasionado de manejar en mi vida. Pronto lo conocerán.