BMW presentó al nuevo i7, su sedán eléctrico de lujo

por Cristian Martinez

El nuevo BMW i7 es su nuevo sedán eléctrico de gran tamaño, la respuesta al Mercedes Benz EQS, aunque con un diseño más común y menos radical que el camino que tomó su competencia, ya que a rápida vista parece un simple Serie 7. Esto es porque se venderá como una versión de la octava generación del nuevo Serie 7, y no un modelo independiente como lo es el EQS.

El frontal es uno de los elementos más conflictivos del modelo, ya que posee el nuevo estilo de diseños de focos partidos y alargados, que será compartido por toda la nueva generación de la Serie 7, y que también es la tendencia en la parte trasera. El i7 tiene una parrilla falsa en el frontal, para mantener la identidad del modelo, aunque en realidad está cerrada, para mejorar la aerodinámica.

De todas maneras el i7 será la joya de la corona en la nueva Serie 7. Con dos motores eléctricos, uno en cada eje, que generan una potencia combinada de 536 hp (eso hasta que llegue el i7M70 xDrive con casi 600 hp) tiene una autonomía suficiente para circular en torno a 600 kilómetros con una sola carga, gracias al kit de baterías de 102 kWh. De acuerdo a lo informado por BMW, esta plataforma motriz no utiliza las denominados tierras raras en su fabricación.

El interior está plagado de pantallas, algo digno de Pimp my Ride pero con buen gusto y mucho más presupuesto.  El tablero digital curvo tiene pantallas de control táctil, controlado por el sistema iDrive8, además de conexión 5G y la posibilidad de ver servicios de streaming o multimedia cuando está detenido. Por su tamaño interior, también tiene el mando redondo en la consola central para cuando el usuario no alcanza el panel. Otra novedad es la Interaction Bar, una barra sensible al tacto instalada a todo lo largo del tablero, que tiene iluminación ambiental, y además funciona como botones para algunas características y funcionalidades del interior.

Atrás es donde destaca sobre la competencia, ya que en lugar de las pantallas montadas en el respaldo de los asientos, tiene una gran pantalla curva de 37″ montada en el techo, una evolución importante de lo que eran los reproductores de DVD portátiles de antaño. Esta pantalla tiene el Modo Cine, que automáticamente baja la iluminación interior, sube las cortinas de las ventanas traseras, y cambia la inclinación de los asientos para quedar en la posición más cómoda. Y para controlar todo lo que pasa, en lugar de botoneras en los asientos ahora cuenta con un panel de control táctil, similar a una pantalla de teléfono.

El nuevo i7 comenzará a ser distribuido a fines de este año, donde se verá realmente si los clientes decantan por este i7 o se irán al Mercedes Benz EQS. O si Audi estrena algo similar entre medio, para no quedarse afuera.