En Inglaterra se disparó el robo de convertidores catalíticos

por Don Ruta

Si se es víctima del robo de alguna parte del auto, generalmente se piensa en la radio, llantas, focos, baterías, o alguna pieza importante del motor, pero en Inglaterra se está dando una situación bastante curiosa, ya que se está dando mucho el robo del convertidor catalítico, algo a lo que no es tan fácil de llegar, y menos de sacar.

Los principales afectados son los vehículos más nuevos, especialmente híbridos e híbridos enchufables, ya que al ser menos contaminantes tienen los catalíticos más limpios. Esto es muy importante, ya que el principal destino de estos catalíticos robados son fundiciones ilegales, que separan los metales raros o preciosos que se utilizan, como el paladio o platino. El rodio, otro de los metales que se encuentran en estos convertidores, subió su precio desde las 750 libras una onza (28 gramos) en 2014, a 9000 libras (casi CLP$9.000.000) en 2020.

El reciclaje formal también se ha visto complicado con esta situación, ya que existen empresas que se dedican a separar y rescatar los metales preciosos, y que se proveen de vehículos de desarmadurías o botaderos locales principalmente, pero también de particulares que les venden los catalíticos. Sin embargo varias han debido rechazar negocios a personas que no han podido acreditar su origen.

Al igual que como pasa acá con las radios o llantas, los delincuentes ya tienen mucha práctica en esto, ya que en promedio les toma un minuto el robar un catalítico. Un reemplazo original cuesta alrededor de mil libras, mientras que uno usado ronda la mitad de ese valor, que también es un destino recurrente en los elementos robados.