Aston Martin abortó al Rapide E eléctrico antes de nacer

por Don Ruta

Si bien el Rapide ya puede calificar como un vehículo antiguo dentro de la línea de Aston Martin, fue el elegido para que la marca entrara al mundo de los vehículos eléctricos con una edición especial y limitada, el Rapide E, para ser una alternativa al Tesla Model S y otros sedanes sport del momento. Sin embargo, tras su presentación de la versión final el año pasado, el proyecto muy posiblemente acaba de ser descartado.

Es raro que un modelo sea cancelado habiendo ya presentado una versión final, pero según los últimos reportes se trata de parte de una estrategia para recortar gastos, tras un cierre de año 2019 menos auspicioso del que se esperaba, que a pesar de haber presentado vehículos nuevos y renovado parte de su línea, según el CEO de Aston Martin, Andy Palmer, el “2019 ha sido un año muy decepcionante” financieramente hablando. Los esfuerzos utilizados en el Rapide E ahora se irían a respaldar la fabricación del SUV DBX, que ya lleva casi 1800 órdenes de compra desde que fue presentado en noviembre pasado.

Por ahora no se sabe realmente cuantos de las 155 unidades disponibles fueron vendidas, e incluso se cree que la cancelación se debe a una baja demanda del modelo.Por ahora el sedán de lujo sport quedará como un ejercicio de estudio de electrificación de la plataforma, que presentaba dos motores eléctricos para una potencia conjunta de 602 hp y 950 Nm, alimentados por un kit de baterías de 65 kWh que le daban una autonomía de casi 320 kilómetros.