Opel Grandland 2023: el familiar compacto alemán se suma al ADN y estilo Vizor

El más grande de la marca, se alinea con la tendencia inaugurada por el hatchback Astra y el crossover Mokka, seguida también por el Crossland.

por José Ignacio Gutiérrez
Opel Grandland

Opel completó la renovación de su line-up de familiares con el estreno del facelift del Grandland, que esta vez se pliega a los cambios de diseño que inauguraron la sexta generación del Astra a mediados de 2021 y la segunda generación del Mokka (desde diciembre 2021 en Chile), que luego también aplicó el Crossland (llegó en marzo del mismo año). El renovado Opel Grandland viene a suceder al Grandland X que se vendía desde 2018. El SUV-C está disponible con motorizaciones bencinera 1.2 litros con turbo o un turbodiésel de 1.5 litros.

Opel Grandland

PRECIOS DE LISTA OPEL GRANDLAND – ENERO 2023

  • Opel Grandland GS 1.2T 130 Hp MT6: $ 24.290.000 / US 29.650
  • Opel Grandland GS 1.2T 130 Hp AT8: $ 25.990.000 / US 31.700
  • Opel Grandland GS 1.5 TD 130 Hp AT8: $ 28.390.000 / US 34.650
  • Opel Grandland ULTIMATE 1.2T 130 HP AT8: $ 28.390.000 /  US 34.650
GT Opel Grandland 2023

El Grandland fabricado en Eisenach, Alemania, no cambia en sus entrañas, de modo que continúa afirmado en la plataforma EMP2 de PSA (hoy Stellantis). Mide 4.477 mm de largo, 2.098 mm de ancho y 1.630 mm, con batalla de 2.675 mm y un maletero destacado que llega a los 514 litros de capacidad (incluso con la rueda de repuesto temporal). Donde hay cambios, lógicamente, es en lo estético: aquí el familiar germano incorpora el citado diseño Vizor del frontal, que se caracteriza tanto por una banda negra que cubre todo el frente, como por unas luces de encendido diurno con forma de L acostadas (forma de ala, dice la marca). Atrás, en tanto, gana presencia el propio nombre del modelo, que se apodera del portalón con una elegante leyenda ‘GRANDLAND’ en tono negro, puesta en el centro y por debajo del ‘blitz’ de Opel.

Opel Grandland

En lo tocante a equipamiento, Opel ofrecerá su familiar más grande con un alto confort y seguridad con elementos base (en GS) como seis parlantes, función start & stop, climatizador bizona con salidas traseras, botón de encendido, control de velocidad crucero, retrovisor electrocromático, espejos de ajuste y abatimiento eléctricos, llantas de aleación de 18″, vidrios traeros tinteados, techo negro, sensor de lluvia, tablero de instrumentos de 12 pulgadas y pantalla central táctil de 10″ (ambas en estilo de una sola tira, lo que Opel llama Pure Panel), cámara de 360º, volante forrado en piel, luces DRL LED, luces automáticas, faros delanteros Eco LED y traseros LED.

Opel Grandland

Para la única versión Ultimate, se añaden tapiz de cuero, butacas delanteras y asientos traseros calefaccionados, asientos delanteros ventilados, acceso sin llave, volante calefaccionado, llantas bitono y luces delanteras Matrix LED.

En seguridad el Opel Grandland GS integra seis bolsas de aire, monitoreo de subinflado de neumáticos, asistente de partida en pendientes y una batería de asistencias a la conducción como el asistente de cambio de carril, reconocimiento de señales de tránsito y frenado de emergencia autónomo. Curiosamente, el sensor de punto ciego y el asistente de estacionamiento fueron excluidos del Grandland GS con motor turbodiésel. Por su parte, el control crucero adaptativo es una exclusividad del corte Ultimate.

En el apartado mecánico, el SUV europeo puede estar impulsado por el conocido motor 1.2 litros turbo Puretech de tres cilindros, que desarrolla 130 Hp y 230 Nm a 1.750 rpm, o por el bloque turbodiésel de 1.5 litros de cuatro cilindros, que repite los 130 caballos pero crece a 300 Nm disponibles también a 1.750 giros. El motor tricilíndrico puede gestionarse por una caja manual de seis marchas o la automática de ocho, en tanto que el propulsor petrolero solo va gestionado por la transmisión AT8.

¿Qué te parece la renovación del SUV más grande de la alemana Opel? ¡Coméntanos!