Noticias

BMW X2 XDrive20d M 190CV Sport 2019: Sorpresa germana

BMW X2 XDrive20d M 190CV Sport 2019: Sorpresa germana

La marca bávara Bmw, que llega a Chile importada por Inchcape, nos invito a probar su interesante modelo X2, el pequeño hermano menor de los exitosos X6 y X4, con sus líneas coupe basados en los X5 y X3 respectivamente, nuevamente llega con un diseño diferente y que podría definir un nuevo segmento de su tipo, el primer crossover compacto.

BMW X2 PRECIOS AGOSTO DE 2018:

  • BMW X2 sDrive 20i 192 Hp M Sport: CLP $30.790.000
  • BMW X2 xDrive 20d 190 Hp M Sport: CLP $33.890.000 (nuestro test)

Descargar (PDF, Desconocido)

Este modelo, que se basa en la plataforma del X1, se convierte como en el hermano más entretenido y deportivo de este, aportando un mejor diseño, más ancho y bajo, el que debo reconocer, me gusto mucho desde el momento que lo tuve en persona. En las fotos se ve bien, pero estando frente a esta unidad en color azul intenso (Misano Blue según la marca), realmente sentimos que se trata de un diseño novedoso, llamativo y elegante.

Comenzando por su diseño frontal, vemos que se trata de una versión como “aplastada” del X1, un modelo realmente atractivo y que se asemeja a un mini X5. Vemos sus dos focos principales dobles a cada lado, con tecnología LED completa, dos grandes tomas de aire que parecen riñones (de un rinoceronte para ser precisos), donde en la parte central superior vemos un pequeño logo de Bmw.  Bajo los focos, vemos los neblineros LED, pequeños y muy estilizados.

Bajo los neblineros, vemos unas tomas de aire en forma triangular, que le dan una mayor musculatura y ancho al diseño, mientas que la toma de aire central baja, tiene un marco color gris, algo que le da un cierto aire de robustez, para diferenciarlo de un automóvil común. Para finalizar, vemos que su capo también tiene algunas formas para representar su musculatura.

Su línea lateral es donde veremos ya más diferencias aun con su hermano X1, primero porque la zona vidriada es bastante menor, y que se va achicando hacia atrás para darle una mayor deportividad a sus líneas. Las hermosas llantas de 19 pulgadas destacan con cinco rayos dobles que se abren hacia el exterior de la llanta y tienen un bicolor aluminio y gris, calzando unos agresivos neumáticos Dunlop Sport Maxx en medida 225/45 R19.

Algo que también llama la atención, es un borde gris que comienza en los pasos de rueda delanteros, sigue en la parte baja de las puertas (no hasta en zócalo, que es azul como el resto de la carrocería) y termina en el paso de rueda trasero, nuevamente para darle una apariencia algo más robusta. Pero lo que realmente llama la atención, es su gran pilar C, que no solo es muy estilizado y grueso, sino que integra un logo Bmw, un recuerdo de modelos clásicos de su historia, como el 3.0 CSL.

Para finalizar, la parte trasera también es muy atractiva y única en la marca, con un portalón y luneta no muy grandes, con un alerón superior bicolor (negro por abajo y azul por arriba), dos focos traseros de líneas muy bonitas y tecnología LED, que de atrás hace que se vea muy ancho, un gran parachoques trasero, que llega a una zona de color gris nuevamente, donde vemos dos escapes redondos, uno a cada lado, con un deflector y sensores traseros. Su logo esconde la cámara y sirve también para la apertura del portalón eléctrico, como ya dijimos, algo pequeño y que no es el ideal para la maniobras de carga.

Sus dimensiones son bastante contenidas, con un largo de 4.360 mm, un ancho de 1.824 mm, un alto de 1.526 mm, 2.670 mm de distancia entre ejes. Su peso alcanza los 1.600 kg, con un maletero de 471 litros de capacidad, que pueden ampliarse hasta los 1.355 litros, mientras que su depósito de combustible alcanza los 51 litros.

UN INTERIOR MOTIVADOR

Ingresando a su interior, vemos que también encontraremos muchas cosas de su hermano X1, pero también tiene diferencias importantes que lo hacen más especial. Comenzando por el hermoso volante deportivo M, de tres rayos, y centro pequeño, controles al volante de la velocidad crucero y limitador de velocidad, junto con controles del sistema multimedia y paddle shift de excelente tamaño.

Tras el, vemos un tablero que mezcla lo simple del diseño de Bmw, con lo moderno, al ser parcialmente digital. No llega a la modernidad ni opciones de configuración de otros modelos (como el nuevo Clase A que probamos acá), pero si permite variar su color según si es día o noche, o los modos que elijamos de su Driving Experience Control.

Su plancha central está enfocada en el conductor, y podemos ver una pantalla superior de 6.5 pulgadas (menor a la que ya se estila en otros modelos), que se maneja desde los controles del iDrive de la consola central. Tenemos controles del sistema de audio Bmw Profesional de 6 parlantes, y bajo estos, los del climatizador bizona. Abajo tenemos unos portavasos (no muy profundos, como suele ser en modelos europeos), la palanca de velocidades, que personalmente no termina de convencerme y me recuerda demasiado a un Mini.

A su lado, tenemos los controladores del modo de manejo (Eco Pro, Confort, Sport y Sport+), iDrive básico (sin navegación y con la pantalla de menor tamaño), freno de mano eléctrico (si extrañamos el modo auto hold), todo muy bien rematado con costuras amarillas y detalles negro piano. Las alfombras también tienen borde amarillo y tenemos iluminación ambiental que podemos cambiar de color según nuestro estado de ánimo.

Los asientos deportivos están tapizados en alcántara y tela, tienen costuras amarillas y pequeños bordes blanco, azul y rojo, de M Performance. No falta tampoco su sunroof panorámico, que mejora la sensación de amplitud interior. Su maletero es de buenas dimensiones, mejores de lo que sugiere su exterior, con una bandeja para ocultar su contenido y asientos traseros que pueden abatirse 40/20/40, con muchos anclajes para diferentes usos, incluidos los Isofix. Cuenta con airbags frontales, laterales y de cortina para ambas corridas de asientos.

MOTOR ALEGRE

Su lado mecánico, nos recibe con un voluntarioso motor TwinPower turbo diesel de 2.0 litros, que entrega 190 Hp a 4.000 rpm y un torque de 400 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm, acoplado a una caja automática ZF de ocho velocidades, transmitiendo esto a las cuatro ruedas gracias a un sistema xDrive. Alcanza los 100 km/h desde parado en 7,7 segundos, más que razonable para su peso y motor.

La suspensión cuenta con un esquema McPherson adelante y paralelogramo deformable atrás, la que además integra un paquete deportivo M, el que rebaja la altura en 10 mm y entrega un mejor manejo deportivo Los frenos son de disco en las cuatro ruedas, con ABS, control de frenado en curva CBC, control dinámico de frenada DBC y función de secado. Además integra control dinámico de estabilidad DSC, control dinámico de propulsión DTC, asistente de partida en pendientes, por mencionar lo principal.

MANEJO SORPRENDENTE

Pero si todavía no termino de conquistarte el diseño, debo reconocer que la experiencia de manejo de este X2 es simplemente fenomenal. Probablemente sea uno de los mejores modelos de la casa alemana de los últimos años, ya que mescla de manera magistral el manejo de un pequeño automóvil con las ventajas de un mejor despeje del terreno y neumáticos de mayor tamaño y perfil.

Desde que encendemos su motor, colocamos Drive y salimos a manejar, sentimos como que es nuestro desde siempre. La ágil dirección, el maravilloso volante M, que personalmente encuentro de un espesor y garre perfecto, una buena visibilidad hacia adelante y unos asientos muy cómodos, nos ayudan a sentirnos como en casa (pero una casa deportiva). Lo peor es quizás la visibilidad hacia los lados y atrás, producto del gran pilar C, y de la luneta de no muy gran tamaño. Faltan también los sensores delanteros y más cámaras de ayuda, que cada vez encontramos en más modelos y de precio bastante menor a este.

Su motor empuja muy bien, especialmente sobre las 1.500 rpm. La caja pasa normalmente a la siguiente marcha llegando a las 1.900 rpm, pero si lo apuramos, sentiremos un buen empuje, que en este caso no afecta casi a su consumo. Ya hemos probado este motor antes y realmente sigue sorprendiendo su gran rendimiento. Homologa 17,5 km/l en ciudad y hasta 21,3 km/l en carretera, con un mixto de casi 20 km/l, valores realmente buenos y que nos aseguran una excelente autonomía. Nosotros logramos cerca de 16 km/l, pero con un manejo bastante alegre y sin cuidar el rendimiento.

La suspensión trabaja de manera fenomenal, con una gran estabilidad pero copiando bien el terreno, siempre que no tengamos baches demasiado grandes. Las pequeñas imperfecciones no llegan de manera tan intensa a su habitáculo como podría parecer a priori por sus llantas de 19 pulgadas, aunque algunas junturas más agresivas, si producen un pequeño golpe de su suspensión. La estabilidad está asegurada y apoyada por su sistema xDrive, por lo que no tendremos que preocuparnos en zonas de menor adherencia, ni curvas ni climas lluviosos.

Como suele ocurrir en los otros hermanos de la gama X, no ha sido pensado en terrenos muy malos, sino más bien permitir circular por caminos asfaltados secundarios o de tierra en buen estado sin problemas, o en nieve por ejemplo. Y lo mejor de todo, es que no tendremos ninguno de los clásicos comportamientos de un SUV, con mayores balanceos o sensación de flotabilidad.

El especio interior es bueno, especialmente hasta 4 adultos y su carga, pero de todas maneras es algo menor que el de su hermano X1. Si supera a algunos de sus competidores, como el GLA o Q3 en espacio interior, aunque su exterior no lo demuestre. Su capacidad de carga también es buena y gracias a sus opciones de abatimiento, permite configurar lo que mejor nos acomode o llevar algo largo, sin tener que abatir todo el asiento trasero.

Dentro de sus puntos bajos, pienso que se extrañan más ayudas electrónicas a la seguridad o al confort, como alerta de cambio de carril, punto ciego, frenada de emergencia, pantalla central de mayor tamaño, sensores delanteros, audio Premium, y que a este nivel de precio, uno ya esperaría encontrar.

Pero concluyendo, este nuevo X2 realmente entrega una experiencia sorprendentemente buena, con un manejo muy intuitivo y deportivo, una tremenda eficiencia de combustible y un diseño único y moderno. Solo su precio alejará a un mayor número de clientes, ya que por practicidad y relación precio/producto, un X1 es una opción más razonable.

Noticias
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en Noticias

Test drive – DS3 Crossback BlueHDI 130 AT8 Opera – Lujo francés en envase pequeño

Claudio Marffuldiciembre 6, 2019

La próxima generación del Nissan Qashqai tendrá dos plataformas híbridas

Christian Martinezdiciembre 5, 2019

Prototipo de la pick up Hyundai Santa Cruz es vista por primera vez en Corea del sur

Gabriel Baezadiciembre 5, 2019

Volkswagen presentó su edición especial de la camioneta Amarok llamada “Dark Label”

Claudio Marffuldiciembre 4, 2019

Hyundai lanza en Chile la cuarta generación del citycar Atos

Gabriel Baezadiciembre 4, 2019

El Jaguar F-Type 2020 renovó su cara para seguir vigente

Christian Martinezdiciembre 3, 2019

¿Jeep Gladiator con 1.000 Hp? Conoce al Maximus de Hennessey Performance

Gabriel Baezadiciembre 3, 2019

JAC lanza en Chile su nuevo y sofisticado SUV S4 cargado de seguridad y tecnología

Gabriel Baezadiciembre 2, 2019

Llega a Chile la tercera generación de la Serie 1 de BMW, con un nuevo diseño y más tecnología

Claudio Marffulnoviembre 29, 2019

Send this to a friend