El T50 hace su debut en video: Vuelta a las raíces del supercar

por Christian Martinez

225El T50 de Gordon Murray está a un paso de su producción. Un deportivo que, al menos en papel, no llama mucho la atención en el segmento de los supercars, con una potencia menor a la de los grandes representantes de las marcas tradicionales, y sin grandes adelantos tecnológicos. Pero esa es parte de su gracia, el volver a las raíces de lo que es un auto deportivo.

Y es que incluso tenemos tres pedales, con el tercero siendo el clásico pedal de embrague para una transmisión manual de 6 marchas, algo ya inédito en el segmento. Esta transmite los “apenas” 650 hp hacia las ruedas traseras, que nacen de un motor V12 de 4 litros, atmosférico, y que corta a las 12100 rpm. Y aunque tiene un sistema semihíbrido, con un motor eléctrico que da unos 30 hp extra por casi 3 minutos, tecnológicamente es algo arcaico frente a la competencia.

Entonces, ¿cómo justifican los casi 2 millones de dólares que valdrá cada una de las 150 unidades que fabriquen, y que ya estén casi todas reservadas (previo pago de 600 mil dólares)? Su gracia está en la simpleza. Según Gordon Murray, el T50 es el real sucesor del McLaren F1 (su anterior vehículo diseñado, con lo que deja caer todo el peso de la experiencia en la mesa) por lo que todo está centrado en el conductor, y en la experiencia de manejo. El asiento, al igual que en el F1, está en posición central, y todo está hecho para hacerlo lo más liviano y aerodinámico posible.

Con un tamaño menor al Porsche 911 o el Mini Countryman, pesa apenas 986 kg. Su ventilador en la parte inferior de la carrocería, ayudado por la aerodinámica activa y pasiva, genera una fuerza de succión al piso superior a cualquiera del segmento, sin necesidad de ir a mucha velocidad. Eso, entre otras cosas, le dan las credenciales para que este David de los superdeportivos sea una real amenaza en un circuito frente a los Goliat de +900 hp que aparecen actualmente.