SUV

Ssangyong Tivoli 1.6 Diésel 4×2 113cv 2016: Mejora sustancial

Ssangyong Tivoli 1.6 Diésel 4×2 113cv 2016: Mejora sustancial

Para muchos el modelo de entrada a la gama SUV de la marca Ssangyong, el Tivoli, que se coloca por debajo del conocido Korando y el tope de gama Rexton, ya se sabido penetrar en nuestro mercado, pero no es hasta ahora con la llegada de la versión con motor 1.6 diésel, que ha sufrido una mejora sustancial en su respuesta de manejo, punto que aún estaba pendiente luego de manejar la versión con motor a gasolina 1.6 litros y 126 hp.

Ahora la gama ya se compone de ocho versiones, seis de ellas con el motor a gasolina y dos con el nuevo motor de 1.6 litros diésel, las que son ambas con tracción simple y varían en su caja de cambios, con opción mecánica o automática, ambas de 6 velocidades. En este caso nos colocamos a los mandos de la versión full equipo con cambio automático.

Ssangyong Tivoli diesel (7)

Los precios a Mayo del 2016 son los siguientes:

  • Ssangyong Tivoli 1.6 MT 4×2 1010: CLP $11.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 MT 4×2 1011: CLP $12.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 MT 4×2 1012: CLP $13.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 AT 4×2 1110: CLP $12.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 AT 4×2 1111: CLP $13.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 AT AWD 1113: CLP $15.490.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 TDI MT 4×2 2112: CLP $14.190.000
  • Ssangyong Tivoli 1.6 TDI AT 4×2 2212: CLP $15.190.000 (Nuestro test)

Pero vayamos a lo importante y es el test de esta interesante versión. Sobre su diseño, podemos decir que es claramente llamativo. Puede gustar o no gustar, pero sin duda que nadie quedará indiferente a sus líneas, las que se tornan elegantes o juveniles según el color elegido. En este caso, nuestro azul denota sobriedad y elegancia.

Hay que decir que sus formas recuerdan más que a un SUV compacto tradicional, a un hatchback más levantado o incluso cruzado con un pequeño monovolumen. Sus dimensiones con relativamente compactas, con un largo de 4.195 mm, un alto de 1.590 mm y un ancho de 1.795 mm, con una distancia entre ejes de 2.600 mm. Su peso en orden de marcha es de 1.400 kg, y su estanque de combustible permite llevar hasta 47 litros de petróleo.

Ssangyong Tivoli diesel (3)

DISEÑO ATREVIDO

Comenzando por su frontal, es la parte que más recuerda a sus hermanos de marca, con dos grupos ópticos destacables, colocados arriba casi envolviendo el capo, con un foco mayor de proyector, luces altas e intermitentes incorporados, que tienen una zona superior oscurecida y que se funde con una pequeña mascara negra donde va su emblema. El equipamiento es casi el más completo, dejando algunos detalles como luces diurnas LED a las versiones más equipadas gasolina.

El capo tiene varias nervaduras, que le dan carácter, así como el parachoques también incluye neblineros bien estilizados, sensores de proximidad y detalles en la parte baja de plástico negro, danto un toque de mayor resistencia. En este color oscuro no resaltan tanto, pero esto será de agradecer en los clientes que busquen un poco más de sobriedad y llamar poco la atención.

Ssangyong Tivoli diesel (9)

Su línea lateral es una mezcla entre líneas de ángulos rectos y no tanto, como el capo, parabrisas y portalón trasero. Esta silueta nos habla de un techo alto, que probablemente entregue una sensación de amplitud interior, algo que veremos más adelante. Las llantas de 18 pulgadas destacan por su bonito diseño de 5 rayos dobles que se abren, de color aluminio y gris para darle contraste, calzadas en unos neumáticos 215/45 R18, de perfil algo bajo para un uso mixto, pero que entregan un lindo look. Corona su diseño, unos vidrios tinteados traseros, espejos retrovisores con señalizador, barras porta equipajes color gris y los bajos en plástico negro, continuando el delantero.

La parte posterior es quizás la más curiosa, ya que recuerda a otros modelos compactos hatchback, con dos grupos ópticos colocados en los extremos y que parece que quieren avanzar hacia adelante, por encima de los pasos de rueda traseros. Tienen un borde transparente, que le da un look entre cromado y que parece que se fuera a iluminar, y con iluminación LED muy atractiva de nocha.

Ssangyong Tivoli diesel (33)

Exhibe un alerón superior que incluye la tercera luz de freno, un parachoques que se funde con el portalón, que incorpora sensores de retroceso y para finalizar, la última sección de los protectores plásticos negros. No hay salida de escape a la vista, pero si un detalle central de plástico que a lo lejos podría confundirse con una salida de escape central. La única diferencia con la versión a gasolina, es el logo XDi.

INTERIOR SOBRIO Y PARTICULAR

Ingresando a su interior vemos que su habitáculo es de un diseño muy moderno en algunos sentidos y medio anticuado en otros. Comenzando por un lindo volante de tres rayos (el de abajo doble), forrado en cuero y con detalles de aluminio, incluye controles del sistema multimedia, manos libres bluetooth y de la velocidad de crucero. Es además regulable en altura y cuenta con un agradable grip. No incorpora paddle shift, lo que se extrañara en momentos que se busque manejar el cambio de manera secuencial.

Ssangyong Tivoli diesel (24)

Tras él, podemos ver su tablero de instrumentos, que cuenta con dos grandes esferas separadas, con una pantalla monocromática al centro. Un tacómetro a la izquierda, velocímetro a la derecha, ambos análogos y con fondo de iluminación blanco con rojo. En la pantalla central veremos dos indicadores digitales con barras para la temperatura de motor y para el nivel de combustible, junto con el odómetro (total y parcial), autonomía, consumo instantáneo y temperatura exterior, además de un indicador de en cual modo se encuentra la dirección.

La plancha central incluye los controles del sistema multimedia en la parte superior, algunos botones en la parte central y bajo estos el climatizador de dos zonas. Aquí veremos que si bien tiene un acabado negro piano, junto con botones de iluminación roja, se ve algo anticuado por no contar con una pantalla a color para su sistema multimedia, ya que es muy simple y monocromático, con poca información y no muy intuitivo.

Ssangyong Tivoli diesel (19)

Los botones que siguen tampoco están muy bien ubicados, con un trip y set al lado del botón de la luz de emergencia, y a la extrema derecha, el botón para ajustar la dureza de la dirección. Un detalle a criticar, es la falta de una radio con pantalla táctil, que si se incluye en las versiones más equipadas con motor a gasolina, que se complementan con una cámara de retroceso y saludas HDMI y para Ipod.

El sector de la consola central es presidido por su palanca de velocidades, y delante de esta, encontramos un enchufe auxiliar de 12v, la entrada auxiliar de audio y USB. Dentro de las cosas destacables de su habitáculo, están los múltiples espacios porta objetos, repartidos por todo el habitáculo, desde las puertas, consola central, delante del asiento del pasajero, detrás de los asientos delanteros, etc. Los asientos delanteros son muy cómodos y con un diseño bien deportivo, con un buen soporte lateral. Los traseros permiten acomodar a dos adultos muy cómodos y tres con menos holgura, pero con tres apoya cabezas y sus correspondientes cinturones.

Ssangyong Tivoli diesel (22)

MOTOR POTENTE

El motor es donde encontraremos la mayor ventaja frente a sus hermanos a gasolina. Se trata de un interesante motor 1.6 litros turbo diésel XDi, con una relación de compresión de 15.5:1 que entrega una potencia de 113 hp entre 3.400 y 4.000 rpm y excelente torque de 30.5 kgm entre las 1.500 y las 2.500 rpm, acoplado a una transmisión automática de 6 velocidades con opción de manejo secuencial, que transmite la potencia a las ruedas delanteras.

Entrega un consumo homologado de 12.5 km/l en ciudad y de 20.7 km/l en carretera. Nosotros logramos un promedio cercano a los 14 km/l, pero por un manejo bastante intenso, que detallaremos más adelante. Su suspensión es independiente a las 4 ruedas, con sistema McPherson adelante, multilink atrás, y que ofrece una altura mínima al suelo de 167 mm. Los frenos son de disco en las 4 ruedas y su dirección es asistida eléctricamente.

Ssangyong Tivoli diesel (28)

Su equipamiento es correcto, ofreciendo en confort el paquete eléctrico normal (alza vidrios, espejos, cierre centralizado a distancia, abatimiento de espejos eléctrico, control de velocidad de crucero, sistema de audio de 2 din, Mp3, USB y entrada auxiliar, bluetooth, espejos de cortesía iluminados, espejos con defroster, entre lo más destacable. En su equipamiento de seguridad, no destaca demasiado, ofreciendo solo dos airbags, frenos ABS con EBD, inmovilizador y alarma. Se queda corto en sistemas electrónicos de ayuda al manejo y en la cantidad de airbags, algo que se mejoran sus hermanos tope de gama gasolina, que ofrecen además de los frontales, los laterales delanteros y de cortina.

MANEJO ENTRETENIDO

Ya habíamos tenido la oportunidad de manejar el Tivoli con motor a gasolina, que con solo 126 hp se queda corto, sobre todo por su torque de 16.3 kgm, algo que suple con creces este nuevo motor diésel. En un comienzo, al escuchar que es solo 1.6 litros o que tiene una potencia de 113 hp, podemos engañarnos, pero basta comenzar a manejarlo para cambiar rápidamente de opinión.  

Ssangyong Tivoli diesel (15)

Hay que decir que la marca coreana cuenta con una vasta experiencia en motores de ciclo diésel, y es una de las fortalezas de su portafolio en nuestro país, por lo que era muy esperado este motor para el Tivoli, aunque aún podríamos pedir versiones 4×4 y más equipadas con este motor.

Bueno, colocamos D y empezamos a conducir. Lo primero que se agradece es su tamaño exterior, el que lo hace muy fácil de maniobrar en la ciudad, estacionamientos y alto tráfico. Esto se ve apoyado por los sensores de estacionamiento delanteros y traseros. La dirección se siente realmente muy asistida, lo que se agradece en maniobras, pero puede resultar poco comunicativa en manejo en velocidad. Para esto, colocamos su modo Sport, que mejora un poco este problema, pero aun así, se sigue sintiendo un poco sobre asistida.

Ssangyong Tivoli diesel (25)

La caja, si bien no es tan rápida, gracias al alto empuje de su motor, permite salir desde cero de manera muy ágil, incluso podemos perder tracción con facilidad su no medimos la presión sobre el acelerador y el piso no tiene una adherencia muy elevada. El sonido no es molesto, si bien se nota que es de ciclo diésel, es muy suave y podría pasar por uno de gasolina ruidoso.

El empuje es muy bueno, e invita a apretar el acelerador, lo que obviamente afecta los consumos aun tratándose de un motor diésel, donde podemos llegar a unos 11 km/l en ciudad, pero disfrutando un manejo rápido. La verdad es que parece que el motor más que calibrado para cuidar el consumo, fue calibrado para un manejo deportivo, por la forma que empuja y acelera.

Ssangyong Tivoli diesel (29)

Sobre su suspensión, podemos decir que el manejo es bastante agradable, aunque a veces un poco áspero debido al bajo perfil de los neumáticos. Estos por otro lado, mejoran el manejo, entregando una buena agilidad y capacidad de frenada, apoyada por los discos en las 4 ruedas. La suspensión absorbe las imperfecciones de buena manera, y gracias a su altura, no hay problemas para pasar lomos de toro, superar pequeños obstáculos, o absorber algunos baches de gran tamaño.

En autopista ya vemos que el motor se desahoga un poco, y mejora su consumo ostensiblemente, llegando sin problemas a promedios de 17 km/l, a velocidades de 120 km/h. Las suspensiones entregan un buen confort de marcha, no hay ruidos molestos (siempre a velocidades legales), y el motor se siente que guarda una reserva de empuje si necesitamos adelantar o subir alguna cuesta. La caja mantiene su buen comportamiento, aunque el pulsador que tiene la tarea de seleccionar las marchas de manera secuencial, es lento y poco intuitivo, lo que invita a dejar la palanca en la posición D y dejar que el cambio funcione a su gusto.

Ssangyong Tivoli diesel (35)

Como puntos bajos, vemos que soluciono el problema de bajo empuje del motor a gasolina y mejoro el consumo, aunque los que busquen el mejor rendimiento, no obtendrán la eficiencia que uno esperaría de un motor diésel de 1.6 litros, pero probablemente debido a una calibración pensada en entregar mejor respuesta. También se puede criticar algunos faltantes de equipamiento o la opción de tracción en las 4 ruedas.

Concluyendo sobre este modelo, se trata de una muy entretenida versión del Tivoli, que destaca por su potencia, consumo y entretención al conducir, solo dejando un precio por sobre los 15 millones y algunos detalles de equipamiento, como notas bajas, para un conjunto mejorado sobre la versión a gasolina.

SUV
@gabobaeza

Ingeniero Civil Industrial de profesión, tuerca de corazón desde mi primer auto a pedales. Deportista part-time y bueno para viajar. Aficionado al todo terreno y a todo lo que incluya aire libre

Más en SUV

Baic estrena su nuevo SUV X55 cargado de diseño y equipamiento

Gabriel Baezaoctubre 13, 2020

Cupra entrega los detalles del Formentor, su primer vehículo

Christian Martinezoctubre 7, 2020

Lotus podría fabricar su SUV con corazón Volvo este año

Christian Martinezoctubre 5, 2020

Toyota presentó la segunda generación del Rush, ahora como un mini SUV para 7 ocupantes

Raúl Fariasoctubre 1, 2020

Chery Tiggo 8 Plus se estrena como el buque insignia de la marca

Gabriel Baezaseptiembre 30, 2020

Subaru presentará una versión más ruda de la Forester

Christian Martinezseptiembre 24, 2020

MG HS 2.0T DCT Trophy Awd – Mejorando a pasos agigantados

Gabriel Baezaseptiembre 23, 2020

Subaru presenta en Chile su nuevo buque insignia Evoltis, un gran SUV para familias numerosas

Raúl Fariasseptiembre 16, 2020

Hyundai Tucson se renueva de manera radical

Gabriel Baezaseptiembre 15, 2020
Send this to a friend