Porsche y otros fabricantes deportivos apuestan por combustibles sintéticos

por Christian Martinez

Todos estamos claros que el futuro de la industria automotriz a largo plazo será eléctrico, sea por carga de baterías o por celdas de hidrógeno. Pero algunos fabricantes de vehículos, especialmente de deportivos como Porsche y McLaren, apuestan a combustibles sintéticos como una forma de mantener sus clásicos vivos una vez que la electromovilidad sea la norma.

Porsche ya lleva desde septiembre un plan piloto de pruebas con varios de sus modelos clásicos, en los cuales han utilizado combustibles sintéticos, para lograr que en el futuro los vehículos con motores a combustión aún se puedan seguir utilizando.

A grandes rasgos y de forma bien simplificada, Porsche fabrica su combustible sintético al producir hidrógeno y combinarlo con carbono capturado del aire para crear metanol, el que luego es transformado en un sustituto de la gasolina. Para ser sustentable, la meta es que logren producir el combustible usando energías alternativas, como eólica y solar.

Por ahora, como suele suceder, el principal problema es el precio. Para esto están investigando la forma de bajar el costo de desarrollo hasta unos 2 dólares por litro, para no tener mucha diferencia con el combustible regular. Actualmente el costo de un litro de combustible sintético sigue siendo superior a los 10 dólares. El equipo de desarrollo de Porsche cree que dentro de los próximos 10 años podrán tener disponible de forma comercial una alternativa sintética a la gasolina.