Infracciones automatizadas en Chile: ¿pondrán fin a los excesos de velocidad?

por Raúl Farias

El matutino El Mercurio en su edición de hoy, informa acerca de los resultados obtenidos, producto de una prueba piloto realizada por un sistema de Telerradares, que permiten la aplicación de manera automatizada de multas de tránsito.

La prueba del sistema, según informa el diario, tuvo se llevó a cabo entre el 29 de gosto y el 2 de septiembre, en la comuna de Puente Alto, específicamente en la Avenida Camilo Henríquez, en el tramo comprendido entre las calles El Peñón y San Carlos, cuyos resultados fueron expuestos ante la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones del Senado.

Este medio consultó el sitio web del organismo, donde en su sección de noticias, se informa desde el pasado 3 de octubre, que “está listo para ser analizado en sala el proyecto que crea un sistema de tratamiento automatizado de infracciones de tránsito, junto con modificar las leyes N°18.297 y N°18.290.

La iniciativa tiene por objeto, en virtud de las recomendaciones emanadas desde diversos organismos internacionales, es la de crear un Sistema Nacional de Tratamiento de aquellas infracciones que sean susceptibles de ser captadas mediante mecanismos automatizados de registros, visual o audiovisual, lo que redundará en una reducción considerable de los accidentes y víctimas causadas por éstos.

El proyecto contempla la creación de una nueva institucionalidad, por medio de la creación de un servicio público descentralizado con labor fiscalizadora, además de llevar a cabo un procedimiento administrativo sancionador especial, ambos orientados a castigar los excesos de velocidad, ente que se denominará Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI).

Actualmente, según resultados de un estudio realizado por The Handbook of Road Safety Measures, la fiscalización humana permite detectar sólo tres de cada diez mil excesos de velocidad.

La prueba piloto, permitió fiscalizar el paso de 51 mil automóviles, detectándose que 31 mil de ellos circulaban a más de 55 kilómetros por hora, equivalentes a un 63% de la muestra, con una velocidad promedio de 71 km/h. Del total, 261 vehículos fueron sorprendidos circulando a una velocidad superior a los 100 km/h.